Creyendo que con solidaridad a distancia se resuelve algo

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

 No es que la historia dominicana sea ajena a los magnicidios (Ulises Heureaux, Ramón Cácerles y Rafael Leonidas Trujillo) le dieron la cara a la muerte en forma violenta en pleno ejercicio del poder; no es que al igual que Haití, conquistáramos nuestra independencia con pueblos harapientos e ignorantes sin preparación para la vida en sociedad.

José Ramón López, de los primeros pensadores dominicanos, sostiene que “cuando conquistamos la independencia no habíamos logrado todavía suficiente preparación. Las ideas eran las mismas prevalecientes en la conquista. Sociedad no lo había en el concepto científico de la palabra. Imperaba todavía una unión gregaria con acentuados lineamientos feudales”

Nos asemejábamos al vecino país y en términos financieros también había el peso de endeudamientos que tornaban quiméricos los atributos soberanos. La de Haití con Francia, para el reconocimiento de su independencia, y la de la República Dominicana, con una financiera londinense, el odioso préstamo Hartmont, cuyas consecuencias se arrastraron desde la primera República hasta la era de Trujillo.

En ambos países hubo corrientes intelectuales identificadas con el concepto de una mano dura que impusiera orden, disciplina, educación  cívica y progreso económico, y ahí fue donde la antigua colonia española sacó ventaja.

Después de las invasiones que propició Estados Unidos en la región en el primer cuarto del siglo pasado, en ambos países se establecieron dictaduras prolongadas y sangrientas, que enriquecieron como a nadie a sus detentadores, pero la de Haití fue sólo eso. La de RD fue un constructo ideológico que basó su justificación en el crecimiento económico y social.

La intelectualidad que por una razón u otra le rodeó, era la portaestandarte del programa de los nacionalistas dominicanos y aplicó dos de sus anhelos básicos para consolidar la obra de los forjadores de la nacionalidad dominicana: romper las cadenas financieras a las que el país  venía atado desde Hartmont, que le impedían manejar soberanamente sus aduanas, y una clara delimitación fronteriza con Haití, que consolidara el tratado de 1929.

En términos  económicos se sentaron las bases del estado moderno y en el plano sanitario se adoptaron una serie de medidas que redujeron la mortalidad, amen de que se levantó una infraestructura hospitalaria, que aún con sus deficiencias, hoy no suple sólo a los dominicanos sino también que más del 30% de sus servicios los brinda a la población haitiana.

Los dominicanos tienen quejas de la democracia, pero ella también les ha dotado de muchas reivindicaciones, como la de acceso gratuitos a la salud y la educación, reforzado por un sistema de seguridad social que permite hoy que cualquier trabajador tenga acceso a la medicina privada.

Haití ni heredó progreso de la dictadura ni sabe con qué se come la democracia en la que ha intentado vivir a partir de 1986. El 60% de su población  continúa ahogado en la pobreza, que para un 25% es prácticamente inanición.

Los procesos electorales son ficciones de la que participa un porcentaje muy precario de la población por dos razones, falta de interés y falta de documentación, porque entre los derechos que los haitianos no tienen garantizados en pleno siglo XXI, está el de la identidad.

A muchos les apena la forma en la que fue asesinado su presidente, pero la mayoría no sabían que tenían presidente ni primer ministro, ni legisladores ni alcaldes, porque tienen suficiente ocupación con tratar de hallar comida.

Y la comunidad internacional creyendo que con solidaridad a distancia se resuelve algo

JPM

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
10 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
julio26
julio26
2 meses hace

no hay otra igual solo una republica de Haiti indivisibles, pero independiente y soberana, con límites fronterizos que nos separan como repúblicas independientes nosotros somos un pueblo cristianos y creyentes en un solos dios, no en creencia oscurantistas, satanicas, sodomitas, cuyas prácticas son prohibidas en el pais porque no son costumbres de estas zonas sino de naciones anglosajonas europea no del continente americano ya lo saben

julio26
julio26
2 meses hace

la cultura y costumbres con influencias de dos de las razas frances y portugues son de las mas dificil de lidiar porque empera costumbres sádicas,sodomita y prácticas artes satánicas y oscuras, creen en la reencarnación y su religión es el vudú dios del fuego todos sus ritos lo hacen alrededor de una fogata de llamas grandes de fuego esa es la republica de haiti, ya lo saben

julio26
julio26
2 meses hace

desde ahí en adelantes comenzamos a tener todos tipos de invasiones y comenzaron el saqueo desde europa por portugal, francia, inglaterra, y por algunos piratas en busca de tesoros por la islas del caribe que hubo que entregar partes de la riquezas del pais y asi librarnos de ellos, Haití no ocurrió asi porque sus hombres repelieron y se rebelaron contra el imperio francés logró su independencia primeros que nosotros y en el caribe, ya lo saben

julio26
julio26
2 meses hace

la Republica de Haití era una colonia del imperio Francés con dialecto francés que aprendieron los esclavos traídos desde África al continente americano desde europa al ser hombres fornidos y fuertes para el trabajo pesados mas dificil, eso izo que los mercadean y vendieran al mejor postor a los señores feudales dueños de grandes porciones de territorios en europa, asi fue como la esclavitud aparece en occidente y la isla hispaniola,

Luis De New york
Luis De New york
2 meses hace

Pozo. Que es lo que usted esta pidiendo, otra intervención para Haiti?

Arturo Espaillat@Navajita
Arturo Espaillat@Navajita
Responder a  Luis De New york
2 meses hace

Jaime, lee otra vez el artículo de tu hermano de sangre, Martínez Pozo…ustedes los haitianos no se entienden entre ustedes mismos…Luis de Senegal.

Rafael David Castillo
Rafael David Castillo
Responder a  Luis De New york
2 meses hace

La bazofia haitiana encarnada, disfrazada de un piece de merde sika come pika, igual que su hermana la loca tulia. Tres haitianos hablando plumas de burra. Ofendiendo a la Burras.Cuando todos sabemos donde y por que salen al aire de babosos.

julio26
julio26
2 meses hace

no hay que entrar en tantos detalles sobre las grandes diferencias entre la república de Haití y la república dominicana, ambas con culturas y costumbres diferentes, pero hay una diferencia entre francia y españa una con un modelo de reinados y virreyes en las tierras conquistada y una costumbres religiosa católica con la creencia en un solo dios y con ejemplo de jesucristo al derramar su sangres en la cruz por una causa justa ya lo saben,

cocoliso
cocoliso
2 meses hace

Muy buen articulo