Ocaso del ensayo político de coyuntura

imagen
EL AUTOR es presidente del PLD en Washington, donde reside.

Con la excepción del análisis periodístico de perspectiva, el ensayo sociopolítico -de coyuntura o situacional- sobre un fenómeno o un aspecto en particular de la realidad nacional, prácticamente desapareció del horizonte cultural-académico y periodístico del país una vez el marxismo entró en crisis paradigmática y el componente doctrinario-ideológico se diluyó-bifurcó: en cooptación política-electoral, repliegue académico-profesional -docencia y ejercicio profesional u técnico-burocrático (público-privado)- o, en pura asimilación-militancia (de derecha o, de poses revolucionarias) que no resiste el más mínimo desmentido. De suerte, que aquella valiosa tradición ensayística –sociopolítica-ideológica- de las décadas de los años 70 y 80, se eclipsó con la desaparición física -o ausencia-repliegue- de sus mejores cultores: sociólogos, politólogos e historiadores; sin obviar, el aporte-rivalidad -política-intelectual-ideológica-: Prof. Juan Bosch Vs. Juan Isidro Jimenes Grullón.

Sin duda, tal ocaso teórico-académico-científico en el abordaje sociopolítico-cultural de la realidad nacional, en el diarismo, se ha traducido en un vacio de rigurosidad científica mínima y la proliferación-bifurcación, por una parte, de: a) una “escuela” -sociología light de dos alas-: periferia política-intelectual de oposición política disfrazada de “opinión pública” y actores sociales (sociedad civil-Ongs) que empujan agendas supranacionales bajo el tutelaje-financiero del “situado” internacional; y b) bocinas mediáticas proveniente del “periodismo” de renta-pluma-TV-Internet-redes-sociales, y enganchados. Semejante degradación (periodística-intelectual-mediática), deja a franjas de la sociedad dominicana en frecuencia-cautiva de “edificadores sociales” bajo el sesgo político-partidario –de todos los partidos-, de voceros solapados de poderes fácticos, de piratas cibernéticos y francotiradores de reputaciones públicas.

Y es tanto el vacio u ausencia de ensayo sociopolítico riguroso, que, cuando alguien, fuera de lo rutinario, hace algún ejercicio de análisis sociopolítico crítico y de perspectiva sobre un determinado asunto o aspecto neurálgico que puede ser político-electoral, socio-histórico o, de coyuntura situacional, automáticamente, surgen suspicacias. O sucede algo peor: si el ejercicio proviene de algún político –de mérito y formación intelectual- o de un académico-intelectual-respetable, inmediatamente empiezan las “respuestas” sin sustento; y los adjetivos calificativos no se hacen esperar…

Esa descalificación o “repuestas” a priori, es la certeza de que  franjas, quizás mayoritarias, de la consciencia colectiva-nacional han sido adormecidas por una vocinglería mediática de “hacedores de opinión pública” de mudanza y acarreo, bocinas panfletarias y sociología light, cuyos presupuestos epistemológicos-deontológicos –si es que los asumieron alguna vez- están signados por esas aristas políticas-fácticas, o cuando no, de ejercicio cuestionable de “periodismo”, la profesión de economista, de abogados-“jurisconsultos”, sociólogo-politólogo y de sastres-“encuestologos”.

Por suerte tenemos libertad de prensa, libertades públicas, periodistas, líneas editoriales (suplementos-análisis-cobertura noticiosa plural, comentarios-crítica de redacción, etc.) y directores de medios respetables que cuidan no contaminarse ni entrar en ese mercado de supuesta “opinión pública”. Y eso es alentador…!

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *