Grandes decisiones

En el año 1932, accedió a la presidencia de los Estados Unidos de América en medio de la llamada gran depresión, Frankyn Delano Roosevelt. Esta gran nación pasaba por uno de los momentos más tristes de su historia. El desempleo alcanzaba cifras no conocidas hasta entonces y la miseria se extendía por todo el territorio americano. Eran momentos de tomar grandes decisiones, El Presidente Roosevelt no vaciló y tomó las medidas que creyó necesarias para conjurar el peligro de desintegración nacional.Creó un programa de emergencia al cual llamó “The new deal” el nuevo trato, que consistía, entre otras medidas, en dar ayudas, a través de los bancos, a los pequeños productores agrícolas y a los micros empresarios. Comenzó un programa de construcción de hidroeléctricas, escuelas y carreteras en todo el país, como una manera de incentivar la economía y crear empleos en el menor tiempo posible.Con sus altas y bajas y a pesar de la oposición de contrarios y seguidores por igual, el proyecto logró su cometido. Fue tal el empeño del Presidente Roosevelt en asegurase de que su programa siguiera funcionando que se re postuló en el 1936 ganando esas elecciones. Para enriquecerlo y darle continuidad al mismo, se atrevió a romper la costumbre americana, iniciada por George Washington, de solo dos periodos presidenciales consecutivos, volvió a postularse en el 1940 y en el 1944 ganando en ambos certámenes. Para tomar esa determinación, el Presidente Roosevelt puso en una balanza el bienestar de su pueblo y la tácita palabra empeñada por la tradición. Ganó el pueblo. Muchas de las ideas de este excepcional mandatario, a veces chocaban con las posiciones de su propio Partido Demócrata. Esto no era escollo para aplicarlas. Comprobándose más tarde que él tenía la razón. Gracias a su firmeza de criterios y su valor en defender sus convicciones, la segunda guerra mundial encontró a los Estados Unidos de América en una posición privilegiada, tanto, que sin entrar directamente en el conflicto bélico, pudo ofrecer ayuda a los chinos, franceses, ingleses y rusos, surtiéndolos de municiones y armamentos hasta que el ataque japonés a Pearl Harbor, hizo que los Estados Unidos entraran directamente en la guerra. Su condición de paralítico, pues había sido infectado con el virus del polio, nunca se convirtió en una excusa para no elevarse a la altura de las circunstancias en cada momento. Desgraciadamente, el Presidente Roosevelt no logró ver coronado todo su esfuerzo En la tarde del 12 de abril de 1945, cayó inconsciente en su silla de ruedas y fue llevado a su dormitorio. Fue diagnosticado con una hemorragia cerebral masiva. Falleció a las 3:35 p.m. de ese mismo día, en el umbral del término del conflicto mundial. El pueblo americano recuerda al Presidente Franklyn Delano Roosevelt por su coraje y determinación en los momentos estelares de la historia norteamericana. Muchos se han atrevido a decir que su categoría, está al nivel de Abraham Lincoln y George Washington. De hecho, Ha sido el único presidente en la historia de los Estados Unidos de América en ganar cuatro elecciones consecutivas. Nunca vaciló en poner la prosperidad de su pueblo por encima de cualquier otro concepto. Cuando llegaba el momento de tomar las grandes decisiones, aquellas que separan la paja del trigo, no le temblaba el pulso. Esa es la gran diferencia entre un presidente y un Estadista. carlosmccoy@ymail.com

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios