OPINION: La victoria de Trump

La sorpresiva victoria del aspirante a la presidencia de los EEUU Donald Trump en contra de todos los pronósticos, es un hecho que ha conmovido al mundo, creando una ola de incertidumbre que recorre todo el planeta. En su campaña se caracterizó por sus discursos antiinmigrantes y xenofóbicos, la promesa de prohibir el ingreso de los musulmanes y la construcción de un muro en la frontera pagado por México.

 

Muchas gentes se preguntan ¿Como un personaje con un discurso amenazante, de un temperamento intempestivo, cargado de prejuicios, acusado de acoso sexual y de mentiroso, le haya ganado las elecciones a Hilary Clinton, una mujer con una vasta experiencia política, ex primera dama, ex senadora y ex secretaria de Estado?

 

Las respuestas a estas preguntas podemos encontrarla en los temas de campaña. Primero, en lo que respecta a la política internacional. Por un lado, Trump hablaba de establecer relaciones comerciales y armoniosas con Putin, lo que sería un paso inteligente para lograr la paz mundial y detener la carrera armamentista, que obliga a las potencias a incurrir en excesivos gastos militares. Por el otro lado, Hilary prefería hablar de confrontación, calificando a Moscú como «la vanguardia mundial del racismo, de la intolerancia y de la misoginia”. No comprendía, que la gente está cansada de guerras y prefiere a alguien que intente promover la paz. Aunque la paz no les convenga a las grandes empresas productoras de armas. Pero Ella prefirió alinearse con ese diabólico poder.

 

La prestigiosa escritora de política europea y estadounidense, Diana Johnston  escribió un libro titulado: “La Reyna del Caos en el cual destaca, que Hilary Clinton fue responsable en gran parte de la guerra que hundió a Libia en el caos, un caos que llega hasta el resto de África e incluso a Europa».

 

Otra actitud, contraproducente fue su posición en favor del aborto en cualquier etapa del parto, sin tomar en cuenta a los setenta millones de católicos que hay en los EEUU, quienes defienden el derecho a la vida y se oponen a esta práctica, esto fue otro ingrediente que contribuyó con su derrota. Pues Donald Trump, aprovechó la oportunidad para acusarla de estar de acuerdo con permitir que se arranque del vientre de la madre a un bebe de nueve meses. Y es que, la señora Clinton estaba comprometida con Parenthood, la empresa abortista más importante de los Estados Unidos y el mundo, la cual apoyo financieramente su campaña.

 

Otro factor decisivo, fue que los votantes miraron a Hilary como la continuidad de un sistema que ha hundido a la economía, incrementando el desempleo causado principalmente por la salida de muchas empresas estadounidenses hacia otros países, que ofrecen manos de obra más baratas. Una situación, que aprovechó el magnate para prometer que obligarías a las empresas estadounidenses en el extranjero a regresar.

 

Pero el golpe mortal que derribó definitivamente sus aspiraciones, fue la reapertura del caso de los correos electrónicos por parte del FBI, un hecho que debe ser analizado, ya que es difícil de comprender, las razones por la cual a tan poco días para las votaciones el director de dicho organismo trajera sobre el tapete este tema. Esto demuestra, que hay una corriente que se mueve en contra del Establishment, el poder económico detrás del trono, que pretendía posesionar a Hilary en la Casa Blanca para continuar aumentando las riquezas de sus miembros a costa de seguir hundiendo a las grandes mayorías en la pobreza.

 

Y es que, por todas partes se escucha el eco del grito desgarrador de los millones de hombres, mujeres y niños que mueren cada año por hambre y enfermedades que podrían ser curadas. Este clamor está rasgando los esteres del espacio y llamando a los hombres y mujeres de buena voluntad a que despierten y comprendan que el futuro de la humanidad está en juego y de no hacer nada seremos extinguidos por una hecatombe nuclear.

 

Con respecto al muro, pienso que esto fue una promesa para atraer los votos de todos aquellos que les temen al crecimiento hispano. Igual que la promesa de prohibir la entrada de los musulmanes, de lo cual ya se ha retratado. Tampoco pienso que habrá deportaciones masivas de ilegales. No debemos preocuparnos por la política antiinmigrante El problema de la migración es mundial. De la única forma en que el nuevo presidente de los EEUU, puede contener la inmigración, es persiguiendo y disminuyendo a su mínima expresión la corrupción administrativa que ha devastados a nuestras economías. Quiero aclarar que el nuevo presidente no es santo de mi devoción, sus ofensas en contra de los hispanos me llevan a repudiarlo, pero como una persona que aboga por un cambio profundo en el mundo, me siento atraído por todo lo que pueda impulsar ese cambio. Nada de lo nuevo que pueda venir podrá ser peor de lo que ya tenemos.

 

En el caso dominicano, sabemos que los Clinton siempre han estado del lado de Haití y en contra del pueblo dominicano, pues tienen inversiones en esa tierra. La política antiinmigrante del nuevo inquilino de la Casa Blanca puede desactivar las intenciones de algunas potencias para que carguemos con un país, que ha sido saqueado por sus propios líderes políticos. En este nuevo escenario cabe recordar la famosa frase de Balaguer: la Republica Dominicana es un país rico pobremente administrado.

jpm

Compártelo en tus redes:
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios