Santo Domingo. Rep. Dom. - 24 de Julio 2014
Turismo
3 Marzo 2013, 06:14 AM, 0 Comentarios
Tegucigalpa, la ciudad de las colinas
Por RAIMUNDO LOPEZ

Tegucigalpa, la capital de Honduras, en la zona montañosa del centro del país, es la segunda más joven de América Latina, sólo superada por Brasilia, la más reciente de todas.

Hacia donde se camine, se baja o se sube, en una ciudad que debido a la falta de planeación urbana se expandió sin concierto, trepando cerros y bajando a estrechos valles, en la margen oriental del río Choluteca.

Formalmente, fue nombrada por decreto el 30 de octubre de 1880, pues desde mediados del siglo XIX compartía la condición, por tiempos indeterminados, con la ciudad de Comayagua, que lo fue incluso desde la época de la colonia.

Una versión atribuye el cambio a una historia de amor: el entonces presidente Marco Aurelio Soto se casó con una joven de Tegucigalpa, quien fue despreciada por la clase alta de Comayagua a la cual, ante tanta arrogancia, el gobernante le devolvió el golpe.

Otros historiadores aseguran que obedeció a razones más mundanas y relacionadas con el diner sencillamente Soto la prefirió pues cerca de Tegucigalpa, en los cerros de San Juancito, había una compañía minera donde tenía intereses, la Rosario Mining Company, y de esa forma estaba más cerca de su negocio.

Cierto o no, realmente Soto no le dio muchas vueltas al asunto y sancionó rápido el escueto decreto del Congreso del 30 de octubre de 1880, que contaba sólo un considerando que explicaba, entre otras razones, que Tegucigalpa "reúne las condiciones y elementos necesarios de población y riqueza para la residencia del gobierno".

El artículo único es una maravilla de concisión: "Se declara la ciudad de Tegucigalpa, por ahora, capital de la República". El plazo de traslado también fue perentori el mes siguiente.

Como ciudad, es más antigua, y su historia se remonta a la época oscura de la colonia y, según cálculos de historiadores, su fundación fue el 29 de septiembre de 1578 por un grupo de españoles que establecieron un asentamiento minero.

En su febril obsesión por el oro y la plata, los aventureros tuvieron un imperdonable error históric no levantaron acta de la creación del precario caserío y sus nombres se olvidaron en el frenesí de la riqueza.

Quienes han reconstruido el pasado del país, apuntan que al menos le legaron un nombre: Real de Minas de San Miguel de Tegucigalpa.

Un monarca distante le dio, casi dos siglos después, el 18 de junio de 1762, el pomposo título de Real Villa de San Miguel de Tegucigalpa y Heredia. De alguna forma, por economía del lenguaje, se quedó en su nombre actual y hoy, más breve aún, Tegus, entre quienes aman la ciudad.

Como ciudad, fue reconocida el 11 de octubre de 1821, ya sacudido el yugo español.

Los conquistadores se establecieron en las faldas del cerro El Picacho, la cumbre más alta de la ciudad, a mil 240 metros sobre el nivel del mar, donde levantaron sus ranchos en lo que es hoy el parque central.

En su entorno se levantaron los barrios más antiguos: La Leona, Barrio Abajo, donde nació el prócer Francisco Morazán, La Plazuela, Guanacaste, Los Dolores y otros, que sobreviven aún al caos urbano con sus calles estrechas y empedradas.

En Los Dolores sigue en pie una imponente iglesia, pero el mercado de tres plantas que le dio nombre al barrio fue demolido a mediados de los años 70 del siglo pasado y aún hoy es un agujero sin rellenar.

La que se considera la primera casa presidencial se encuentra en La Leona, en cuyo parque hay un mirador desde donde se observa el centro histórico, la catedral, el parque central Francisco Morazán.

En muchas colonias de las clases medias las familias han establecido cierre de calles y levantado cercas enormes, con grandes portones desde donde agentes privados controlan los accesos, para sentirse seguras de la delincuencia.

En El Picacho está el parque Naciones Unidas, una zona de recreo, donde se ubica el único zoológico público de Honduras. En su zona norte, se levantó la colonia El Hatillo, una zona exclusiva para ricos.

En la misma línea está el parque nacional La Tigra, la fuente de agua de la capital, amenazada por la obsesión de los poderosos de vivir en el clima templado de las alturas y lejos de los pobres.

Tegucigalpa es la única capital del continente que tiene una ciudad gemela, Comayagüela, levantada en la margen occidental del río Choluteca. Desde 1898, por decreto, fueron unidas para formar el Distrito Central.

En notas históricas, más escasas que las de Tegucigalpa, en 1575 se menciona como "Comayagua de los Indios", en referencia a los pueblos originarios que habitaron el lugar forzados para la actividad minera.

La altura promedio de Tegus es de 990 metros sobre el nivel del mar, lo que le regala un clima fresco, que comienza a calentarse por la tala indiscriminada de los bosques. Sus habitantes fueron estimados en 2011 -como Distrito Central- en un millón 826 mil.

Como la mayoría de las capitales del continente, Tegucigalpa comparte la historia azarosa de cruentas disputas por el poder y golpes de estado, el último de ellos el 28 de junio de 2009 contra el entonces presidente Manuel Zelaya.

También, de represión a un movimiento inagotable por una vida mejor, convertido tras el derrocamiento de Zelaya en una resistencia popular que no ha podido ser derrotada.

* Corresponsal de Prensa Latina en El Salvador, ex corresponsal en Honduras

  • Compartir en:

Comentarios

Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra: