Un microbio que se cree gente

imagen

El miedo y el derecho territorial son posiblemente las dos emociones que más afectan a los seres vivientes de este planeta, dado que hemos venido al mundo, como todos los demás seres vivos, con la misión primaria de conservar la vida. Para muchos médicos e intelectuales, cada vez más, las emociones que no se resuelven de inmediato y se almacenan en el subconsciente, son la causa de todas las enfermedades que padecemos. Esto es, en el origen de cualquier dolencia, está una o varias emociones atrapadas que crean un desbalance energético y químico en el cuerpo, debido a que el cerebro, para quien lo virtual o real es lo mismo, trata de defenderse y esas son las armas que tiene a su alcance. Esto que digo luce sin sentido, cuando hemos tenido tantas experiencias en que con una pastillita o una inyección se curan la mayoría de las enfermedades que padecemos. Unas por control de patógenos por envenenamiento, otras para proveernos de carencias minerales, vitamínicas, hormonales, etc. Hay autores que hablan de que en la creación y mantenimiento de la vida no hay singularidad sino pluralidad, y triunfa aquel organismo que puede hacer la mayor cantidad de alianzas. En nuestro cuerpo actual existen todos los microbios que hay en este mundo. Algunos hablan de que dos terceras partes de nuestro peso son el peso de estos microbios que tenemos, que fueron responsables de nuestra creación y que en maravillosa simbiosis son los que nos mantienen con vida haciendo todas las funciones necesarias de nuestro cuerpo. El genoma nos habla que los humanos tenemos unos 30,000 genes, que de ninguna manera explican todas las funciones de nuestro diario quehacer, que sí se explica con los 300,000 genes que nos proporcionan los microbios que en simbiosis positiva nos permiten vivir. Son seres vivos como nosotros, (excepto los virus que tienen funciones de mensajería y modificación) diminutos, y que por millones hacen una labor silenciosa y efectiva, siguiendo las instrucciones escritas en nuestra cadena de ADN. Alguien se dio el lujo de llamarnos un gran amasijo de microbios que se cree gente. El cerebro es el gran director de esta orquesta de miles de millones de seres microscópicos. En él existen centros específicos que responden y se alteran ante las distintas emociones como las ya señaladas, creando reacciones y órdenes que como pequeños programitas están insertos en nuestro cerebelo, similar en gran medida con los que tiene los demás animales a nuestro alrededor y que podemos observar en ellos. Si no logramos resolver las emociones atrapadas, vamos a desencadenar enfermedades cuyo alivio se puede lograr con medicamentos, tomados a veces por toda la vida, pero cuya sanación definitiva se logra solo cuando éstas se solucionan. En este caso el cerebro, responsable de todo lo que nos pasa, cambia sus órdenes y las enfermedades simplemente desaparecen.

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios