Mi última terapia

imagen
Fausto Jáquez

Al asistir a mi primera terapia, me embargaba la ansiedad, un poco de angustia y la curiosidad por saber cuál sería la rutina a la que me debía someter en los próximos dos meses para completar las 40 sesiones de radioterapia, parte del tratamiento básico en la lucha por superar el quebranto ya diagnosticado.

Al encontrarme con otros pacientes que estaban en situaciones parecidas a la mía, pero con diferentes estados de ánimo y percepciones de su situación, me propuse que no importara cuáles fueran mis emociones; llegaría con buena cara y palabras de aliento y motivación para ayudar a mis compañeros de travesía.

«Confiad en vuestro médico, alimentaos bien y procurad las oraciones de vuestros familiares y amigos, porque Dios tiene la última palabra», eran las palabras más comunes en mis conversaciones.

Hoy, al concluir las 40 sesiones, siento que los efectos secundarios de controlar mis emociones me afectaron más, ya que un ángel se encargó de mi alimentación adecuada y los efectos físicos fueron realmente manejables.

Dos cosas me motivaron a tratar de ayudar a los demás pacientes. Primero, un estudio de la Universidad de Harvard que determinó que cualquier acción humanitaria y solidaria proporciona más felicidad que las posesiones materiales. Segundo, don Kaquen Jiménez aconsejó a sus hijos en mi presencia que debían ser íntegros, moderados y tolerantes para que la vida fuera más llevadera.

Años después, recordé ese momento cuando algo o alguien me hizo ver que el bambú es difícil de ser arrancado por una tormenta porque tiene la moderación de sembrar profundas raíces antes de exhibir su hermoso tallo, fortaleciéndolo. Ya adulto, ante la embestida de los vientos, tiene la tolerancia para doblarse un tiempo y regresar más erecto. Le agregamos la nobleza que debe orientar a los humanos para tener la integridad de pensar en los demás, aunque sea a costa propia.

Agradezco al doctor Caraballo por su tacto en el proceso de identificar el diagnóstico y a la doctora Malmolejos por ser amena dentro de la profesionalidad adecuada en el transcurso del proceso, así como a todos los que estuvieron presentes físicamente y en sus oraciones.

Entre muchos, el aprendizaje más importante es que debemos cultivar nuestro espíritu para cuando llegue el momento de confundirnos con el alma colectiva (Dios), no importa la forma en que cada quien lo llame; el universo será mejor.

PD: Pronto me tenderé sobre la tierra, lejos de las luces de la ciudad, para comprobar que el cielo está lleno de estrellas y, con el amor necesario, no veremos la oscuridad.

jpm-am

Compártelo en tus redes:
5 1 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
8 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
L. Sanchez
L. Sanchez
1 mes hace

Felicidades y que siga en una recuperacion pronta. Yo vivi esa experiencia peleando con cancer de prostota y se la alegria que se siente a terminar esa ultima radioterapia.

Ramón González Lara
Ramón González Lara
1 mes hace

Lamento tu estado de salud , pero te felicito por completar tu tratamiento. Bendiciones de salud y sigue mostrando lo mejor de ti 🙏

P Bealeto0
P Bealeto0
1 mes hace

Bien por usted ,, sequir adelante, narrar esa experiencia y como debe sequir la vidad,,

antonio roca
antonio roca
1 mes hace

Aqui nada mas opinan curas y pastores? Yo felicito al paciente por haber soportado 40 sesiones de radioterapia y haber salido bien. Le deseo suerte y que siga con buena salud.

Ricardo a Garcia
Ricardo a Garcia
1 mes hace

muchas bendiciones y salud

Margarita minaya
Margarita minaya
1 mes hace

Dios te bendiga siempre, eres un ser humano especial, leal y siempre dispuesto ayudar al prójimo. El Señor siempre te protejerá, un abrazo.

Better read Saúl's
Better read Saúl's
1 mes hace

Amén,esa es la actitud correcta ante la adversidad/ enfermedades.
Hoy día muchos viven como los rinocerontes,arrasando con su prójimo, sólo les importa el dinero,no aman ni a su madre,solo su ego los controla,no muestran empatía por nadie.
Luego cuando les llegan los días oscuros,lloran como Jeremías en el muro de las lamentaciones,les sucede,que por andar detrás de las vanidades.
Mucha salud señor articulista.

Rhina Marcelino
Rhina Marcelino
Responder a  Better read Saúl's
1 mes hace

Muchas Bendiciones para ti y mucha fe en tu pronta Recuperacion Con amor ♥️