OPINION: Cambios económicos

A medida que se aproxima el inicio del año 2018 poniendo toque final al turbulento año 2017 se avizoran nuevas oportunidades, debilidades y amenazas en el orden monetario y fiscal a nivel nacional e internacional lo que obliga a ser más previsor ante tales cambios los cuales se vislumbran que se serán mucho más agresivos y desafiantes que los vividos hasta ahora.

Es de rigor que las personas, las empresas y los gobiernos hagan un alto en el duro trajinar de sus actividades a los fines de pasar balance evaluativo a las metas y objetivos que se propusieron alcanzar en un período determinado y cuales causas evitaron que se concretizaran al tiempo de formular los nuevos propósitos a lograr en el nuevo año.

De no hacerse así, se estaría improvisando en el quehacer mismo de la vida, es por ello que muchos analistas, periodistas, economistas, financistas, empresarios y público interesado en conocer el comportamiento de las actividades económicas futuras  han comenzado a exteriorizar cuáles serán los principales retos en el ámbito monetario y fiscal desde los predios internacionales y locales (De lo general a lo particular) (Metodo deductivo) que podrían afectar el costo mismo de la vida de las personas.

Desde que el hombre entendió la importancia que tiene la planificación o prever lo que ha de suceder en el corto, mediano y largo plazo se aferra a ella para enfrentar las amenazas que afectaría su diario vivir.

Conforme a las anteriores conceptualizaciones grandes firmas de Wall Street están avisando a los inversores sobre la política monetaria para el año 2018 que adoptarían los bancos centrales más previsores del mundo. En ese sentido, se espera que el año 2018 sea un lapso de endurecimiento de la política monetaria por parte de las grandes entidades emisoras.

Varios economistas prevén un cambio profundo en la política monetaria que puede reducir el atractivo de algunos activos financieros e incrementar el de otros. Por ejemplo, unos tipos de interés más altos pueden incrementar el costo del capital, reduciendo los márgenes de las utilidades de las empresas que trabajan con elevado endeudamiento.

Lo anterior puede influir en el precio de las acciones de algunas compañías, por otro lado, unos tipos de interés mas altos también pueden influir en el precio de los bonos, cuya rentabilidad es inversa al precio, así lo afirman economistas colaboradores de la publicación, El Economista.

Agrega la indicada publicación que activos de renta fija a corto plazo suelen mostrar una fuerte relación con el objetivo de tipos de interés a corto plazo de los bancos centrales.

Sin embargo, una caída del precio pueda causar pérdidas en algunos gestores e inversores que invierten en bonos, al mismo tiempo se convierten en activo más atractivo para inversores que buscan una rentabilidad con los cupones o intereses a cobrar al emitirse bonos.

Se sabe que la economía mundial suma varios años de expansión a raíz de la crisis financiera e hipotecaria de los años 2007-2008, lo cual ha reflejado que cuando unas regiones se desaceleran otras toman el relevo y crecen con más fuerza.

Esta situación está llevando a la economía global a un ciclo de crecimiento continuo de una duración considerable.

Ante ese escenario varios bancos de inversión pronostican que los tipos de interés medios de las economías avanzadas alcanzarán el 1% el próximo año, lo que sería el mayor incremento desde el 2006.

También se prevé que las compras netas de activos por parte de los bancos centrales caerán hasta los 18,000 millones de dolares mensuales a finales de 2018 en comparación con los 126,000 millones de dolares en septiembre de este año 2017 hasta convertirse en negativas.

El futuro presidente de la Reserva Federal de EE.UU, Jerome Powell, estima que se podrán seguir retirando los estímulos financieros sin afectar la demanda ni los mercados de activos. Otros economistas hablan de que el año 2018 será el lapso del verdadero ajuste.

En la semana recién transcurrida la Reserva Federal de los Estados Unidos volvió a aumentar los tipos de interés ahora de 1% a 1.25% y se espera que estos lleguen a 2.5% durante el año 2018, lo que estimulará las fugas de capitales hacia ese país en busca de mayores rendimientos.

En el transcurso del año 2017 los aumentos de esta herramienta monetaria ha tenido el siguiente comportamiento: el 16 de marzo la tasa estuvo en 0.75%, el  15 de junio subió a un 1% y el 14 de diciembre alcanzó el 1.25%.

Ante este ambiente de cambios y turbulencias incontrolables que reinará en el 2018 a nivel internacional, las autoridades monetarias y financieras a nivel local toman notas respecto a tales cambios pero no todo es perfecto a pesar de que dichas autoridades se esmeran en darle cumplimiento a la meta anual de inflación la que hasta el mes de noviembre presentó 3.2% respecto a la meta de 4% más o menos 5% anual.

Uno de los retos más acuciantes que tiene el país es el de controlar los gastos operacionales del gobierno y empresas a los fines de hacerlos más eficientes en busca de que los resultados sean más positivos de los que hasta ahora se han logrado en el plano social.

Los costos y gastos de energía, transporte, materia prima, impuestos hacen estrago en los márgenes de los beneficios de las empresas lo que disminuye la contribución impositiva de estas a favor del Estado, disminuye el consumo y el empleo.

Si se quiere ser más competitivo no es ningún secreto que se deben controlar los insumos necesarios para la producción a los fines de que  las familias sean más beneficiadas con un costo de vida más manejable.

Son muchos los retos con los que las economías deben lidiar y en el plano local economistas y financistas consideran que entre los más importantes son los que tienen que ver con lo fiscal  (ingresos y gastos del gobierno), la seguridad jurídica y ciudadana.

Para otros economistas los retos o desafíos más importantes que debe enfrentar el país son los concernientes a mantener los niveles de crecimiento y estabilidad macroeconómica, fortalecer la competitividad y la capacidad exportadora de la economía y mantener y consolidar el flujo de inversión extranjera.

Se entiende que con la inminente aprobación de la reforma fiscal en los Estados Unidos esta estimulará la disminución de muchas inversiones en muchos países las que se trasladarán a EE.UU. debido a  los incentivos tributarios que obtendrán pues desde ya se sabe que el impuesto sobre la renta de las entidades bajará de 35% a 21% lo que aumentará los márgenes de beneficios de las corporaciones y por ende aumentarán su valor en el mercado.

Estos y otros retos enfrentará la economía local influenciada por el entorno internacional los que durante todo el año 2017 se han venido analizando para su posible control, es el caso de la exorbitante de deuda pública que todos los días va en aumento sin que haya un plan que reduzca la misma ni una ley que le imponga un techo.

Sin lugar a dudas el país se encuentra ante muchas amenazas, retos o desafíos que si se descuidan los mismos le pasarán factura al porvenir de los ciudadanos más vulnerables y al futuro de la nación dominicana.

Todavía se está a tiempo para hacer los ajustes o correctivos de lugar, siempre que haya voluntad  política e interés en favorecer el bien común.

felix.felixsantana.santanagarc@gmail.com

JPM

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios