Practiquemos el ostracismo

imagen
EL AUTOR.

Los recientes acontecimientos políticos que resultan ineludibles a la opinión pública son cada día de mayores.

La probidad, se ha convertido en una cualidad inexistente en la política nuestra. Resulta atípico pensar que quien desempeña una función pública lo hará apegado a la moral, integridad y honradez en sus acciones.

El erario no tiene veedores y la dilapidación de recursos sigue en aumento. Sin que hasta la fecha recordemos alguna sanción a quien comete la falta.

La sociedad debe empezar a jugar su rol, y buscar el equilibrio de lo que es correcto y lo que es incorrecto. Debe empezar a practicar el ostracismo.

El ostracismo en la Antigua Grecia, se le conocía como el destierro a que se condenaba a los ciudadanos que se consideraban sospechosos o peligrosos para la soberanía popular, lo que en política se denomina con el título de «persona no grata».

Son muchos los nombres de personajes que a mi entender deberían ser ostraquizados. Pero es algo muy difícil en el sistema político actual. Con los mercenarios intelectuales, la ignorancia mayúscula que nos arropa y una prensa servil que se presta a los peores intereses en contra de la democracia.

Aunque la solución a todos los males que aquejan al país parece estar lejos, no lo está. La sociedad se ha sumergido en una lucha contra la corrupción y la impunidad, y ha definido sus principales actores.

Los mercenarios intelectuales, los mercenarios de los micrófonos, y los mercenarios virtuales siempre van a existir. Es nuestro deber conducirlos al ostracismo.

 

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *