Parque Valle Nuevo y vigilancia

imagen
EL AUTOR es Master en Gestión y Políticas Públicas. Reside en Santo Domingo

El Parque Valle Nuevo es una de las reservas forestales más importante de la República Dominicana por poseer una especial capa boscosa, árboles de ébano verde, variedades de pinos y malezas que adornan su entorno acompañado con una temperatura muy agradable que va desde 20 grados Celsius hasta un mínimo de 5 grados bajo cero y de nacen más 5 ríos y más de veinte fuentes acuíferas que dan vida a gran parte de la gente de la república dominicana. En la actualidad está siendo visitada por muchos turistas nacionales y unos pocos extranjeros que caminan sin control por las entrañas del parque, porque se necesita de mayores puntos de control y una vigilancia más activa. En este Valle existen grandes secretos y deben ser cuidados por el estado.

El Parque Nacional Juan Bautista P. Rancier, también conocido como Parque Valle Nuevo, a un lado de las montañas queda ubicado Constanza y al otro la queda ubicada la provincia San José de Ocoa es uno de los sitios con mayor potencial para el desarrollo del ecoturismo o turismo de montaña en República Dominicana, en por la riqueza y variedad de su biodiversidad y belleza natural. Consiste en una serie de valles montañosos de los cuales fluyen varios ríos en el territorio dominicano.

Los principales ríos, arroyos y fuentes acuíferas que nacen del vientre de este ecosistemas de montaña de Valle Nuevo, muchos la han denominado la madre de todas las aguas, donde nacen los ríos, como el afluente del Yaque del Sur, río Nizao, río Yuna, río Las Cuevas, rio Grande, Ocoa, Banilejo, Tireo y río Blanco; los Arroyos el Pino, los Hinojos, el Convento, la Vaca, Miguel Martin, Rancho Tomás, Los Cimarrones, Frío, Piedra, Brazo Izquierdo, La Norita, Bonito, Quita Sueño, La Nuez, Azulito, El Colorado, Arroyon, Copey, Madre Vieja, el gallo, entre otros.

Estuve de visita la semana pasada y pude observar que mucha gente se desplaza sin ningún control sobre esa importante área protegida. El recorrido que hice acompañado por tres estudiantes fue con el propósito de recabar datos para la elaboración de una tesis de grado, sobre el tema «Medidas de Control para Detectar los Incendios Forestales», sus causas y la forma de mitigarlos de manera oportuna y efectiva para evitar que se propaguen esos fenómenos que dañen tan importantes recursos naturales.

Esta vez tuvimos la oportunidad de irnos por la autopista Duarte, entrando por Bonao rumbo al municipio de Constanza, provincia La Vega, luego de cruzar toda esas montañas se llega finalmente al centro del pueblo,  gira a la izquierda y en no menos de 1,500 metros inicia el recorrido por la montaña durante unos 25 kilómetros hasta llegar al primer punto de control de incendio, ubicado a más de dos mil metros sobre el nivel del mar. Allí está ubicada la torre de detección de incendios, sin tecnología y a puros ojos puedes visualizar el pico Duarte, la presa de Valdesia, las partes más vulnerables del parque y áreas aledañas.

Una vez allí, subimos al pico de la montaña y llegamos antes de quedarnos sin aliento. Hecho la observación y ubicación del lugar,  descansamos una hora, luego procedimos a regresar por la carretera o camino vecinal que nos llevó de regreso a la provincia San José de Ocoa. Es la parte más peligrosa del parque, porque la carretera va bordeando las lomas, por altos precipicios que no son aptos para ningún vehículo; a cada momento te acecha el peligro. El trayecto se recorre en dos horas. Esta es la parte más preservada del parque, con sus grandes Pinares y Ébanos Verde, una vegetación de helechos y a ambos lados enjambres de flores. La parte más hermosa es cuando llega al monumento La Pirámide, donde las nubes chocan con las montañas y una temperatura a 14 grados. El recorrido es una tortura pero vale recorrerlo.

El parque tiene una superficie de 910 kilómetros cuadrados, perteneciendo principalmente a la provincia de La Vega, pero también a la provincia de Monseñor Nouel, San José de Ocoa y Azua. Se encuentra a unos 15 kilómetros de la ciudad de Constanza. En esta área protegida se han reportado 66 especies de aves, 48 especies de mariposas, 29 especies de reptiles, 17 de anfibios y varias especies de mamíferos. También hubo 531 especies de plantas, divididas en 103 familias y 347 géneros. Unas 138 de estas especies son endémicas de la isla Hispaniola.

Observamos que el lado del parque que queda por Constanza está muy deforestada y se nota la aceleración del cambio climático, pues aparentemente está someta a una gran explotación de sus recursos naturales y si no se le pone mayor atención, estaría muy cerca de convertirse en ruinas y entonces toda el agua que produce esas gigantescas lomas, quedaría en el olvido y las consecuencias serían imprevisibles para la vida del hombre en esas comunidades, que abarcaría grandes poblaciones del lado Sur-Suroeste y Norte-Noreste.

¡SALVEMOS AL PARQUE VALLE NUEVO!

of-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
yomismo
yomismo
2 meses hace

Dejas entrever que es un problema que el público visitante recorra libremente el parque. No argumentas nada en ese sentido. Me sorprende que plantees secretos, en pleno s21 y no lo explicas.

Tengo entendido que en otros países y otros parques naturales no existe restricción alguna. Son parques inmensos.

No veo y no explicas cual es realmente el problema.

Prácticamente es un poema, dejaste el artículo cojo.