OPINION: Los premios diáspora

imagen
EL AUTOR es un ex cónsul de Haití, ministro de la Iglesia Episcopal. Reside en Santo Domingo.

El pasado día 26 de marzo de 2014, en una noche cultural y artística, fue realizada la segunda edición de los “Premios Diáspora” en el salón La Fiesta del hotel Jaragua, creados por la Fundación Zile para contribuir a la construcción de nuevas relaciones entre haitianos y dominicanos.
La iniciativa parte de la realidad de una cohabitación en un mismo espacio insular de dos países independientes con un pasado histórico difícil, el cual hoy día ambos están llamados a superar.
Un caminar juntos que debe comenzar por tumbar las barreras que sectores en ambos lados de la isla, al descontextualizar acontecimientos del pasado, tratan de mantener entre los dos pueblos.
Felizmente, muchos dominicanos y haitianos se dedican a promover una nueva visión por el compartir binacional, haciendo así grandes aportes por el fortalecimiento de los lazos dominico-haitianos o haitiano-dominicanos.
En ese marco y con el fin de promover la más amplia expansión de iniciativas loables a favor de la paz insular los “Premios Diáspora” tienen el propósito de destacar, entre otros, lo positivo de la presencia de los inmigrantes en cada lado de la isla, sean dominicanos en Haití o haitianos en República Dominicana. Y los dos grupos en el mundo.
Doce categorías han sido retenidas para la premiación. Desde “El dominicano destacado en Haití” hasta la categoría de acción comunitaria que premia al trabajo de una ONG, existe el interés de reconocer, valorizar y agradecer la acción permanente de quienes obran por la solidaridad y la buena vecindad entre habitantes de la isla.
Ha sido un poco difícil para el jurado tomar algunas decisiones sobre las candidaturas. Es una buena cosa. Es para darse cuenta que sin traición ni fusión legiones de dominicanos y haitianos viviendo como inmigrantes en el territorio vecino han escogido la hermandad como forma de vida.
Los galardonados este año son: Jacobo Lama, dominicano residente en Haití, casado con una dama haitiana desde 1973; el joven actor de cine James Saintil, protagonista de la película “Cristo Rey”; el pastor Pierre Philippe, de la Iglesia Cristiana Reformada y antiguo director de la Liga Bíblica Dominicana, de origen haitiano; y el periodista senior Juan Bolívar Díaz.
También, la militante haitiana de derechos humanos Colette Lespinasse; el empresario canado-haitiano Roosevelt Jean François, propietario de Capital Coach Line; la ONG Servicio Social de Iglesias Dominicanas (SSID) con varios proyectos en los bateyes; y el regidor domínico-haitiano en San Pedro de Macorís Antonio Pol Emile.
Asimismo, el artista plástico haitiano casado con una dominicana Jean Robert Ambroise; el afamado actor haitiano en Hollywood Jimmy Jean Louis; el sacerdote católico Julio Acosta, fundador de Casa del Caribe. En tanto que el popular cantante y músico haitiano (casado con una dominicana) Félix Cumbé se llevo “El Gran Premio del Orgullo Quisqueyano”. El mismo le fue entregado por el embajador haitiano Fritz Cineas, acompañado del presidente del Comité de Coordinación, Arturo Gousse.
Mientras, Gonzalo Vargas Llosa, representante del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) en la República Dominicana, y Juliana Deguis Pierre recibieron un reconocimiento especial.
Uno de los aspectos positivos fue la implicación de entidades oficiales e internacionales, como también del empresariado binacional. Hay que citar: Embajada de Haití, ACNUR, Consorcio Azucarero CentraL (que opera el ingenio Barahona), Sunrise Airways y CEDESO.
Los Premios Diáspora son un evento muy innovador de soporte a los esfuerzos oficiales, eclesiales, empresariales y de la sociedad civil por la convivencia pacífica insular.

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios