La falsedad de la paz mundana

imagen
EL AUTOR es ministro cristiano. Reside en La Vega.

Según el diccionario Pequeño Larousse Ilustrado, Paz es: «Estado de un país que no sostiene guerra con ningún otro»... Sin embargo, existe la paz de la conciencia, que la define como tranquilidad.

El mundo puede definir la paz de diferente manera, pero una definición no determina una conducta. La paz mundana nunca ha existido, porque siempre han habido, hay y habrá conflictos ya sea entre países, comunidades, familiares, empresariales. Esta es considerada como la que permite el desarrollo de la economía y de la sociedad en un lugar determinado. Empero, la paz, es también la aceptación de la explotación social.

La falsedad de la paz mundana es evidenciada porque promete un sosiego tal que sólo lo disfruta una parte de la totalidad. La presencia de la desigualdad es la prueba de que la paz no existe, puesto que la paz no debe ser impuesta ni aceptada bajo obligación. Ella no refleja un ideal proyectado de crecimiento general, aceptado bajo una conformidad voluntaria, sino que se fundamenta en una actitud conformista y aplastadora.

De ahí que, la paz, siempre será limitada, pues depende de acuerdos, de resignación, de miedos y en lo más de prudencia. Por eso, no hay paz concerniente a la totalidad de una sociedad, ya que las luchas por los diferentes intereses hace desaparecer dicha paz.

Es necesario, una concertación de conciencia, reconociendo el valor de la vida y de la felicidad de todos los que integran una sociedad; mas el pecado, fruto de las ambiciones, corroe todo el engranaje de la paz.

La única paz verdadera es la paz que ofrece Cristo, una paz de conciencia, voluntaria y justa. Esta relaciona a Dios con el hombre, como escribiera el apóstol Pablo: «Justificados, pues, por fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios» Rom. 5:1, 2.

La paz que Cristo ofrece, es en el corazón o espíritu, la cual es capaz de que el individuo se someta a la búsqueda de ella, y a la vez, a darla a otros como forma de una convivencia social, igualitaria y satisfactoria. Por eso Jesús dijo: «La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo» Jn. 14:27.

El seguidor de Jesucristo el cristiano, no está de acuerdo con las guerras ni participa en guerra alguna. La paz interior, la de conciencia está en él. No está llamado a imponer algo sobre otro, u otros. Este debe propiciar esa paz interior en los demás, por medio de desligarse de los derechos de los demás y de renunciar voluntaria a la apropiación de las cosas como algo inseparable. Pablo escribió: «Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres» Rom. 12:18.

Jesucristo dio su mandato a los seguidores de él de estar en paz. «Buena es la sal; mas si la sal se hiciere insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros mismos; y tened paz los unos con los otros» Mr. 9:50.

La conducta del cristiano ante un mundo convulsionado, lleno de violencia, debe ser mantenerse en paz, propiciar la paz para con otros, y orar a Dios por la posible paz que se pueda conseguir, puesto que total paz no habrá. Santiago apóstol, escribió: «Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz» Stgo. 3:18.

La paz verdadera la trajo  Jesucristo, él es la paz. Por el contrario, la guerra es del diablo, ya que éste pone al hombre contra el hombre, le hace creer que las cosas son más importantes que el ser humano.

Esta lucha por el bienestar del hombre la hace Dios, pero el hombre no lo entiende. La presencia de Jesucristo es la paz, como dice el coro angelical en alabanza al nacimiento de él: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres» Lc. 2:14.

jpm-am

 

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
3 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
La falsedad de la paz mundana?
La falsedad de la paz mundana?
9 meses hace

no te gusta? matate y deja de joder con tu cuento. a que no lo haces?da el ejemplo y largate a tu paraiso.sarnicaro! vivivor de los pendejos.

La falsedad de la paz mundana?
La falsedad de la paz mundana?
9 meses hace

si no te gusta mamtete y deja de joder con tu cuento. a que no lo hace?da el ejemplo y largate a tu paraiso.sarnicaro! vivivor de los pendejos.

Hi Camilo
Hi Camilo
9 meses hace

mientras los intereses estén en primer plano no habrá paz, solo espada y plomo, millones de personas han sido sacrificada para la imposición del cristianismo y demas religiones,recuerda las cruzadas donde murieron miles para recuperar para la cristiandad los lugares supuestamente sagrado, el propio jesús de nazaret fue crucificado, los planteamientos bíblico solo son fábula que no se pueden confirmar de forma independiente, es si o si, así no.