Una verguenza, lo de Nicaragua

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Lo de los Ortega –marido y mujer- es una grosería que rebasa los límites de la racionalidad y la tolerancia. 

El camino tomado hace tiempo, acentuado con la pantomima de  elecciones del domingo pasado, pone la banderilla sobre la nación centroamericana que establece el denominado eje del mal del hemisferio, que completan Venezuela y Cuba, y del cual ‘escaparon’ Ecuador, Bolivia y Argentina. 

Daniel Ortega y su esposa, la señora Murillo, desnudaron su dictadura. Un régimen de fuerza, y por la fuerza, inaceptable en momentos en que el continente enfrenta la pandemia y su subsecuente crisis económica. 

Lo provocado por los Ortega es una verguenza para Nicaragua. Es una verguenza para las luchas, y los luchadores, que contra la dictadura de los Somoza –decapitada el 19 de Julio de 1979- llevara el Frente Sandinista, con Daniel Ortega como uno de los líderes. 

Es una verguenza que otros de la cúpula sandinista, como el intelectual Sergio Ramírez, hayan sido perseguidos, acusados y hasta erradicados de su país por el régimen de los Ortega. Es una verguenza para Centroamérica, una zona que lucha por salir de las crisis económica, social y política. 

Es una verguenza para República Dominicana que Nicaragua conforme parte del Tratado de Libre Comercio de Centroamérica, Estados Unidos y nuestro país.   

De ahí, entonces, la correcta denuncia de ilegítimo–lejos de una intervención en los asuntos internos de otra nación- el proceso electoral del pasado domingo, que expresara el Gobierno dominicano, cónsono en sus posiciones en favor de las libertades y la institucionalidad.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios