¡Que no nos gane el pánico!

De pronto, el mundo análogo ha vuelto a cobrar su obsoleta supremacía: la familia se encuentra o se reencuentra, la naturaleza descansa de los pasos y las acciones depredadoras del hombre, el sentido del dinero se vuelve estrictamente necesario y hasta intrascendente si no hay dónde –tiendas, supermercados, discotecas, bares, espectáculos, cielos abiertos, restaurantes, cruceros, hoteles, etcétera- ni en qué gastarlo. El celular, ese inseparable y loco frenesís -¡increíble!- hasta para los jóvenes se ha vuelto monótono; pues, películas y videojuegos, en tiempos del Coronavirus, lo ha desplazado.

Sin embargo, dos cosas, a los de mi edad -60-65-, infiero yo, se nos hace difícil: encontrar el tema preciso para dialogar con nuestros hijos –ellos, aunque no todos, como es lógico, viven y hablan, o les interesan temas no análogos o tradicionales, sino sobre los últimos avances científicos-tecnológicos, o cuando no, puras naderías o de uno vaya a saber qué; otros, mas ensimismados, si acaso, monosílabos, porque deducen, equivocados o no, que no les entendemos. Lamentable paradoja: el Coronavirus, a pesar de la amenaza y los riesgos -de contagiarnos y enfermémonos- nos facilita el encuentro; pero los tiempos, generacionales, nos distancia y casi nos hace mudos.

El otro asunto, es que, los gobiernos, y el nuestro lo está haciendo, están enfocados en preservar las vidas de sus gobernados; y, en consecuencia, tomando las medidas adecuadas, sobre todo, para salvaguardar las de aquellos más vulnerables o necesitados. Eso está bien y es su responsabilidad social y de sanidad pública. Sin embargo, en situaciones como esta, de pandemia, surgen voces, dizque pseudos autorizadas, queriendo “orientar”, trazar pautas y dar recomendaciones publicas desprovistas de aval científico, consiguiendo, con ello, desinformar; o peor, sembrar pánico, o cuando no, hacer que la gente caiga en prácticas de higiene o auto-receta casera que raya en locura-obsesión de que como quiera va a enfermar. Y esa histeria tampoco es sana, pues, si no le alcanza el virus, sin duda, alguna secuela-patología. Por ello, hay que procurar un punto medio: el que las autoridades de salud, autorizadas, pauten y el sentido común aconseje.

Tampoco faltan, los mesías políticos (“…en quien confiar…”, ¡Oh Dios!), ávidos de presencia pública-electoral; pero, de recetarios vencidos…

Para terminar, de todas las orientaciones científicas-pedagógicas -no desechables o chatarras- que he escuchado o leído por las redes, la radio, los periódicos y la televisión, han sido las de un médico-científico argentino –Dr. Alfredo Mirolli- que, con palabras escuetas y sencillas, nos da una cátedra magistral sobre el virus, sus componentes, períodos de incubación, características, y más o menos el tiempo que estará con nosotros; y lo más importante: ¡No nos alimenta el pánico!

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
1 Comentarios
0 Respuesta
0 Seguidores
 
Mas relevantes
Mas populares
1 Comentar autores
  Suscribir  
Nuevos Viejos Mas votados
Notificar a
Eduardo(me la chupa)Guillermo

No quieras alargar tu botella que de todas maneras se van