El fuego, la tormenta y el teteo

imagen
El autor es abogado. Reside en Santo Domingo

Por ROBERTO ACEVEDO 

En los últimos días, la República Dominicana ha sido testigo de una serie de eventos trágicos que han dejado una profunda huella en la sociedad. La explosión en San Cristóbal, la tormenta Franklin y el fenómeno del «teteo» son sucesos que, aunque aparentemente desconectados, nos llevan a reflexionar sobre la importancia de la conciencia social y la responsabilidad individual.

El 14 de agosto, San Cristóbal se vio sacudido por una explosión que cobró la vida de 33 personas y dejó más de 50 heridos. Esta tragedia ha sido un recordatorio desgarrador de los peligros a los que estamos expuestos diariamente. Nos lleva a cuestionar la seguridad de nuestras comunidades y a exigir que se tomen medidas más estrictas para prevenir este tipo de desastres.

Pocos días después, el miércoles 23 de agosto, la tormenta Franklin tocó tierra dominicana, causando grandes inundaciones y daños en diferentes regiones del país. Además de las pérdidas materiales, también hubo pérdidas humanas.

Este suceso nos muestra la vulnerabilidad de nuestra nación frente a los fenómenos naturales y la necesidad de estar preparados para enfrentarlos de manera efectiva.

Sin embargo, entre estos eventos trágicos, también surge un fenómeno preocupante: el «teteo». Esta palabra, que solía referirse a una fiesta o a pasar un buen rato, ahora ha tomado un giro peligroso. Se ha convertido en una práctica común en las calles de los barrios populares dominicanos, donde los jóvenes se reúnen para bailar y consumir alcohol, desafiando las recomendaciones de las autoridades y poniendo en riesgo su propia seguridad y la de los demás.

Durante el aviso de tormenta, en lugar de tomar precauciones y resguardarse en sus hogares, muchas personas, principalmente jóvenes, se congregaron en estas fiestas callejeras, ignorando las advertencias de las autoridades.

Esto resultó en un trágico desenlace, con 40 heridos por arma blanca en el Hospital Darío Contreras. Este incidente nos hace reflexionar sobre la falta de conciencia social y la necesidad de educar a nuestra juventud sobre la importancia de actuar de manera responsable y solidaria en situaciones de peligro.

Estos eventos nos recuerdan que la conciencia social no es solo una responsabilidad individual, sino una necesidad colectiva. Debemos estar atentos a los peligros que nos rodean y trabajar juntos para prevenir tragedias como la explosión en San Cristóbal y los daños causados por la tormenta Franklin.

También debemos promover una cultura de responsabilidad y respeto, donde el «teteo» no sea sinónimo de riesgo y violencia, sino de diversión segura y sana.

Es hora de que todos asumamos la responsabilidad de cuidarnos y cuidar a los demás. Las autoridades deben tomar medidas más estrictas para garantizar la seguridad de la población, pero también depende de cada uno de nosotros actuar de manera responsable y consciente.

Solo a través de la conciencia social podremos construir un futuro más seguro y próspero para nuestra nación.

jpm-am

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Humberto Contreras V.
Humberto Contreras V.
10 meses hace

felicidades roberto. es una cruda realidad. basta con que los responsables de hacer cumplir la ley hagan su trabajo. control en la divulgación de los contenidos que son expuestos públicamente. y con la integración de los padres de la nueva generación a una educación en valores tendremos garantía de cambio en una década. a menos que se utilice el método «bukele» de transformación rápida.