Unificación en torno a la resistencia del gobierno

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Lo que preocupa a Estados Unidos es el estallido migratorio que causará la crisis política, económica, social, institucional y sanitaria que abate a Haití, ante lo cual el presidente Joe Biden  baraja retener migrantes haitianos en un tercer país o recluirlos en la base militar de Guantánamo, Cuba.

La emigración legal haitiana ha tenido al territorio estadounidense como primer destino, con un 46%, seguido por República Dominicana con un 30.97%, y a Canadá, con apenas un 6.28%, según datos de Naciones Unidas (ONU), al 2019, que afirma que el número de emigrantes de ese país aumentó en un 23%.

La Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional procuran establecer la cantidad de emigrantes que tendrían que ser acogidos por lo que Biden define como “tercer país”, tomando en cuenta que la base de Guantánamo apenas dispone de 400 camas.

Guantánamo posee una cárcel para inmigrantes, pero es poco probable que esa base pueda acoger a los miles haitianos que se harían a la mar por causa de un estallido migratorio, por lo que la figura del “tercer país” enunciada por Biden se erige como  asunto relevante.

República Dominicana  ha sido señalada desde muy temprano como  el país que debería acoger en calidad de refugiados, no solo a los vecinos que huyen de la violencia y la marginalidad, sino también a los que apresen  los guardacostas  en el mar o las patrullas fronterizas entre  México y Estados Unidos.

El alerta de la embajada estadounidense a sus ciudadanos negros sobre trato desigual aquí, las sanciones contra el Central Romana, y la denuncia de Unicef sobre deportaciones de niños sin acompañantes, forman parte de la presión que se ejerce sobre el gobierno dominicano para que acepte esos designios imperiales.

No cayó bien en Washington la negativa del presidente Luis Abinader a firmar el documento de la Cumbre de Las Américas, que consignaba a República Dominicana como receptora de la emigración haitiana, su rechazo al reclamo del Comisionado de la ONU a detener las repatriaciones, y menos aún la adquisición de aviones, vehículos y pertrechos militares para reforzar la frontera..

Estados Unidos no ha logrado que  algún país acepte encabezar una fuerza de intervención  en Haití, por lo que resulta menos probable aun que otro acepte  instalar en su territorio  campamento de refugiados haitianos, razón por la cual todos los rostros de USA se voltean hacia República Dominicana.

Sería conveniente que el liderazgo político, empresarial, sindical y académico se unifique en torno a la  resistencia del gobierno  a permitir  campos de refugiados. No sería descabellado sugerir que el presidente Abinader se reúna con los ex  mandatarios Leonel Fernández, Danilo Medina e Hipólito Mejia para ponerlos al tanto de la situación.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
2 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
juan bosch
juan bosch
2 meses hace

PORQUE PONER A MALA MAÑA LEONEL, EN ESO SI EL LE DIO APARTURA A LA FRONTERA CUANDO EL TERREMOTO, Y COMENZAR A CASTRAR HAITIANO

ROSA.FERNÁNDEZ.MATEO
ROSA.FERNÁNDEZ.MATEO
2 meses hace

COGÑO, SE LE VIO EL REFAJO A ESTA RÄTA PELEDEISTA AL FINAL DE SU ARTÍCULO… OIGAN ESO, QUE ABINADER BUSQUE OPINIONES DE LOS PRINCIPALES RESPONSABLES DE LA HAITIANIZACIÓN…

COSA VEREDES SANCHO!