Salud, alimentos y negocios

imagen
EL AUTOR es político. Reside en Santo Domingo.

Las élites del poder y sus tecnócratas se ufanan de haber logrado la soberanía alimentaria de esta nación. Pero obvian que muchos alimentos presentados como producidos aquí,   son “ensamblados” y dependen parcialmente de insumos traídos de fuera: semillas, abonos, insecticidas, pesticidas, hormonas, medicamentos, envases, procedimientos genéticos, equipos, cereales, levaduras, técnicas de enlatados, sazones, tortas para aceites, conservantes…

Sucede así en las denominadas “comidas basuras”, jugos, refrescos, leches, crianza de animales, plantaciones agrícolas, harinas, fábricas de enlatados, embutidos… y, en general, en la producción de muchos alimentos etiquetados como marca país.

A consecuencia del modelo capitalista global  de producción, apropiación y consumo, una alimentación sin soberanía tiene además una alta dosis de contaminación tóxica, generación de enfermedades, empobrecimiento de gran parte del pueblo y accesos desiguales a la alimentación;  que a su vez asume las características de tragedia humana.

Si bien la medicina capitalistas, con sus empresas privadas, convierte las enfermedades en negocios altamente lucrativos, la  adulteración de los alimentos por el empleo de agroquímicos, materiales contaminantes, y procedimientos genéticos y biológicos inadecuados, multiplica las enfermedades y los enfermos.

Corporaciones como Monsanto ha llevado esas prácticas a niveles criminales, mientras las ARS y AFP privadas representan la estafa y el parasitismo disfrazado de seguridad social.

Esto empalma con las corporaciones privadas productoras de muchos medicamentos, procedimientos diagnósticos y de curación, que si bien controlan enfermedades, provocan  otros daños a la salud humana que potencian el mercado de sus empresas de producción, servicios y distribución.

Son medicamentos y procedimientos que incluso frecuentemente prolongan la vida sin superar las enfermedades tratadas; afectando de paso, por sus llamados “efectos secundarios”, otros órganos.

Un gran número de empresas capitalistas relacionadas con la investigación, producción, comercialización y servicios de alimentos y salud dominan el sistema y se rigen por las leyes de las grandes ganancias, la  acumulación y expansión del capital.

Esos negocios entrelazados colocan a muchos seres humanos como “enfermos crónicos”, dependientes de fármacos para toda la vida y clientes permanentes de sus empresas; abriéndole cancha al afán desmedido de lucro, mediante extorsiones, engaños y malas prácticas médicas.

Salud y buena alimentación son derechos vitales, negados en mayor escala por diferentes variantes privatizadoras de un neoliberalismo brutal, que nos convierte en gran medida en clientes muy mal tratados. ¡Urgen transformaciones profundas en ambas vertientes!

 jpm-am 

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
4 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Luis De New York
Luis De New York
2 meses hace

Narciso. Muy buen articulo, un articulo muy educativo y aceptado por aquel que piensa en el ser humano. Como un ser humano, que a pesar de su edad nos dejo a destiempo, alguien que se pude mencionar por su nombre sin decir apellido, porque las generaciones solo paren uno similar. FIDEL

Arturo Morató B.
Arturo Morató B.
2 meses hace

(3) aborda el tema con perversa intención- sobre Las Clarias en Cuba, un pez altamente tóxico, depredador del ambiente y muy contaminante, que Fidel Castro Ruz introdujo en la isla para que el cubano, al no comer carne, se alimentara con esa basura del mar que se mueve fuera del agua, comen de todo y se reproduces en aguas negras, sucias y pestilente? Ver información: https://diariodecuba.com/cuba/1617096758_29972.html#:~:text=La%20claria%2C%20u

Arturo Morató B.
Arturo Morató B.
2 meses hace

(2) Aquí lo leemos escribiendo sobre «la salud y los alimentos» en las naciones que no son análogas a su perversa ideología. Sin embargo, él piensa que estamos en la década de los 60-70 en donde la propaganda marxista hacía estragos en la gente, cosa que hoy en día y, ante las evidencias de los fracasos socialistas, lo dejan muy mal parado. Me pregunto: ¿por qué él no escribe -ya que (sigue)

Arturo Morató B.
Arturo Morató B.
2 meses hace

No solo la mente de este dinosaurio comunista no ha evolucionado, sino la de casi todos los acólitos del comunismo como doctrina política ya decadente y obsoleta. Por eso, sostengo que individuos como este lumpen nacional viven en un permanente surrealismo político, negando al mismo tiempo, la realidad que los golpea a cada instante en sus anacrónicas y desfasadas ideas. (sigue)