Santo Domingo. Rep. Dom. - 22 de Julio 2014
Opinión
7 Junio 2013, 07:35 AM, 1 Comentarios
Sectarismo y exclusión en los gremios
Por RAFAEL A. ESCOTTO

 Una asociación profesional cuya dirección se sustente para su operatividad y desarrollo sobre la base doctrinaria de los partidos políticos, se vuelve no solo sectaria o intolerante a las ideas de los afiliados que no responden a la misma ideología partidaria.  Además, se transforma en exclusionista al segmentarse su membresía. El grupo dominante priva a los demás gremialistas del acceso a la educación, al disfrute de la tecnología de la información, a los sistemas de salud, a la protección social y a todos los derechos que hacen posible una participación social plena de todos sus miembros.

La exclusión política en este caso tiene un componente rechazable caracterizado por la negación de posibilidades al resto de los individuos. Lo conveniente seria que una asociación o colegio profesional favorezca la integración y el bienestar general a aquellos que no gozan de oportunidad de desarrollo o que no logran satisfacer sus necesidades básicas de progresión técnica.

La exclusión se produce cuando la directiva no permite el progreso de todos los integrantes del gremio por un mecanismo directo de discriminación política. Esta clase de omisión, como la que parece estar presente en el Colegio o Asociación de Abogados de Santiago, de manera particular pero no única, está propensa a crear una desarmonización o disonancia que afecta la oportunidad de desarrollo a todos sus miembros.

Es frecuente leer en los medios de comunicación que el candidato (a) de la asociación o del Colegio de Abogados tal es el preferido (a) del partido político tal o cual. El empleo de este mecanismo segregacionista niega la larga tradición que dentro de la psicología científica tiene el aprendizaje asociativo en el ámbito de un gremio. Esta estrategia, la de dejar que sean los partidos políticos y no el gremio internamente el que influya en una elección gremialista, es contrario al llamado aprendizaje asociativo planteado por Rodrigo y Prado en un estudio de investigación realizado (1981-2001) por la Universidad de Barcelona.

Habría de suponer, entonces, que todo gremialista que no sea del partido político de quien dirige la asociación o el colegio podría quedar marginado del desarrollo de la organización. La marginalización es un fenómeno social que tiene como resultado a que una parte importante del gremio profesional quede desprotegido de los beneficios sociales y de los programas de avances educativos que son indispensables para su crecimiento profesional y personal.

Cuando el partido político domina y se superpone a la dirección de una asociación o de un colegio, el sindicato de profesionales tiende a ceder sus objetivos programáticos lógicos para someterse, en cambio, al imperativo o al programa del partido. Ninguna asociación privada que esta manipulada por un liderazgo extraño a su propia matriz doctrinaria ha logrado evolucionar, quedando sus proyectos, por ese efecto negativo, desorientados de su eje o esencia natural de progreso. Es que los partidos políticos desde el poder lo corrompen todo y por esa hendija se filtran los sujetos más perversos, quienes pernean con su pus las estructuras de los gremios profesionales.

En estos casos, se puede notar que solo el grupo que ha claudicado a sus principios gremialistas haconseguido algún bienestar material momentáneo a cambio de traicionar sus propios orígenes. El entreguismo es una acción que supone un mal ejemplo hacia el interés de un gremio, como son los colegios o asociación de abogados, de ingenieros, de profesores, enfermeras o de cualquier otra clase. Existen mecanismos y formulas para reivindicar esta situación de entrega a un partido político, fenómeno que parece existir desde hace algún tiempo en las asociaciones profesionales dominicana.

La administración autonómica tiene como nivel competencial la descentralización de las asociaciones o colegios de abogados de los partidos políticos que tratan de dominarlas para suusufructo político particular, ello así porque estos gremios suponen tener una altura superior al partido. ¿Por qué es así? Porque su interés difiere de los intereses de los partidos en razón a su particular estructuralidad y propósitos.

Lo que convendría, en el caso de que se trata, es que las asociaciones o colegios de abogados en la República Dominicana se pudieran alejar de los partidos políticos para evitar la atomización o fragmentación de su organización. Naturalmente, no se les puede impedir a los miembros del gremio que simpaticen o que participen individualmente en tareas políticas partidarias, pero sin involucrar la agrupación en esos esfuerzos particulares.

Donde existe una variedad de opciones electorales, como en Santiago, para dirigir los destinos de una asociación o colegio de abogados, seria preferible que se eligiera a aquel o aquella candidatura que esta claramente distanciada del dominio de los partidos políticos y preocupada, en cambio, por el bienestar general de sus miembros. Cuando se coloca el gremio bajo la sujeción ideológica y programática de una organización política, no solamente se estaría retardando el progreso de todos sus miembros, peor aun, se estaría abrevando el crecimiento natural de la corporación.

Los partidos políticos han perdido credibilidad en la sociedad dominicana hasta el grado que han llegado a ser considerarados como algo a lo que no se le tiene confianza ni esperanza en lo que pregonan, por lo que las asociaciones y colegios de abogados que se adhieren a estas organizaciones han tenido que cargar con los mismos conflictos y descréditos que afectan internamente a los partidos.

En los gremios de abogados, de manera excepcional, no puede existir la afinidad gremial deseada ni tampoco los desarrollos que la expectativa racionalista ha imaginado alcanzar. Pienso, que las elecciones para elegir un nuevo bufete directivo, principalmente en Santiago, debe cambiar el rumbo adverso que le ha tocado transitar.

Si esas organizaciones continúan bajo el influjo de los partidos políticos dejaran de ser los instrumentos idóneos con que la sociedad cuenta para motorizar su desarrollo y lograr sus conquistas y reivindicaciones. La desilusión o la desesperanza que se percibe en las organizaciones profesionales son tan trastornadoras y frustrantes que las mismas han malogrado el protagonismo que tuvieron algunas. Invito a los gremios profesionales a una reflexión sobre este importante tema en beneficio a que se pueda llegar a conocer por vía de un estudio metodológico las alteraciones y obstrucciones estructurales que le causa la injerencia de los partidos políticos a la actividad propia de los gremios profesionales.

  • Compartir en:

Comentarios

Enviado el 09 de Junio 2013  |  #45784

EL INFINITO


Sigan el chismoteo que mientra tanto estamos siendo invadido por los haitianos! sigan asi que vamos bien!
Para usted publicar un comentario simplemente escríbalo y presione el botón ENVIAR COMENTARIO. Inmediatamente lo verán miles de personas en más de 120 países que regularmente visitan este periódico. ALMOMENTO.NET no revisa la ortografía ni el texto de los comentarios que escriben sus lectores, por lo que no se hace responsable de los conceptos emitidos en los mismos. En caso de violación a las leyes, suministrará al agraviado o a las autoridades el IP de la computadora desde donde fue escrito el comentario en cuestión. Rogamos a nuestros lectores dar buen uso a esta facilidad de libre expresión que ponemos en sus manos.

 
Refrescar Imagen
Escriba la palabra:
Más Noticias