Santo Domingo. Rep. Dom. - 01 de Noviembre 2014
Opinión
23 Junio 2013, 04:28 PM, Comentarios
Ante un llamado, buscar refugio
Por DOMINGO PEÑA NINA.

 Como una de las ironías de la historia, la erupción del monte St. Helens (Santa Elena) ocurrió un día antes del aniversario del Día Oscuro acaecido el 19 de mayo de 1780.

El suceso del 19 de mayo de 1980 cubrió de oscuridad el terreno hasta unos 112 kilómetros del volcán, pero en 1780 por motivos diferentes y sin que coincidiera con una erupción volcánica, gran parte de la costa oriental de Norteamérica vio que el día se transformó en noche.

En el Estado de Washington en 1980, la posibilidad de una erupción fue dada a conocer primero por las advertencias de los científicos. Pero otros se burlaron de la idea. “No puede ser”, dijo Donald Mullineaux, del Centro Geológico de los Estados Unidos. “Todavía no” fue la profecía del ecólogo jefe de la agencia.

Adormecidos en una falsa seguridad, y jugando con su suerte, algunos que vivían a la sombra de la montaña se negaron a moverse a pesar de que los altoparlantes rugían urgiendo a los moradores de ese lugar a que salieran.

En República Dominicana no tenemos volcanes, pero sí estamos en el trayecto de los huracanes y año tras año corremos el riesgo de ser afectados por uno o más de ellos. Lo penoso es que no todos asimilan las experiencias vividas previamente y esta actitud conduce a que algunos pierdan la vida, habiéndolo podido evitar con una actitud sensata. ¡Cuántas veces la historia nos ha enseñado que muchas personas mueren simplemente porque rehúsan escuchar las advertencias!

Algún capricho de la naturaleza humana nos mueve a arriesgarnos negándonos a admitir la posibilidad de una catástrofe. Muchos, aun después de que se inician los vientos y las lluvias anormales se arriesgan curioseando frente al mar o manteniéndose en las orillas de ríos, arroyos y cañadas, ignorando las advertencias de los expertos y hasta la evidencia.

 Ya inició en nuestro país la temporada ciclónica. Se ha anunciado que la misma será muy activa y que existe la posibilidad de que un buen número de estos eventos naturales nos afecten.

Ojalá la sensatez se imponga y siempre que algunas zonas corran peligro, los habitantes estén prestos a obedecer los llamados de advertencia de la Defensa Civil y otras instituciones, y dispuestos,  incluso, cuando sea necesario, a desalojar áreas en las que se prevean inundaciones importantes o vientos huracanados muy fuertes. De ese modo, aunque tengamos pérdidas materiales, se conservará lo más valios la vida humana.

  • Compartir en:

Comentarios

Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra:
Más Noticias