Vencer a Miguel Vargas es impostergable

Después de largos meses exigiendo que se celebre la convención del Partido Revolucionario Dominicano, Hipólito Mejía decide no participar en ella.Cuando las excusas se le acabaron a Miguel Vargas para seguir posponiendo la convención del PRD, Luis Abinader decide participar, pero no en esta sino cuando se vaya a escoger el candidato presidencial.Son las incongruencias de un liderazgo que luce perdido, sin un norte que alcanzar. Qué podrá lograr Hipólito en una Convergencia natimuerta?Y Luis Abinader, si no se siente seguro para participar en la convención actual, qué le devolverá la confianza cuando Miguel Vargas afiance su poder en un partido donde le están dejando la cancha abierta?Hipólito sigue de tumbo en tumbo y Abinader sin mostrar el carácter necesario para tomar decisiones propias. Si Miguel Vargas se ha mantenido en la presidencia del PRD gracias a unas cortes parcializadas, sin poder visitar los locales del partido ante el repudio generalizado de las bases, es inconcebible que cuando por fin la militancia tiene la opción de participar, se les haga replegarse.Si bien es cierto que todo el engranaje que organiza el evento partidario es parte del clan miguelista, no es menos cierto que es en las urnas donde se decide todo. Con delegados en cada mesa electoral que defiendan el voto y que reporten a un centro de cómputos, Miguel no podrá torcer la voluntad de una mayoría abrumadora.Pero Hipólito y Abinader decidieron excluirse y con ello negarle el derecho, al sin dudas sector mayoritario del PRD, de expresarse, de marcar en su boleta el adiós a un traidor que ya ha hecho suficiente daño al partido de José Francisco Peña Gómez. El surgimiento de Guido Gómez Mazara deja, al menos, una esperanza abierta.Su crecimiento y eventual victoria va a depender de que los perredeistas tomen conciencia de que sí se puede y decidan pasarles por encima a líderes que como Hipólito y Abinader no saben interpretar la realidad que se presenta. Hipólito y Abinader no hacen suyo aquello de ver en cada dificultad una oportunidad y en cambio observan en cada oportunidad una dificultad. Los seguidores de estos dirigentes deben dejar el papel de loros, repitiendo lo que estos dicen, solo porque ellos lo dicen. Si se pudo vencer a Balaguer en el año 1978, con todos los factores en contra, excepto la voluntad de cambio del pueblo dominicano, a Miguel Vargas se puede derrotar con la decisión férrea de la militancia perredeista de encauzar el partido por senderos diferentes a este atolladero a donde le ha llevado una camarilla cuyo fin último es negociar sus siglas y su gente. Apoyar a Guido Gómez se hace imprescindible. Vencer a Miguel Vargas… impostergable.No hay forma de perder la batalla si se libra como un solo hombre.La decidida fe en el combate atraerá a los alejados y a los indecisos.La rueda de la historia es indetenible y el que ponga la mano para detenerla, tendrá sus dedos aplastados.

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios