Presidente Obama vuelve a Fort Hood, Texas, por matanza

imagen

Washington, 9 abr (PL) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, volvió este miércoles a la base militar de Fort Hood, Texas, con el mismo objetivo que hace cuatro años, rendir tributo a las víctimas de un tiroteo.
En esta ocasión el mandatario, acompañado de su esposa Michelle, llegó a la instalación donde una masacre hace una semana ocasionó 16 heridos y cuatro muertos, incluido el atacante, un soldado de 35 años de origen puertorriqueño identificado como Iván López, quien se suicidó.
La primera vez que Obama estuvo en Fort Hood fue por la matanza atribuida a un mayor del Ejército en noviembre de 2009, en la cual 13 personas perdieron la vida y otras 32 resultaron lesionadas.
«Hoy en día cuatro soldados estadounidenses se han ido. Cuatro familias del ejército están devastadas», dijo Obama desde el mismo lugar donde recordó a los fallecidos en 2009.
Es triste para un Presidente que ha tenido que ofrecer tantas palabras de consuelo por similar razón en muchas ocasiones, advierten medios digitales de prensa.
El tema de la violencia con armas de fuego escaló en este país a niveles insospechados, al punto que el propio Obama la calificó de epidemia nacional y pidió evitar que los tiroteos sean una rutina.
De acuerdo con datos oficiales, el índice de muertes por armas de fuego en Estados Unidos es 10 veces superior a cualquier otro país desarrollado.
Sin embargo, a los empeños políticos para el control de tales artefactos se opone la poderosa influencia de la Asociación Nacional del Rifle.
En los últimos tiempos, la sociedad estadounidense ha sido conmocionada por matanzas como la de Tucson (Arizona, 2011, seis muertes), la de un cine de Aurora (Colorado, 2012, 12 fallecidos) y el asesinato de una veintena de niños de primaria en diciembre de 2012 en Newtown, Connecticut.
También en septiembre del año pasado, Aaron Alexis, un contratista de la Armada de 34 años de edad, accedió a una base de la marina en Washington y masacró a 12 personas antes de ser abatido por la policía. Según se informó después, Alexis tenía desórdenes psíquicos.
El lunes Daniel Christoph Yealu, de 29 años, agredió una estación policial en California, con saldo de un agente herido.
Cuando se iniciaron las investigaciones, Yealu tenía en su automóvil una escopeta, un rifle de precisión calibre .233, dos ametralladoras y un rifle de asalto AK-47 modificado.
Este miércoles Obama tuvo que lamentar públicamente un nuevo incidente asociado a la violencia, tras el apuñalamiento de 19 alumnos y un custodio de una escuela secundaria de Pensilvania, por un adolescente del centro.
jf/dfm
PL-261
2014-04-09T18:18:02

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios