OPINION: Revisemos Nafta y Dr/Cafta

 

 

Las zonas francas dominicanas, sostienen que les ha resultado beneficioso el DRCAFTA, los ha obligado a diversificar y elevar la calidad de nuestra oferta exportable, pero en el caso específico del importante sector agropecuario nacional, eje fundamental del que dependen la Seguridad y Soberanía Alimentaria del país resulta en extremo oneroso y constituye una seria amenaza de potencial desaparición.

Los fuertes subsidios que otorgan los Estados Unidos y la Unión Europea a sus productores agrícolas y ganaderos constituyen una competencia desleal para los nuestros, que carentes de tales beneficios corren riesgo de ir a la ruina en la medida en que los artículos de procedencia estadounidense puedan entrar al mercado nacional libre de aranceles.

El hecho de que el gobierno norteamericano subsidie su producción agropecuaria con casi 100 mil millones de dólares anuales constituye una brecha insalvable para nuestros cosecheros y ganaderos, por más que estos se esfuercen y aun cuando dispongan de tecnología avanzada. Ese enorme subsidio marca una diferencia sencillamente abrumadora.

De ahí, que ayer distintas asociaciones de arroceros, que representan el principal cultivo nacional, de empleo de mano de obra y de aporte al PIB y hoy las que agrupan respectivamente a los porcicultores y los avicultores, quieren una revisión del tratado.

Hemos acumulando miles de millones de dólares de déficit en contra de nuestra balanza comercial y no le quitamos empleos a empresas americanas, es más las dejamos entrar y competir en mercado local.

Leonel e Hipólito se equivocaron, creyendo que DRCAFTA iba a mejorar calidad y precios de insumos básicos, lo que ha hecho es triplicar las importaciones desde EUA y achicar al productor nativo a tamaño de enano.

Pero la revolución de la información estará liberando al individuo como nunca antes.     La creatividad será también liberada de su prisión, libre de la opresión de los gobiernos y de los problemas que provoca el prejuicio étnico y racial.

En esta nueva era de la información, nadie que sea realmente capaz, podrá ser limitado por las enfermizas opiniones de otros.

Compramos al mejor postor.

Para aquellos que comulgan con la ambición positiva y el éxito, la era de la información los proveerá con innumerables retos y oportunidades.

Esta nueva organización de la sociedad, será identificada por el triunfo de la autonomía individual, y la verdadera ecualización de esas oportunidades basado en mérito, originando grandes recompensas a ese mérito y esa gran autonomía individual. Esto provocará individuos mucho más responsables por sí mismos, que aquellos que se acostumbraron a ceder su independencia ante los gobiernos intrusos, colonialistas, en otras eras de

La gente se sorprenderá cuando se dé cuenta de la autonomía que ese hombre independiente ejercerá sobre el otrora vetado territorio de las Naciones-Estado, a través de los liberados mecanismos de mercado. Las Naciones-Estado en estos momentos enfrentan la bancarrota y la rápida erosión de su autoridad. Aun de presencia impresionante, el único poder que habrán retenido será el destruir, más nunca más comandar.

Fijar un impuesto del 20 % sobre todas las importaciones procedentes de México y DRCAFTA para costear el muro y los trampolines de la droga, en países caribeños, es una decisión ya tomada por Trump y cambiará reglas de juego.

No obstante, ese impuesto no se puede aplicar de forma inmediata, revisemos todo, Cafta, Nafta y demás yerbas, y que nadie le compre a EUA a ver si el gas pela, compremos a China, Corea y Europa.

¿Y si todos los países ponen barreras y se tranca el juego, entonces que lograstes con eso Trump?

Tus misiles intercontinentales, tus enormes portaviones, serán ya solamente viejos artefactos tan imponentes e inservibles, como el caballo de guerra en la era del feudalismo.

El nuevo paradigma de mercado, presupondrá que los resultados serán mejor regulados premiando aquellos que sean deseables, abandonando los indeseables. Ser pobre es indeseable, y ser exitoso es deseable. Por eso habrá incentivos para la creación de riqueza y para convencer a la gente que, en este nuevo esquema, todos tendrán la oportunidad de ser exitosos y hacer fortuna, sin mendigar al gobierno.

Y el juez más justo en el estadio, será el mismo mercado premiando o castigando conductas y resultados.

JPM

¡Comparte esta noticia!
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios