Carta a Lucía Medina

imagen
EL AUTOR es periodista y abogado.

Querida Lucía Medina:

Sin duda alguna en este momento sin proponértelo eres la mujer más importante de la política dominicana; todos los ojos se vuelcan contra ti; quienes te conocemos y apoyamos tu proyecto político por el hecho de saber que tiene tu liderazgo independientemente del de tu hermano Danilo, hoy presidente de la República, sabemos que él tiene sus virtudes y tu Yomaira también tiene las tuyas, de ello no hay la menor duda y he hecho de ser hermana de un mandatario podría ser un valor agregado; pero, también podría ser un pararayo que hace que todos se vuelquen en tropel contra ti.

No creo que haya un hermano que más confié en una hermana como Danilo hacia ti, que se sienta orgulloso de ser hermano de una mujer como lo es él, de ti, batalladora, emprendedora con valores y principios adquiridos junto a ti en el seno familiar, sentir Orgullo por tu inteligencia, comedimiento, capacidad de análisis, de tus atributos, de tu honestidad, firmezas en tus ideas y principios, de tu temple y vocación de justicia, de tu condición de hermana, madre de Brayan y Giselle y valoración moral incalculable,  siempre dispuesta a servir al débil y desamparado.

En tus largos años de vida políticaen el Partido de la Liberación Dominicana, es la voz de los que no tienen voz, y de los que la tienen pero se arrodillan, de tu concepto del deber y de tu compromiso con la lucha sin tregua contra la corrupción, todo un orgullo de la mujer política dominicana.

Dicen de ti Lucía que tú dijiste lo que no dijiste, dicen que tú dijiste: “que  llamaste a los empleados públicos a votar por la relección si quieren cuidar su puesto”  y lo repiten de forma enfática, como si la verdad es objeto de alteración, seguidores del nazi fascista jefe de propaganda de Hitler, Joseph Goebbels, quien dijo que una mentira repetida muchas veces se podía convertir en una realidad,   esos calumniadores de a “pesos por líneas” saben muy bien que el chisme inventado sale y se extiende, pero, llega un momento en que se detiene y tú consciente de que la realidad descansa en la conciencia del sujeto,” tranquila Lucía”.

Como testigo presencial de lo que expresaste, es hora de que yo fije mi mirada hacia ti Lucía, momento en que una vez más en  que el estercolero se lanza en tropel contra ti, desinformando, manipulando, desvirtuando el criterio, agitando los demonios del fanatismo, de la irracionalidad absoluta.Es necesario que yo te escriba esta misiva.

Dijiste Lucia que:Una encuesta le otorga el 65 por ciento a Danilo mediana, que seguro se gana con él, que los empleados deben asegurar su empleo.y no hay una verdad más grande que esa, todos sabemos la triste realidad que pasamos los peledeista de 2000 a 2004, cuando todos fueron despedidos de las instituciones públicas sin importar que eran servidores públicos de carrera,donde muchas familias tenían que hacer convite para comer, juntaban un solo fogón para varias familias incluyendo en su mayoría a las familias peledeistas y eso fue lo que cuidaste. Lucia dijiste además  tienen qué votar ante un grupo de tus seguidores a hacer todo lo posible para que el PLD continúe con Medina en el poder, ya que de lo contrario se corre el riesgo de una segunda vuelta y la derrota electoral.

Todo una verdad obtenida de un trabajo científico y ante el reclamo de amplios sectores de la población que quiere Danilo siga en el Poder.

Sé que hay sectores que tuercen la verdad y los hacen por el solo hecho de no estar de acuerdo con tus planteamientos.Esa es la democracia y a otros,los guía  el deseo vehemente de detener la claridad de tus palabras, la incidencia de tus intervenciones que los mortifica, detener esa voz que concita simpatía y enerva multitudes, impedir que tu mensaje le llegue, ennublar la verticalidad de tu conducta.

A esos farsantes los estimula  la necesidad de asediar y derribar a una de las pocas voces que se levantan para orientar a la ciudadanía y establecer la posibilidad de una nueva sociedad más justa y participativa. Tú voz Lucía Medina Sánchez.

A esto se suma gente de diversa procedencia social y política, incluyendo nuestra organización; pero, muy bien lo dice la santa escritura los enemigos están hasta en la propia familia,   gente que te tiran porque quieren ser como tú y no lo alcanzan; gente que quisieran llamar la atención y no lo logran, porque carecen de tus cualidades; gentes tan miserables que no aceptan el éxito ajeno, gente que ni siquiera sabe por qué te odian, gente tan alucinadas que no  contemplan  la posibilidad de estar equivocadas; gente que te juzga  unilateralmente sin un ápice de tolerancia.

Pero también Lucía Medina,personas que son manipuladas, por algunos que dicen  hablar en nombre delPLD y realmente  lo hacen  siguiendo  sus instintos más bajos, y perversos,violadores, infantes, engañadores, lobos vestidos con piel de ovejas,  a quienes el profesor Juan Bosh expulsó, desenmascaró sacándolo del su doctrina y pensamiento político y le llevo a formar tienda aparte, como hizo Jesús hace veinte siglos.

Recuerda ahora lo que te dijo tu madre cuando mucho dudaban de ti y repetía: “Ella va a ser diputada y va a ser grande”sus palabras todavía resuenan en tus oídos Lucia.

Eres prácticamente la mujer más importante de la política dominicana desde el año 2017, no hay quien se iguale a ti.

He ahí que sin proponerte, te ha convertido en la defensora, del 4% para la Educación, de las visitas sorpresas, la seguridad vial,  desarrollo agrícola, la estabilidad de la moneda, el desarrollo de la Republica Dominicana. Es por ello que laoposición democrática del país hoy se vuelca contra ti Lucía. Has sustituido en muchas ocasiones a nuestros voceros, muchos a tu lado, detrás una larga fila, pero nadie delante tus pronunciamientos. Es lo que hace evidentemente desaten mucho celo.

Por eso a veces te enfrentas sola en un escenario de cómplices, en una tribuna de pusilánimes y extravagantes donde el aquelarre de todos los malhechores se unen en concierto de malandrines para distorsionar tus palabras.

Fracasaron con otros intentos de enlodarte, perola sociedad consiente saben de ti y habrán de  forjar el destino que la vida te trae, tarde o temprano.

La sociedad dominicana  demanda personas como tú, que sean capaces  de debatir ideas, de defender lo que creen, fundamentar sus ejecutorias y la de un gobierno con amplio nivel de aceptación, y sobre todo no contaminarte de las malas hiena.

El país no reclama una oposición política retorcedora de la verdad, eso es difamación política y sabemos  que determinadas polillas pertrechadas en la oposición política partidaria, con doble moral o carente de ella, buscan alcanzar el Poder que cuestionan, para hacer lo peor.

Es que eres tu Lucía Medina Sánchez un fenómeno insólito en la política nacional, cuando una gran parte del liderazgo peledeista se esconden y por mezquindad se abstienen de defender un gobierno de su partido, caen y hacen causa común con el contrario y de una manera u otra  claudican o se limitan a discursos de coincidencia con la oposición, tú apareces como una luz clareando el camino que estamos trillando, convencida de que hemos hecho los cambios necesarios.

Tú no estás sola Lucía, cientos de miles de mujeres y hombres se identifican en ti como si fueran sus propias ilusiones.

Eres  una luz de paso que combate todas las afrentas que contra ti y el gobierno se vuelcan, pero un día, cuando este país alcance su destino verdadero, vamos a recordar el pensamiento político de Danilo Medina Sánchez y en algún jardín  florido o en una tierra de verdes pastos e inmensos bosqueslatirá tu corazón de mujer luchadora, ética y progresista que has defendido con coraje y honor los gobiernos del PLD.

Leandro Ortiz de la Rosa

 

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *