Gómez Días (Telemicro), romo y cultura pal’ pueblo

imagen
EL AUTOR es escritor y político. Reside en Nueva York.

1-En la noche del pasado martes primero de enero del año que comienza, en el malecón de Santo Domingo y a nombre de su empresa Telemicro, el señor Juan Ramón Gómez Diaz ofreció a nuestro pueblo un “show artístico” para celebrar la llegada del nuevo año 2019.  Ese show, que yo llamo “la primera semana de adviento de Telemicro”, fue todo un espectáculo para incitar al pueblo dominicano a que inicie y pase el resto del año tomando ron y oyendo a todo volumen, bachata, “merengue ripiao”, y la llamada música urbana.

2-En aquel escenario la bacanal fue portentosa, en el, los cantautores de la llamada música moderna”, arrabalizados y endiablados, con letras etílicas intoxicaron y agredieron la cultura popular. Veamos una de esas “lindezas”.

El hombre que no bebe, ¡ay! se azara

El hombre que no baila, ¡ay! se azara

El hombre que no chupa, ¡ay! se azara

Los cuartos míos son para las mujeres

Los cuartos míos yo me los bebo

Yo voy a beber, yo voy a gozar,

pues cuando yo me muera nada me voy a llevar

Vámonos pa’ la playa, vámonos pa’ Bocha Chica,

vámonos pa’ la piscina,

búscate 4 chicas que allá se va a gozar.

El hombre tacaño que se lo lleve el…

Señores beban, señores beban

Tómense to’ su cuarto

No le deje cuarto a nadie que si usted se muere y deja herencia lo único que deja es problema

Y si su trabajo le causa problema con la bebida, deje el trabajo y siga bebiendo, y siga bailando y siga gozando.

Óigame compadre, yo a usted se lo digo, si usted guarda cuarto, guarda su enemigo. No guarde cuartos a una mujer joven, si usted se lo guardan son pa’ los menores

Si yo tengo cuartos, yo soy muy querido por toditos mis hijos, pero si no tengo cuartos, yo no valgo na’ pues para mis hijos valgo na’, no me quieren ni hablar

Lo que yo trabajé es para beber,

Lo que yo consigo es pa’ beber

¡Ay, todo lo mío es para beber!

Yo cojo pretao’ para beber

Yo vendo la guagua y el apartamento pa’ beber, y nadie me diga na

Pa’ beber, pa’ gozar, pa’ vacilar…

3-A estas endiabladas liricas, para ser completas, y para que pudieran excitar aún más el espíritu rumbero de todo un pueblo (hasta “montarse”) ¡solo le faltó intercalar!, “fiesta y mañana gallo, y que se acabe el arroz, la leche y la gasolina, pero que no se acabe el romo, porque esa es mi medicina!”.

4-Muchos dirán, que ésta es la manera con que los barones del alcohol y de otras drogas, inciden con premeditación y alevosía en la relajación de las costumbres y en la deformación de la cultura popular de nuestro pueblo, para aposta alienarlo y envilecerlo, para fácilmente llevarlo a la adicción de la bebedera y de otras drogas semejantes, que es lo que asegura un mercado rentable a los empresarios que hacen causa común con Gómez Diaz, en eso de ganar dinero a como dé lugar.

5-Es posible que así sea, pues para mí, el señor Gómez Diaz de Telemicro, por dualismo (por maniqueísmo), es la versión negativa del ilustre escritor español Juan Ramón Jiménez, el autor de Platero y yo. Lo asumo así, bajo el entendido, de que mientras el escritor mogueriano, dedicó su vida a educar a los pueblos, al contrario, Juan Ramón Gómez Diaz a través de Telemicro, se dedica a embrutecer a las masas, a enviciarlas, a degradarlas.  Este Gómez Diaz se goza y se lucra con llevar a la gente a ser burros, mientras que Juan Ramón Jiménez se gozaba con hacer de los burros, gente educada.

6-No obstante, en nombre del licito comercio etílico y de Baco, felicitamos calurosamente a Juan Ramon Gómez Diaz, por sus grandes aportes al negocio de esta perversa industria, sus apéndices y derivados, como es la “moderna industria musical” a cargo de muchos, dizques cantantes y compositores, que se han hecho famosos por el casamiento del pueblo con la mediocridad.  Naturalmente, esta situación se da, en un medio en que a los marginados, el corazón se le ha vuelto tripas y la mente un “chuflay”, porque sus dones no pudieron cultivarse a tiempo para desarrollar sus potencialidades intelectuales y espirituales.

7-En este contexto de marginalidad y alienanzas, que conllevan grandes frustraciones para una aberrante sobrevivencia de un sálvese quien pueda y como pueda, tal como en una ocasión lo dejó saber Sergio Vargas (“en esta sociedad, uno tiene que buscarse sus cuartos como sea”), ha de entenderse, que los frutos artísticos de estos seres así deformados, no pueden ser otros que un pseudoarte bien chabacano traducido en pretendidas canciones, melodías, dembow, reggaetón, etc.   Lo penoso de todos estos casos es, que en vez de eliminarse las miserias y lacras que lo reproducen, para peor, los falsos mecenas el arte, programan fomentarlas, para vilmente, lucrarse con la misma.

Salutación final

Se unen a mí en esta salutación final: Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa, Víctor Jara, Ali Primera, Julio Alberto Hernández, Ernesto Lecuona, Pedro Flores, Maridalia Hernández, Sonia Silvestre, Cheo Zorrilla, Juan Luis Guerra, René del Risco, y hasta políticos como Juan Bosch y Pedro Mir y poetisas como Salomé Henríquez Ureña.  Y hasta Jesucristo y la virgen María bendicen y felicitan a Gómez Diaz y al autor de aquella “magnífica pieza musical”, que nos invita a beber romo de noche y de día, y en todo tiempo y circunstancia por un tubo y siete llaves.  La bebedera, fortalece la salud física y espiritual a la vez que siembra valores imperecederos en la juventud que la estimulan a ser mejores personas; además, como efecto colateral, la bebedera engrandece a los pueblos. ¡Gómez Diaz y cantautores!, ¿no es así?

 

 

 

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *