Los plumíferos

imagen
EL AUTOR es escritor, poeta y profesor universitario. Reside en Santo Domingo.o

Lo duro, lo verdaderamente duro en esta media Isla, ha sido sobrevivir.  Pararse frente a la historia reciente y captar lo escandaloso, lo degradante: el leve escándalo de la presencia demiúrgica, las “grandes estrategias” que pasan por la purga emotiva y la entrega de todos los principios, ese laberinto de la corrupción como sistema, etc.

Lo difícil, sin dudas, en esta media isla, ha sido sobrevivir.  Quienes mejor lo testifican son los plumíferos, deshilvanados sobre sus urgencias pequeñoburguesas que se expanden sin misericordia.

¿Quiénes son los plumíferos?

Escribidores, carteros por encargo, periodistas, poetas,   declamadores y hablistas  incansables, “pensadores” que propagan la línea oficial, y que tienen todo el poder concertado para construir la ilusión.  Los plumíferos abundan por todas partes en un gobierno preso del delirio de grandeza , inundan la televisión, pasan sus tarjetitas de presentación, escriben  sus artículos, simulan pasión y energía, mienten  y presentan la cuenta. Sobre todo mienten, porque los plumíferos son parte de la inflación moral de este país. Y no son únicamente de ésta época. Un gran plumífero, por ejemplo, fue Juan Antonio Alix, decimero popular cuya abyección personal es tan repulsiva como la admiración que producen sus crónicas versificadas de casi todos los acontecimientos importantes que ocurrían en su tiempo. Alix no se enriqueció, como algunos plumíferos de nuestra época que son multimillonarios, pero en esa profesión fue el primero en tener conciencia de su papel de propagandista,  y cobraba sus servicios como alabardero sin ningún sonrojo. Es antológico su papel de lambón con  el dictador Ulises Heureaux, Lilís, a quién exaltó con numerosas décimas populares para apuntalar su régimen,  y de quien luego de su caída  renegó en sus décimas pocos días después de su muerte, aunque él mismo se autoproclamaba “el cantor de Lilís”.

El trujillismo tuvo un verdadero orfeón de plumíferos, se regaron como la verdolaga porque Trujillo era un absoluto hegeliano que encarnaba la Patria,  y de él dependía ascender en el orden social o joderse para siempre.  Escribían  y hablaban con lágrimas en los ojos, coleccionaban púdicamente los determinismos del pasado, y apostaban al poder. Su papel era la adulteración de lo concreto que vive todos los días el ciudadano común.  Los plumíferos del trujillismo  tenían que trabajar la negación de lo real, tenían que volverla un eufemismo, porque la realidad era una vulneración de la razón. Y había que cubrir con un ruido del lenguaje todos los hechos horrendos que acontecían en la atmósfera del absolutismo. Lo mismo que hacen hoy los plumíferos de la reelección.

Los plumíferos son una constante  y brotan de la larga tradición autoritaria que aún interactúa entre nosotros, y que, cuando los gobernantes se conciben a sí mismos como providenciales y mesiánicos,  florecen sin control. Por eso es que ahora mismo, el florecimiento de los plumíferos no tiene precedente. La hipercorrupción ha permitido que algunos de ellos sean poseedores de fortunas obscenas. Danilo Medina ha hecho brotar plumíferos aristócratas  que se comparan con la oligarquía tradicional, y  se llaman a sí mismos “empresarios”,  y se banquetean con los sectores de poder como pariguales. Hay numerosas cartas de Juan Antonio Alix al dictador Lilís pidiéndole migajas  para sobrevivir, pero los plumíferos de hoy  son presuntuosos y extorsionan; usando los medios de comunicación para intimidar  llegan a acumular grandes fortunas, y se hacen potentados.

Yo no sé qué es lo que hacen los sociólogos que no han estudiado a profundidad a esta nueva casta, surgida del culto a la personalidad, de la corrupción,  del empobrecimiento de la vida espiritual de la nación, y de una práctica política canalla. Porque para el plumífero la verdad no cuenta, y siempre actúa a cierta distancia con respecto de los valores. Y es por eso que los plumíferos son esenciales para entender lo que ha quedado en el espíritu de quienes sobrevivimos a la movilidad social de los años sesenta del siglo pasado, y del derrumbe que la ha acompañado. Hoy todo se compra y se vende. Lo duro, lo verdaderamente duro, ha sido sobreponerse a esa realidad.  Los plumíferos, que cultivan  la inexorable perpetuidad de la mentira, lo saben. ¡Oh, Dios!

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *