Soluciones a la crisis dominicana (II de II)

imagen
EL AUTOR es mayor general retirado de la Policía y periodista. Reside en Santo Domingo.

“Urge la acción comunitaria para el rescate dominicano, la unión es la fuerza de la comunidad. Todo por la patria.”

Sufrimos una crisis por ausencia de filosofía de vida con pensamientos propositivos y compromiso de patria, pobreza de pensamientos a favor del interés colectivo o bien común con justicia social. El centro de todos los servicios de las instituciones deben ser las personas, y la familia el centro de la sociedad.

Todo proyecto de gobierno para un período de cuatros años debe estar sustentado mínimamente en el compromiso de conocimiento, cumplimiento, aplicación y defensa irrestricta de la Constitución y las leyes que deben sustentar el orden social, el estado de derecho y las libertades democráticas plenas.

El pueblo consciente de manera firme y con compromiso de patria debe unirse para impedir que ese principal plan y guía de desarrollo que es la Constitución sea constantemente deshonrado y agraviado por intereses egoístas que dañan a las mayorías, robándoles sueños y oportunidades de medrar en igualdad de condiciones.

Los diversos gobiernos han mostrado y promovido libertad de manera superficial, pero en el fondo son esclavistas y trabajan para el esclavismo, usando los privilegios y el monopolio de la fuerza para abusar y explotar a los más débiles y vulnerables.

Varios estudios nacionales e internacionales muestran a la mayoría de la población en crisis social permanente, la cual se desprende de la irresponsabilidad e ineficiencia  del sistema de justicia que mantiene un reinando, la corrupción y la impunidad, que consecuentemente sustentan los grandes males que acosan a toda la sociedad.

Las excepciones, que siempre las hay, sufren de otra crisis en ética y moral o antivalores y corresponde a los altos funcionarios asociados a la oligarquía, quienes protagonizan la corrupción, las mafias y los crímenes. “Los grupos de poder lo quieren todo. Privatizan los beneficios y socializan los problemas financieros para que los paguen los trabajadores que ellos explotan y excluyen de las ganancias.”

Es tiempo de redireccionar el Estado, es tiempo de rescatar nuestro país y reivindicar a nuestros patricios Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella y a los demás héroes que ofrendaron la vida por la patria y que hoy se revuelcan en la tumba por la sumisión ante los organismos internacionales.

Dentro de ese lineamiento de orden deben garantizarse las oportunidades de prosperidad en condiciones de igualdad natural a todos los habitantes de la República Dominicana, incluyendo de manera especial la creación de las condiciones adecuadas para el cumplimiento de los deseos y sueños de cada talento, aptitud y capacidad técnica anhelada y probada de cada persona. Servicio militar obligatorio para todos los estudiantes y luego, como servicio voluntario profesional, seis meses antes de la carrera y seis meses después de graduarse.

Una planificación prospectiva de todos los recursos humanos naturales, materiales y financieros; una auditoría general con todos los activos y pasivos del país claramente detallados. Luego, hacer una distribución equitativa con racionalidad y responsabilidad de todos los recursos del presupuesto del año para garantizar servicios básicos de calidad, todo esto con el objetivo de que la población disfrute calidad de vida y la dignidad que merece.

Independientemente de los avances tecnológicos, de las grandes edificaciones y estructuras físicas modernas, entendemos que no hemos medrado en lo humano ni en la calidad de vida ni en la calidad de los servicios públicos, debido a la apatía y dejadez de los ciudadanos conscientes, y como dice Platón, hemos dejado a los peores hombres participar en la política; y de ahí que estamos gobernados por ese tipo de personas perversas.

Es tiempo de que salga al ruedo político alguien de las entrañas del pueblo con reconocidos valores éticos y morales y elevado sentido de justicia. Nuestra nación surgió con un lema único en el mundo: Dios, Patria y Libertad, pero los políticos tradicionales traicionan a Dios, traicionan a la patria y traicionan la libertad.

En el país los electores no valoran ni se interesan en las propuestas o proyectos de nación que presentan los políticos y partidos, erróneamente buscan y desean un mesías o salvador. Por lo que urge un verdadero líder responsable que se erija con un perfil de integridad, probidad, honestidad, valentía, experiencia de Estado, compromiso de amor al prójimo, vocación de servicio, patriotismo, confiable, institucionalista, accesible, humilde, caballero, solidario, empático, con sensibilidad humana, con carácter para respetar y hacer respetar la Constitución, las leyes, las libertades, los derechos de la fauna y flora;  visionario, prospectivo, actualizado y de mente abierta a los milenios.

*El autor es mayor general retirado PN, periodista, activista social, miembro fundador y vocero de la Asociación de Policías y Militares Activos y Jubilados Dominicanos, APODOM, Pro Dignidad y Derechos. Incluye a todos los veteranos.

of-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *