En medio de agobiante crisis Maduro arrecia represión

imagen
EL AUTOR es contador publico autorizado. Reside en Nueva York

En lo que se considera una nueva táctica de la dictadura castrochavista, se han ido produciendo acontecimientos que van tejiendo un cerco de acorralamiento continuo contra Juan Guaidó, presidente interino, con el claro fin de minar su capacidad de acción, tratando evidentemente de minimizar los efectos de su accionar contra la descarada usurpación del gobierno por parte del tirano genocida Nicolás Maduro.

Mientras que Estados Unidos aplica y promueve sanciones contra su dictadura, este de manera soberbia y desafiante, responde reprimiendo con más fuerza y aplicando restricciones a Juan Guaidó y a sus colaboradores. En esa línea de acción, el régimen está castigando a los que colaboran y trabajan con el joven líder, arrestándolos, confiscando equipos de sonido para sus actos, incluso hasta cerrando hoteles donde se haya hospedado.

Dos hoteles en los que se ha hospedado el mandatario interino han sido clausurados. Algunos técnicos de sonido que trabajaban en la instalación de las tarimas que usa para dirigirse a las multitudes fueron detenidos y acusados de “asociación para delinquir”.

Del mismo modo, Joel García,  abogado de Juan Requesens, diputado de la Asamblea Nacional, detenido e implicado en el supuesto atentado contra Maduro, denunció durante la madrugada del sábado que funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) lo detuvieron reteniéndoles su vehículo y dinero en efectivo, con lo que se acentúa la táctica perversa de criminalizar continuamente a los opositores; una táctica copiada de la dictadura castroestalinista que oprime a Cuba, la isla esclava.

Con esa actitud desafiante, Maduro demuestra que no le teme a las sanciones ni a una eventual intervención militar, ya que estas no han logrado derribarlo del poder y la de que “todas las opciones están sobre la mesa” es una amenaza que se ha convertido en no creíble dado al hecho de que han ocurrido cosas que se creían que provocarían que se pusieran en marcha y eso no ocurrió, por lo que Maduro y sus patrones cubanos no le dan carácter de seriedad a esas amenazas de intervención.

Y aunque es claro que las sanciones afectan sensiblemente al régimen, al parecer estas hasta ahora no han logrado el objetivo deseado por el evidente apoyo logístico de inteligencia del régimen cubano, la ayuda rusa y la de China, que junto a otras naciones bloquean iniciativas de Estados Unidos contra Maduro en el Consejo De Seguridad de las Naciones Unidas.

Sin embargo, en vista de tales evidencias, poco a poco se ha ido consolidando la idea extrema de la necesidad de usar la fuerza militar extranjera ya que también la estrategia de esperar que sea el ejercito venezolano, en un corto plazo, el que resuelva la situación a través de un golpe ha fracasado.

Es a partir de que últimamente se han estado produciendo hechos que dan a entender, o dan pie a lo dicho anteriormente sobre el uso de la opción militar, que surge esta opinión de que se está produciendo tal consolidación de la idea de intervenir.

Uno de esos hechos es la actual gira por los países latinoamericanos que apoyan sólidamente a Juan Guaidó como presidente encargado, del Secretario de Estado Norteamericano, Mike Pompeo, en la que se ha reunido con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, de Paraguay, Mario Benítez Abdo. Luego de la visita a Paraguay, el secretario de Estado viajará a Perú y luego a Cúcuta, Colombia, donde dice que evaluará de qué manera la crisis venezolana ha afectado a la ciudad fronteriza.

Días antes, durante un discurso en el Instituto de Investigación de Políticas Públicas American Entrerprise, se habían producido las declaraciones del senador por la Florida Rick Scott, en las que afirmó que las sanciones contra el dictador Nicolás Maduro no están funcionando por sí solas y urgió a considerar una intervención militar para facilitar el ingreso de la ayuda humanitaria.

Si los embargos y bloqueos pueden ayudar, debemos considerarlos. Y si la fuerza militar de Estados Unidos y nuestros aliados en la región es necesaria para librarnos del flagelo de Maduro y sus matones, entonces no podemos descartarla, y enfatizó que el país necesita comenzar a considerar el uso de recursos militares para brindar ayuda a millones de venezolanos hambrientos y enfermos.

El almirante estadounidense Craig Faller, jefe del comando sur de Estados Unidos, dijo el viernes, en una entrevista, que están listos para intervenir en Venezuela si Donald Trump así lo decide y el mandatario ha dicho varias veces que la opción militar está sobre la mesa.

Estas pueden ser señales que nos indican que puede que se esté considerando seriamente terminar en breve con el cáncer metastásico del castrochavismo destructivo e infernal comandado por Maduro y su claque criminal.

www.twitter.com/flandezjose

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

81 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *