Renuncien o que los boten

 

Yo tendría veinte años cuando tuve la suerte de interactuar  diariamente por casi tres años con Juan Bosch, en condición de mandadero suyo, redactor del periódico Vanguardia del Pueblo y locutor del programa radial del PLD, por lo que pude leer la mayoría de los textos originales de sus escritos sobre la construcción del Partido.

El PLD que el maestro plasmó en esos originales no es el mismo de hoy, pero no podía serlo porque  un partido político es un ente vivo, dinámico que  al pretender transformar la realidad económica y social, se transforma a si mismo.

Bosch escribió decenas de cuartillas sobre el perfil ético del miembro del PLD, y fue tan celoso con la integridad de esa condición que estableció recios cedazos o controles para poder alcanzarla, como el primero pasar por un  Comité Patriótico o Popular y después integrar un Círculo de Estudios.

Al PLD se llegaba con la lectura y discusión de los artículos del periódico y con el estudio y unificación de su contenido de 21 folletos escritos por Bosch sobre política, historia, sociología, economía y política internacional, con lo que puede decirse que en términos teóricos, el militante se forjaba como el acero.

Aunque la realidad política, social y económica, han sufrido grandes transformaciones desde 1978, cuando  fue la primera experiencia electoral del PLD, en ningún modo se puede justificar ningún tipo de traspié o retroceso o degradación en el ámbito ideológico.

Sin acercarse demasiado al perfil estalinista,  en el  PLD de Bosch, el Partido estuvo siempre por encima  de los intereses de grupos o individualidades, tanto así que  quienes violaban los Métodos de Trabajo, eran expulsados sin contemplaciones.

El PLD fue un partido de liberación nacional, con una cultura política marxista, pero no leninista, que nunca tuvo claro la forma de acceder al Poder. Creo que  Bosch aspiraba  de nuestro país lo que es hoy Viet Nam, donde la burguesía nacional, proletarios y campesinos emprenden un modelo de Gobierno que asume lo mejor del socialismo y del capitalismo.

Como el dicho aquel de que  el hombre pone y Dios  dispone, la realidad objetiva  determinó en 1996, la  forma de acceder a un poder  que fue siempre limitado, pero  desde el cual se realizaron grandes transformaciones  económicas y sociales.

Lo que resulta imperdonable es que  parte de la dirección y militancia del PLD  hayan renunciado a principios irrenunciables establecido por Juan Bosch, todos relacionados con la lealtad a los principios, honradez, sacrificio, vocación de servir y defender  al pueblo.

El Congreso Norge Botello, con todas sus resoluciones, debe ser el inicio del retorno del PLD a su esencia política y ética primigenia, pero creo que para  alcanzar esa meta se requiere que mucha gente renuncie o sean expulsados de la organización, como lo hubiera hecho el profesor Juan Bosch.

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
14 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios