OPINION: Predicciones económicas y financieras

imagen
EL AUTOR es administrador financiero. Reside en Santo Domingo.

Sin lugar a dudas se han escrito y continúan escribiéndose muchas cuartillas por conocedores de los fundamentos económicos y financieros y público en general preocupado por los cambios que podrían presentarse en relación a posibles variables endógenas y exógenas que afectarían el porvenir del país.

Se ha llegado hasta predecir que el mundo desaparecería de continuar actuándose de forma desmedida, sin control o sin regulación las malas prácticas económicas y financieras.

Es el caso de las crisis financieras y económicas que han afectado la estabilidad macroeconómica de muchos países. Eh ahí la depresión económica de 1929 y la crisis económica y financiera (Suprime) de 2008.

Expertos en materia económica y financiera han perseguido notoriedad o premio Novel de economía, tratando de acertar de forma precisa en predecir crisis de la envergadura de las anteriormente señaladas.

Esta carrera en la búsqueda de alcanzar fama y dinero ha sido infructuosa hasta producir frustración y depresión en algunos humanos conocedores de una de las ciencias y artes que el hombre ha podido desarrollar en la faz de la tierra y que le ha permitido mejorar y extender su existencia en este mundo.

Pero esta lucha constante no es exclusiva de una o dos disciplinas académicas o profesionales pues también se observa en las otras ramas del saber humano que trasciendes la economía y las finanzas.

¿A qué humano no le gustaría ser un Adams Smith, John Maine Keynes, Albert Einstein (autor de la ley de la relatividad), Isaac Newton (autor de la ley de la gravitación), Bill Gates, Steve Jobs, entre otros personajes destacados de la ciencia y tecnología?, los cuales han sido dignos de que se les recuerde siempre por su inteligencia, sapiencia, y habilidades, debido a que han trazado pautas y descubierto leyes que han permitido conocer mejor el mundo y allanar el camino para que la especie humana incursione en otros espacios siderales.

Afamados economistas y financistas se han empleado ha fondo en el uso de técnicas, principios, fundamentos, métodos y otras herramientas para predecir pasadas y venideras situaciones de crisis del ámbito económico y financiero pero no han podido predecir dichos eventos con exactitud meridiana, errando en sus intentos.

Esa lucha denodada ha continuado de parte del hombre y la mujer que no conocen de pausas, pasividad, resignación y mucho menos de derrota ya que su inquietud por conocer el origen del mundo es una constante y es consustancial a su naturaleza misma.

En ese sentido, son muchos los economistas y financistas que se han referido a los déficits causantes de las altas y onerosas deudas que  han traído crisis muy graves de desempleo, producción, demanda, inflación, altas tasas de interés, déficits de balanzas de pagos, entre otros efectos negativos.

Corolario de lo anterior y de los casos de crisis económica y financiera que se han dado en muchos países estos han provocado ruinas fatales a los mismos con el paso del tiempo.

Entendidos de la materia financiera y económica, han desplegado ingentes esfuerzos en ser los primeros en predecir un terremoto y o una crisis que pueda prevenir a la humanidad de graves consecuencias, pero no lo han logrado.

De ahí que muchos entendidos en asuntos económicos y financieros conforme a crisis del pasado reciente  han tratado de predecir qué tal o cual situación se presentará de no seguir el protocolo establecido o no dar seguimiento a consejos considerados sabios, a los fines de aminorar o evitar los efectos negativos en dichos ámbitos.

Políticos, economistas, financistas y personas interesadas se han burlado porque por más que se ha advertido del surgimiento de una crisis de grandes proporciones en las finanzas de la nación dominicana no ha se han producido y que todo ha sido premoniciones de brujos o clarividentes que solo desean la maldad para las actuales autoridades y el resto del pueblo dominicano.

Son muchos los años de estudio, análisis, asesoría, recomendaciones de técnicos locales e internacionales que han externado su parecer acerca de los déficits fiscales,  que año tras año originan el incremento de la deuda de la nación dominicana y que ninguna de las predicciones negativas sobre las finanzas se han cernido sobre ellas, en cambio el país ha continuado su agitado curso sin que tampoco se haya hundido la República Dominicana.

Se podría decir tal como expresa en un artículo reciente el premio Novel de economía, Paul Krugman, 1990, que los republicanos cuando estaban en la oposición criticaban acremente los déficits y endeudamiento que habían originado los demócratas en el poder en ese entonces.

Ahora que ellos están en la Casa Blanca y  parte del Congreso consideran que los faltantes de fondos financieros y aumenta de la deuda son necesarios para echar hacia adelante a la nación norteamericana.

Acciones anteriores que se enmarcan en los postulados del afamado economista John Maynard Keynes el cual era partidario de una economía laxa o de la famosa acción del Laissez  Faire (dejar hacer, dejar pasar), 1926.

De manera que si se aplican estas ideas a las realidades dominicanas en lo concerniente a la situación que hoy vive el país en materia de déficits y deuda públicas se podría decir que cuando el actual partido en el gobierno estaba en la oposición no dejaba pasar un momento para criticar al gobierno del señor Hipólito Mejía Domínguez en lo que a apolíticas fiscal y monetaria se refiere, las  que dieron al traste con la estabilidad económica y financiera de los 2000-2002.

Hoy una tasa de cambio de RD$50.55 por un US$1.00, un déficit fiscal del 2.7% y deuda pública consolidada por encima del 50% del Producto Interno Bruto, no es nada, pero cuando estos cambios se daban con otras autoridades distintas a las del partido que hoy gobierna la cosa era otra: críticas, sensacionalismo barato, maremoto o hecatombe nacional.

Aunque la situación no ha llegado al rojo vivo tal como se prevé que ha de suceder por la falta de planificación, control, regulación y responsabilidad fiscal el país no estaría lejos de que en el mediano y largo plazo la situación de la deuda sea insostenible aunque hoy muchos se burlen de los consejos de previsión y de que se lleve a cabo una reforma fiscal que penalice el gasto de baja calidad y el endeudamiento excesivo e irresponsable.

Aún hay tiempo de evitar que se llegue a  los extremos, a los conocidos defaults o cesación de pagos de los compromisos que enfrenta el país por concepto de la alta deuda pública.

Es el caso del que nunca ha utilizado su seguro sobre sus propiedades que el día menos pensado tenga que invocar este, pero no se dispone del mismo.

De manera que es preferible tener el seguro que no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo. Así es el caso de la deuda dominicana que no tiene límite porque no existe una ley de responsabilidad fiscal que penalice el exceso de la misma.

No importa que se burlen, que se diga que son premoniciones fantasmagóricas, predicciones económicas y financieras sin sentido o como se les quiera llamar a las asesorías gratuitas o críticas constructivas  por el mal manejo de las finanzas públicas. Que aunque no  haya llegado el lobo este llegará más temprano que tarde.

felix.felixsantana.santanagarc@gmail.com



UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *