El Torito cautiva a su natal Bonao en concierto navideño

imagen

BONAO.- “Que Baile Mi Gente” fue el concierto que sirvió de punto de encuentro para un abrazo musical y de cariño entre Héctor Acosta “El Torito” y su pueblo natal.

Decir que “El Torito” es profeta en su tierra seria repetir algo que a la vista de todos resulta obvio, y nueva vez lo reafirmó a través de su espectáculo, celebrado con un excelente nivel de convocatoria.

La apertura musical estuvo a cargo de “DJBotty”, quien le dio la bienvenida al público que comenzó a acumularse desde las 6 de la tarde, para luego dar paso a los comunicadores Santiago Pito Acevedo y Reynaldo Sánchez, encargados de presentar en el escenario al invitado especial, José “El Galán de la Bachata.

Un moderno despliegue de pantallas que adornaban el escenario comenzaron a sincronizar con imágenes, sonido y luces, mientras la voz inconfundible de “El Bruddy” se esparcía con fuerza, destacando a través de un breve resumen el historial de éxitos del más completo artista de la música popular dominicana.

Había llegado el momento y al ritmo de “Sin Merengue no hay Fiesta”, esa enorme multitud recibía con gritos y aplausos a “El Artista del Pueblo”, a su hijo mimado “El Torito”

Merengues, bachatas, rancheras, el gigante de la interpretación hizo un recorrido de éxitos desde los tiempos de Los “Toros Band”, hasta los éxitos de ahora.

Bonao las cantó y las bailó todas, fue una noche de euforia colectiva, de sorpresas y reconocimientos; ese día se conmemoraba un aniversario de la muerte de “Luis Terror Díaz” y en medio del concierto se le rindió homenaje a través de un valioso documental.  Otro momento significativo, fue la interpretación de un popurrí de los éxitos más importantes  In memoriam del desaparecido merenguero July Mateo “Rasputín”, interpretado por su hermano menor, José Luis Mateo, quien es la primera trompeta de la banda.

Además, se distinguió con una placa de reconocimiento, la ardua labor e importancia de la voz comercial del locutor y animador Florián Arvelo.

Las emociones fueron varias, entre ellas,  la llegada al escenario de una niña autista, quien pidió cantar junto al Torito el éxito  “Me Voy” (El Anillo), verdaderamente un momento mágico y tierno del cual aún se habla.

Otro de los momentos eufóricos fue la presentación de la madre de Héctor Acosta, quien desde el VIP se puso de pies para recibir toneladas de aplausos y palabras de su hijo: “Que Dios te bendiga y te dé mucha salud, me siento orgulloso de que Dios y tú me hayan traído a este pedazo de pueblo llamado “Bonao City”.

Al finalizar el concierto “El Torito” agradeció a Dios, a las autoridades de Bonao, a su familia, a sus músicos, a su equipo de trabajo, pero sobre todo a su gente.

Se despidió sorprendiendo a todos, saltando desde la pasarela y mezclándose con el público,  llevándose consigo esa gran multitud hasta desaparecer.

of-am

Comparte: