Los obstáculos legales del empleo en RD

imagen
EL AUTOR es abogado. Reside en Puerto Plata.

¿Alguna vez ha poblado su pensamiento la posibilidad de modificar el régimen laboral dominicano que tiene casi 30 años (ley que crea el Código de Trabajo de RD desde el 1992)?
Es decir, ¿Para incluir un seguro por desempleo (como en los países avanzados) para las nuevas vinculaciones laborales (respetando la irretroactividad de la ley), y para que una vez una persona es desvinculada de una entidad económica, reciba un % o el salario completo que devengó en su último año sin que la entidad se vea en la obligación de pagar prestaciones laborales?
¿Se imagina usted cuántas nuevas entidades económicas (micro, pequeñas y medianas empresas) irrumpirían en mercado del comercio y la manufacturación (nuevos negocios) bajo esa modalidad?
¿Cuántos empleos inmediatamente se crearían? ¿Suena bien, verdad? Uno mismo quizás incursionaría en un nuevo negocio, pero la realidad es que frente al asomo de las demandas laborales, no son pocos los que optan por no dar el paso al frente.
¿Saben cuál es uno de los artífices principales de que eso no se haga realidad y que el Código de Trabajo continúe como una retranca para la creación de empleos? Los famosos sindicalistas!
¿Cómo puede un país, con una presión tributaria que oscila entre el 13 y el 14%, y con una informalidad del empleo cercana al 60%, lograr generar los recurso que necesita para encaminarse hacia el desarrollo?
El empleo, además del Gobierno y el consumo, depende de la inversión. Y como decía Einstein, no se puede esperar resultados distintos haciendo lo mismo.
En un país donde todavía se puede vivir del ahorro a través de certificados financieros y a plazo, de la inversión en la bolsa, en fondos cerrados y abiertos, etc., es poco atractivo para los inversores colocar su capital en un negocio nuevo, a sabiendas del asecho al que se exponen con las demandas laborales.
El dinero invertido en un banco, una asociación de ahorros y préstamos o en la propia bolsa de valores, salvo el 10% con el que te castiga el Gobierno sobre los intereses que genera, tiene la ventaja que no requiere del pago de empleados, y consecuentemente del no pago de seguridad social (ARL,ARS y AFP), por el contrario, tiene la seguridad que nadie va a demandar al inversionista por ese dinero (por otra causa sí).
El gobierno ha anunciado que pretende crear unos 600 mil empleos durante los próximos 4 años. Y yo insisto en preguntar: ¿Quién los va a crear? ¿El gobierno o sector privado (los particulares)?
Lo cierto es que el código de trabajo, con casi treinta años de vigencia (1992), hoy, junto a un grupo de vividores del sindicalismo financiados por sectores de la oligarquía tradicional, son la principal retranca para la creación no solo de empleos, sino de buenos empleos, pues nadie en su sano juicio arriesgaría un capital importante en un nuevo negocio, a sabiendas que cualquier proceso de demanda laboral podría echar por la borda todo ese capital de trabajo.
El seguro de desempleo, al menos para las micro, pequeñas y medianas empresas debería ser el mejor estímulo para concretizar la creación de empleos en la República Dominica. En su defecto, no son pocos los inversionistas de capitales que seguirán prefiriendo como alternativa de negocios el mercado de capitales.
Sea usted el jurado!
¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
4 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Winston
Winston
1 mes hace

Excelente!!!

Miguel
Miguel
1 mes hace

Hay otro grave asunto por el que muchos se cohíben de iniciar un negocio y que se ha hecho, lamentablemente muy común, es que tienes que tener 50 ojos, porque de lo contarlo, por arte de magia todo desaparece…
Aunque hay muchos, la mayoría, que son honestos hay otros que van con dos objetivos!

Mena
Mena
1 mes hace

Yo estaría de acuerdo con un régimen diferenciado laboral que beneficie a la mediana y pequeña empresa. Pero no a las grandes empresas que se expanden y que han tenido grandes ganancias y exenciones fiscales.

Edgar Moreno
Edgar Moreno
Responder a  Mena
1 mes hace

Mena esto dice el penúltimo párrafo: El seguro de desempleo, al menos para las micro, pequeñas y medianas empresas debería ser el mejor estímulo para concretizar la creación de empleos en la República Dominica. En su defecto, no son pocos los inversionistas de capitales que seguirán prefiriendo como alternativa de negocios el mercado de capitales (dinero por dinero).