Tope por hogar para el consumo energético subsidiado

imagen
El autor es contador público autorizado. Reside en Miami.

La continua expansión del gasto público neutraliza el retiro del dinero en circulación que se procura en República Dominicana al aumentar las tasas de interés. Por eso le pregunto a los señores economistas: ¿cómo se equilibran esas variables?

Muchos asumen que el gasto público en República Dominicana es alto por los servicios de salud y educación gratuitos. Lo cierto es, sin embargo, que hay otros rubros le cuestan mucho más al Estado. Por ejemplo, los subsidios energéticos que en 2021 se llevaron el 8.8% del presupuesto nacional, igual que el gasto público programado en Educación (4%), Transporte (2%) y Salud (3%).

Ese es el gasto estatal que más creció en República Dominicana en los últimos años y hoy representa tres cuartas partes de todo el déficit fiscal primario del país. En el año 2021, los subsidios a la energía representaron el 2.3% del Producto Interno Bruto (PIB). Si se considera que el déficit primario fue del 3%, entonces es fácil entender por qué reducir este gasto debe considerarse primordial.

Los subsidios a la energía son uno de los principales dolores de cabeza del gobierno dominicano. Pero ¿por qué el Estado gasta tanto en subsidiar la energía? La respuesta: Por la política de subvenciones a gasolina y la electricidad que comenzó a aplicarse hace dos décadas para proteger el bolsillo de los dominicanos después de la crisis de 2001, que devaluó fuertemente el valor del peso quisqueyano y dejó a más de la mitad de la población en la pobreza.

Cuando la economía empezó a repuntar, los gobiernos pasados mantuvieron los subsidios para evitar que un aumento de precios acelerara la inflación y redujera el consumo, clave para la economía del país que depende en un 50% del mercado interno.

Y, en el primer semestre de 2022, el aumento del precio internacional de los combustibles por el conflicto ruso-ucraniano hizo que el gasto en subsidios aumentara en un 116% interanual.

Para atenuar este gasto, el gobierno introdujo a partir de agosto una «segmentación tarifaría» para que la población con mayor poder adquisitivo deje de beneficiarse con los subsidios (que hoy aplican a todos).

Una salida podría ser crear un tope por hogar para el consumo energético subsidiado y anunciar que a partir de fin año, también se segmentará el consumo de agua potable.

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
5 1 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
4 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Johnny SÁNCHEZ Economista
Johnny SÁNCHEZ Economista
2 meses hace
Emmanuel Espinal
Emmanuel Espinal
2 meses hace

Los que pagan la luz pagan además la luz de los que no la pagan.
Durante el primer gobierno de Leonel Fernández se entregaron las tres distribuidoras a tres empresas extranjeras para que las administraran, pero luego en el de Hipólito Mejía se volvió a estatizarlas, lo cual se ha mantenido así, a pesar de haber vuelto Leonel Fernández y el PLD al Gobierno.

Carlos
Carlos
2 meses hace

Excelente analisis.
El establecimiento de una tarifa minima de consumo de Kw/h a los primeros 200 a $0.851. De 201 a 350 a $1.028 y de 351 en adelante a $2.0, seria mas equitativo. El costo promedio mundial del kilowatt es de $0.14. Los hogares no consumen por poder adquisitivo.

Johnny SANCHEZ hijo
Johnny SANCHEZ hijo
Responder a  Carlos
2 meses hace

Pensamos igualmente, ya somos 3, te felicito Carlos