Un extraordinario músico: Mikis Theodorakis

Nacido en Quíos, el 29 de julio de 1925 es compositor e intelectual griego, conocido también por su militancia política, especialmente como opositor a la oprobiosa junta de los coroneles en 1974. Desde su infancia comenzó a componer antes de recibir lecciones de música o saber tocar instrumento alguno. Pasó sus primeros años en varias ciudades griegas de provincia, como Mitilene, Giannina, Cefalonia, Pirgo, Patras y, principalmente, Trípolis. Fue en esta última donde ofrece su primer concierto en un coro que formó cuando apenas había cumplido diecisiete años. También a esa edad empezó su incursión en el mundo de la política. Eran los años terribles de la Segunda Guerra Mundial, y el joven Mikis se unió a la resistencia, primero contra la Italia fascista y luego contra la Alemania nazi, aunque también es cierto que antes había pertenecido a grupos fascistas del régimen de Ioannis Metaxas. Ayudando a familias judías a escapar de las autoridades germanas es detenido y torturado por los italianos en 1943. En 1954 obtiene una beca para completar estudios en Paris, donde se inscribe en el conservatorio y estudia análisis musical bajo la dirección de Olivier Messiaen, y dirección de orquesta con Eugéne Bigot. En ese periodo Théodorakis estudia con intensidad la tradición musical occidental. Compone el ballet Antígona para Ludmila Tcherina, que es representado en el Covent Garden, y también algunas bandas sonoras. En 1957 obtiene el primer premio del Festival de música de Moscú por su Suite no1 para piano y orquesta. Al mismo tiempo escribe diversas piezas sinfónicas y de cámara. Darius Milhaud le propone para el premio de Mejor compositor europeo. En 1960 regresa a Grecia. Su vuelta a la patria no es solo física, sino también artística y espiritual. Este afamado compositor considera completa su formación musical clásica e inicia un periodo que estará enormemente influido por la música tradicional y popular griega, aunque sin desdeñar la importante formación recibida en Francia. La primera obra escrita en este periodo es la versión musical del poema Epitafio, de Yannis Ritsos. Con una música de sólida estructura pero de aliento popular, Theodorakis comienza una verdadera revolución en la escena musical griega: acercar la gran poesía de la Grecia moderna a una inmensa mayoría de público a través de música de genuina raíz popular y de gran calidad artística. Compone decenas de canciones que ponen música a la mejor poesía riega moderna. Funda la Pequeña Orquesta Sinfónica de Atenas, y realiza multitud de conciertos en toda Grecia dando a conocer su obra y gozando de enorme aceptación y popularidad. Pone música a los poemas de los premio Nobel Yorgos Seferis y Odysseas Elytis, que así pasan a ser verdaderamente conocidos y aprendidos de memoria por todo el pueblo griego, teniendo una influencia importantísima en la renovación de la lengua y cultura de la Grecia moderna. En 1963, tras el asesinato de Greagoris Lambrakis funda las Juventudes Lambrakis. Es elegido por primera vez diputado por la alianza de socialistas y comunistas EDA. Ese mismo año compone la música para Zorba el griego, la película de Michalis Cacoyiannis interpretada por Anthony Quinn. El tema principal, conocido como la danza del Syrtaki, se convierte en un éxito internacional y es uno de los más importantes sellos de identidad de Grecia. El 21 de abril de 1967 una junta militar de extrema derecha da un golpe militar y se hace con el poder en Grecia. Theodorakis pasa a la clandestinidad y funda una organización de resistencia contra la dictadura. Los coroneles prohíben incluso la audición de su música, y en agosto del mismo año le capturan y encarcelan durante cinco meses. Tras una larga huelga de hambre es desterrado con su mujer Myrto y sus dos hijos, Margarita y Yorgos, al pueblo de Zatuna, en la Arcadia; posteriormente es recluido en el campo de concentración de Oropos. Durante todo este periodo compone sin descanso canciones contra la Junta. En el extranjero algunos griegos exiliados como Melina Mercouri y María Farandouri reciben estas canciones y las interpretan. Su salud sufre los embates del arresto y las huelgas de hambre. Se produce un movimiento de solidaridad por parte de artistas e intelectuales de todo el mundo como Arthur Miller, Laurence Olivier, Yves Montand, Dmitri Shostakóvich, Leonard Berstein y Harry Belafonte. Finalmente se decide su exilio a Francia, donde llega en abril de 1970, donde tuvimos el honor de conocerlo en un concierto que ofreciera el partido comunista francés, El día de la Humanité”, fiesta anual que ofrece dicho partido, considerada una de las fiestas más grandes de Francia. En el exilio dedica todas sus fuerzas a la lucha contra la dictadura. Recorre diversos países realizando conciertos, charlas y manifestaciones. Sus canciones se convierten en un símbolo de la resistencia contra el fascismo, no sólo en Grecia, sino También en otros lugares como España, Portugal, Palestina, Kurdistán o Irán. Se reúne con políticos e intelectuales como Pablo Neruda, Salvador Allende, Gamal Abdel Nasser, Tito Broz, Francois Mitterrand y Olof Palme. En 1972, durante una gira por Israel, Igal Alon le insta a enviar un mensaje al entonces líder de la OLP Yasser Arafat. En esta época compone algunas de sus obras más significativas, como son la música para la obra poética Canto General de Pablo Neruda o las bandas sonoras de las películas Estado de Sitio de Costa-Gavras y Serpico de Sídney Lumet. En 1974, tras la fallida intervención en Chipre por parte de los coroneles y la caída del régimen fascista, retorna a Grecia. Continúa con sus dos facetas, artística y política. Es elegido en dos ocasiones diputado (1981-1986-1989-1993) y nombrado Ministro en el gobierno de coalición entre centro derecha y comunistas de Constantinos Mitsotakis. En 1983 recibe el Premio Lenin de la paz. Trabaja tenazmente por la mejora de las relaciones entre Grecia y Turquía, dirigiendo en numerosas ocasiones conciertos en varias ciudades turcas. Se pronuncia severamente contra la energía nuclear tras la catástrofe de Chernóbil. En los últimos años ha venido realizando campañas a favor de diversas causas humanitarias y por los derechos humanos, primordialmente a través de conciertos. También ha expresado su oposición a la actuación de la OTAN en la Guerra de Kosovo o la Invasión de Iraq. En 2000 fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz. En 2003 nuestro personaje se vio envuelto en una polémica luego de declarar que “los judíos, carentes de historia, arrogantes y agresivos, son la raíz del mal”, dichos por los que, a pesar de su pasado de salvador de judíos durante la segunda guerra mundial y su composión “The Balad of Mauthausen” que se convirtió en canción nacional en Israel, fue acusado de antisemitismo.

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios