PRD: padrón, purga o qué?

¿Disponía el PRD de un padrón de afiliados registrados, creíble, no inflado? Todo el mundo sabe que no. El presidente del PRD no tenía otra opción que no sea seguir el proceso de modernización, de transparencia al que ha abocado a la organización. Para adecuar al PRD a los nuevos tiempos, además de la disciplina necesaria, del respeto a sus estatutos y principios, era obligatorio, era un deber transparentar el tema de la afiliación y datos de militantes. El PRD es un partido de masas, de grandes simpatías, donde más se refleja esa grandeza de la organización es en los procesos electorales, siendo según los datos últimos el partido número uno de partido a partido. O sea, el que más voto sacó en el proceso electoral pasado. Pero no todos los que votan por el PRD son miembros, no es verdad que el partido blanco poseía un matricula de un millón y tanto de inscrito, el PRD no ha sido un partido de miembros, si ha sido y es un partido de ciudadanos libres, que atreves del las urnas, no como miembros, voluntariamente deciden participar para contribuir a la democracia. Quien ha dicho que el transparentar el padrón debilita, no, todo lo contrario, le hace más fuerte el tener un padrón mas actualizado…y verídico, donde sus inscrito no estén afiliado a ningún otro partido o movimiento político. Ahora, cuenta el PRD con un padrón donde estan sus militantes y dirigentes comprometidos a participar de forma permanente y disciplinada en la realización de los objetivos de la organización, adquiriendo derechos y obligaciones con el partido. Organizarse, disciplinarse y educarse para la realización de los grandes cambios políticos que está llamado a realizar el PRD, y que es una deuda que pende sobre sus hombres. El costo político temporal que tendrá que pagar Miguel Vargas, de disminución de su liderazgo y arraigo, será muy fuerte, porque atreverse a impulsar estos cambios partidarios, esta mutación necesaria, esta adecuación al PRD a los nuevos tiempos, es muy fuerte. Y él lo sabe, pero sabe también que el resultado para la democracia, para el partido y para el mismo es de gran trascendencia, y es una decisión que solo asumen los hombres y mujeres que piensan en la historia, más que en sí mismo. El presidente del PRD desde que decidió tomar las lides de su partido, se comprometió con la transparencia, la disciplina y la modernización de esa organización, sin importar el costo, porque él es sabedor que la sociedad dominicana ya no aguanta más quehacer político divorciado de su realidad y preñada de vandalismo e indisciplina. Esa será una tarea pendiente de los demás partidos políticos, y muy fundamental el deber de transparentar el tema de la afiliación y base de datos de sus militantes. Pero además, esto ayuda a transparentar la labor de vigilancia hacia el partido y abonar la rendición de cuentas. Miguel Vargas ha colocado al PRD en el cumplimiento de su agenda modernizadora. Y en esa agenda es prioridad la puesta al día de la organización en las tendencias de las democracias modernas, que tiene que ser seguida con la exigencia de la necesaria reforma política, la Ley de Partidos Políticos, etc. Estas tareas que está desarrollando el PRD no han sido fáciles, porque producto de las dificultades disciplinarias al interior del partido ha sido necesario recurrir a los tribunales de disciplina, lo que ha retrasados decisiones transcendentales del partido blanco. El PRD está en un proceso de mejoramiento, de cambio, de disciplina, mejorar su institucionalidad, su democracia y transparencia, así enfrenta lo que se ha convertido en una característica medular, no solo del PRD, sino de todos los partidos: la informalidad. Debe ahora el PRD abocarse a preparar a su más de medio millón de afiliados, de militantes y dirigentes reales, para que las masas, el pueblo, que en las votaciones le dan la primacía por encima de los demás partidos políticos, lo vea creíble, y estén a los ojos de la ciudadanía no como burocratizados, sino como partido moderno que asegura identidades colectivas, sin recelo y desconfianza. Todos los partidos políticos en nuestro país tienen que abocarse a seguir el proceso de cambio y modernización que vive hoy el PRD, porque si bien es cierto que los partidos mayoritarios siguen cumpliendo un rol fundamental a la hora de encauzar la voluntad ciudadana en los escenarios electorales, no menos cierto es que hay señales que podrían cambiar ese panorama , experiencia parecidas han tenido lugar en el continente en donde figuras, lideres mesiánicos o populares remplazan la representación política de los ciudadanos. ¡Ojo con eso! www.frontera25.com

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
54 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios