Santo Domingo. Rep. Dom. - 24 de Octubre 2014
Opinión
3 Septiembre 2013, 07:24 AM, Comentarios
El vaivén de la economía
Por FELIX SANTANA GARCIA

Los principales titulares de las secciones económicas de los  periódicos físicos y digitales de la República Dominicana informaron la semana recién pasada  sobre el alza del tipo de cambio del dólar respecto al peso lo que inmediatamente produjo opiniones a favor y en contra del vaivén que experimenta el mercado de divisas, los que para muchos es una desgracia y para otros es un proceso natural de ajuste que deben reflejar las economías de los países en función de los cambios que se operan en las finanzas nacionales e  internacionales.

El imberbe en asuntos económicos podrá sorprenderse de los cambios y saltos tan drásticos que sufre la economía y finanza dominicanas calificando los mismos como un proceso de nunca terminar pues cuando en un momento se toma una medida o decisión respecto a algún  acontecimiento, de buenas a primeras se cambian como por arte de magia o como parte de las estrategias que se deben seguir en función de las circunstancias que en un momento dado se vive.

No hace  ni un mes,  cuando las autoridades monetarias y financieras del país decidieron bajar la tasa de política monetaria (Overnight o tasa que paga el Banco Central a los bancos múltiples del país por colocar sus excedentes de liquidez en sus bóvedas) a 4.25% y la tasa Lombarda a 5.25% o la que cobra el Banco Central por préstamos que otorga a muy corto plazo a la banca comercial.

Haber liberado de atadura unos RD$20,000 millones del encaje legal (por ciento de los depósitos del público que cada intermediario financiero está obligado a depositar en el Banco Central o donde decida la Junta Monetaria de dicha institución).

Las anteriores medidas tomadas a los fines de reactivar una economía ralentizada o casi en recesión caracterizada por poco circulante en mano del público, altos precios, bajo poder adquisitivo del peso, alto desempleo, bajo consumo, inversión,  producción y escasez de dolares .

Además de estos aspectos económicos, alto déficit fiscal de más de RD$185,000 millones heredado de la pasada administración gubernamental, caídas de las reservas internacionales producto de las compras y ventas de dólares en más de US$190 millones por parte del Banco Central, y una galopante deuda externa que ronda ya el 45% del Producto Interno Bruto (PIB= US$60,000 millones).

Y como un cerrar y abrir de ojos la población se entera el pasado 28 de agosto del año que discurre que el Banco Central intervendrá los  mercados de divisas con US$200 millones para evitar el incremento de la inflación.

Los pocos entendidos en materia económica-financiera podrán expresar que están cansados de estos cambios inesperados que el ser humano produce en las economías (ciclos económicos) atribuyendo los mismos a una administración deficiente, cuando en muchos casos estos pueden ser evitados si se tuviese la competencia necesaria en el manejo de la economía y el arte y la ciencia de administrar el dinero.

Ya se habla de que el terreno que se había ganado en poco tiempo respecto a la reactivación económica como resultado de las últimas medidas económicas y financieras laxas ahora se retrocederá en el tiempo y en los resultados.

Como se lee, resulta una paradoja el dinamismo propio del diario vivir económico y financiero que el hombre nunca podrá tener bajo control estricto  pero que muchos de ellos se pueden evitar si no surgen hombres que solo piensan en susintereses particulares en detrimento del bien común.

Mientras los prestatarios, agentes económicos y público en general, se frotaban las manos por los bajos costos de capital que iban a pagar por el dinero tomado en préstamo, los proveedores de recursos o inversionistas se sentían tristes y apesadumbrados por los bajos rendimientos que estaban percibiendo de los mercados de dinero, al extremo que no  sentían ningúnestímulopara ahorrar, y en cambio estaban comprando dolares a los fines de resguardar sus ahorros en una moneda dura para evitar los efectos acelerados de devaluación o depreciación del peso dominicano.

Se aconseja en el accionar financiero y económico ser conservador y cauto al tomar medidas económicas y fiscales a los fines de evitar más mal que bien.

De manera que antes de tomar medidas hijas de la emoción y la aversión, estas deben  ser sopesadas y evaluadas para evitar las consecuencias negativas de las mismas, las que pueden dar al traste con el bienestar de toda una población.

Hay  que evitar antes que remediar. No es que no se tomen las medidas necesarias ante el descalabro que presenta la economía dominicana pero como decía el granNapoleón Bonaparte,“vísteme despacio que voy de prisa”.

felix.felixsantana.santanagarc@gmail.com

 

  • Compartir en:

Comentarios

Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra:
Más Noticias