El liderazgo político debe influir para evitar que RD se derrumbe por un despeñadero económico 

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Es comprensible que el gobierno procure inyectar optimismo a la población a través de una ofensiva de mercadeo sobre  real o supuesto  cambio político, económico o social, pero también hace falta concienciarla por esas mismas vías sobre la difícil situación que  afronta la nación.

La macroeconomía dominicana ha sido resiliente ante los efectos de la pandemia, o al menos pudo sobreponerse de manera significativa después del desplome de las  actividades productivas que conllevó esa emergencia sanitaria. Ese es un buen punto a favor del gobierno.

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania ha renovado los trastornos   que causó la pandemia sobre a la economía mundial, justo cuando  estaban en vía de conjurarse, como  las alzas de precios de materias primas básicas y el atasco en el comercio internacional.

A causa de esa guerra, con la intervención activa de Estados Unidos y Europa en una ofensiva  económica y geopolítica contra Rusia, se han disparado los precios de materias primas básicas como petróleo, gas natural, carbón mineral, trigo, maíz y sorgo, así como  fletes y seguros.

Economías pequeñas y muy abiertas, como la dominicana, sufren los efectos negativos de  ese conflicto con mayor crudeza en términos de indicadores  económicos y sociales, lo que  se convierte en espada de Damocles sobre  la gobernanza y la estabilidad social y política.

Se reconoce que las autoridades monetarias han logrado  con medidas oportunas y prudentes, una vez activando el circulante y el crédito y otra  como represa financiera, mitigar los daños de la pandemia y  de la guerra sobre  el ensamblaje macroeconómico.

El desenfreno inflacionario representa la otra gran epidemia mundial, que por supuesto trastorna muy seriamente  a la economía porque obliga al gobierno a endeudarse  e incrementar el déficit fiscal para poder financiar los subsidios sociales y a las importaciones de combustibles y algunas materias primas de origen agrícola o pecuario.

Aun cuando el PIB dominicano superaría los cien mil millones de dólares al final de este año con un crecimiento de un 5% alrededor de su potencial, debería  advertirse que el sector externo encarece las actividades productivas, incrementa la inflación y desalienta el empleo.

Si animo de alarmar, se señala que ningún analista está en capacidad de afirmar que la guerra Rusia- Ucrania terminaría en el corto plazo, ni que  la crisis  económica que genera se  diluiría  en este ni en el otro año, por lo que no se exagera si se afirma que lo peor no ha pasado.

Ahora  exhorto al liderazgo político, que se  circunscribe al presidente Luis Abinader y a los ex mandatarios Leonel Fernández, Hipólita Mejía y Danilo Medina, a que emplee su caudal de influencia para evitar que la Patria de Duarte se  derrumbe  un despeñadero económico, político y social.

JPM

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
4 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
PRD-M la misma basura PLD
PRD-M la misma basura PLD
7 meses hace

Este sinvergüenza es parte del periodismo degradado y corrupto.
Componente de la asociación de malhechores mediáticos del danilato perverso y traidor.

Antonio Velásquez
Antonio Velásquez
7 meses hace

No es posible que este vividor de la política y el periodismo mercurial, llame los mismos rufianes que han depredado el país, ha que reparen lo qué hundieron, tal solicitud, solo puede venir de un charlatán de la comunicación.

Carlos
Carlos
7 meses hace

El problema es que la clase política de nuestro país no es confiable….necesitamos políticos emergentes que realmente pongan su empeño en el pueblo, tenemos una sociedad que los políticos la han llevado a la individualidad dejando a un lado la decencia y el bien común……

Fedon
Fedon
7 meses hace

Don Orión veo con agrado su advertencia respecto al momento económico por el que atraviesa el mundo, sin embargo respecto a R.D su llamado al liderazgo huele «manío» e ineficaz por el carácter «enfermizo y oportunista de sus actores» la historia habla sóla.
Observa que en una economía dolarizada cómo la Dominicana con salarios deprimidos y ganancias empresariales descomunales es obvio hacia dónde hay que apuntar, taza cero bien por el Presidente!