Fiscalía NY investiga la lista de donantes investidura de Trump

imagen

NUEVA YORK.- Para Donald Trump, su investidura, el 20 de enero de 2017, fue la que más gente presenció en la historia, pero lo único cierto es que fue la más cara. Para los festejos se recaudaron 107 millones de dólares (93,7 millones de euros), cifra nunca vista que casi dobla los 55 que recaudó su predecesor Barack Obama.

Es esto lo que interesa a la Fiscalía de Nueva York, que el lunes amplió la investigación abierta al solicitar documentos de todos los donantes. Rodeado de mangantes, el propio Trump ya sabe que algunos de ellos le robaron en esa abundancia de dádivas con las que muchos querían comprar los favores del nuevo presidente. Uno de sus altos asesores de la campaña, Rick Gates, que lideró los esfuerzos de recaudación de fondos, confesó en agosto pasado durante un juicio por fraude que es «posible» que también robase del comité inaugural al presentar gastos falsos por su trabajo.

Más claro le debió quedar al presidente el papel de Stephanie Winston Wolkoff, otra de las figuras más altas del comité, que luego se convirtió en asesora de la primera dama. Al poco tiempo, Melania Trump la despidió, cuando se supo en la declaración de impuestos que sólo en gastos a 14 personas pagó 26 millones de dólares (22,7 millones de euros), de los que ella cobró 1,6 millones de comisión. Todo parecía inflado, desde los 9,4 millones de dólares (8,2 millones de euros) en viajes hasta los 10.000 dólares (8.700 euros) por maquillaje.

En ese contexto de saqueo que rodea al presidente aparece repentinamente alguien que ha llamado la atención de la Fiscalía, el inversor financiero de Los Angeles Imaad Zuberi, socio del fondo de inversiones Avenue Ventures y hasta entonces un importante donante del Partido Demócrata. Con la elección de Trump, Zuberi decidió cambiar de bando para preservar su influencia en el Gobierno. La donación de 900.000 dólares (788.679 euros) para la investidura le abrió las puertas puede que no solo de la Casa Blanca sino también de Oriente Próximo.

Su generosidad le granjeó una cita en la Torre Trump en diciembre de 2016 donde «casualmente» coincidió con una delegación de Catar que iba a reunirse con Trump. Su portavoz Steve Rabinowitz aseguró a ‘The Washington Post’ que sólo los saludó en el ascensor pero no participó en su encuentro con el presidente electo. Sin embargo, al día siguiente se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores de Catar en el Hotel Plaza y días después visitó Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí.

Las sobras

Nadie sabe en concreto qué busca la Fiscalía, que ha pedido información de todos los donantes, pero Imaad Zuberi es uno de los pocos nombres que aparecen explícitamente en la citación. Medios de comunicación estadounidenses creen que Zuberi pudo actuar de tapadera para donantes extranjeros que, según las leyes electorales, tienen prohibido contribuir. Los investigadores creen también que el comité inaugural de Trump mintió en la lista de donantes, delito que parece común en el círculo del presidente.

En su día Trump alardeó de que destinaría el sobrante de la mayor recaudación de la historia a obras de caridad, pero al final sólo sobraron unos 5 millones de dólares, de los que 3 ya estaban comprometidos y 1,75 fue a parar a los grupos que contribuyen en la decoración de la Casa Blanca.

Comparte: