Lo que conviene al PLD

Lo que convenía al PLD hace tiempo que un burro lo hizo triza: un 8vo. Congreso que efectivamente lo relanzara, no un limbo parcial-resolutivo, un Congreso Elector pautado y calendarizado y una vuelta orgánica-institucional a la relación partido-gobierno (¡chichigua en banda!). Pero no, en el PLD -sus líderes- se fueron ya a una suerte de balotaje interno. Y allí, como se dice, se están friendo en su propia salsa. Ojalá, hagan un alto. Son múltiples agendas-proyectos las que están en carpeta. Por un lado, los que atizan la medusa de la reelección; por el otro, los caballos desbocados (¡todos los aspirantes!); y en el medio, camuflados-agazapados, unos viejos adversarios que con un pie en el estribo (en el poder), simulan, ventajosamente, ser aliados, pero tienen la aviesa estrategia-intención de embestirnos desde adentro. Y todavía (adentro) hay gente que no se entera, o mas bien, que prefiere –consciente o inconscientemente- facilitar-franquear la entrada al Caballo de Troya. Al respecto, anda por ahí una lectura no del todo descabella: que lo que se esta configurando en el PLD es una confrontación, o medición abierta de fuerzas. Yo no llego a tanto, pero tampoco soy tan ingenuo como para no ver el forcejeo. Aspiro, eso sí, a que por lo menos reparen en las reformas pendientes y en que ya no hay excusas, pues, que cada vez mas, cuando miramos hacia atrás, nos encontramos nosotros mismos (los peledeístas –ortodoxos, eclécticos, o de masas- y nuestros gobiernos). Conviene, pues que, a estas alturas, el PLD replanteé su situación política-electoral, privilegiada, según las últimas encuestas, sin obviar lo ventajoso de tener un Presidente bien valorado y el hecho significativo de estar realizando una gestión de gobierno encomiable. Y desde esa perspectiva de valoración-entendimiento, hay que darle crédito a Jaime David Fernández Mirabal que ha sido, al respecto, ojo avizor, y hasta ahora, voz en el desierto. Pero lo peor, es que en el PLD hay un triunfalismo excesiv el creer que con cualquiera se gana. Sin embargo, yo estoy convencido de que el PRD y sus pedazos-desprendimientos (llámese: PRM, Convergencia o H-16), de cara al 2016, se unirán, no por cuestiones de principios ni demás chácharas politiquearas, sino por la necesidad imperiosa-lógica de volver al poder y de querer reemplazar sus desvencijadas jipetas. Pero además, porque a los adversarios hay que imaginárselos -¡siempre!- inteligentes, aunque su historia-trayectoria (o ruta política-emocional) diga lo contrario. En consecuencia, lo mejor sería, bajarnos de esa nube (el escenario de una oposición dispersa de cara al 2016), y hacer consciencia de que hasta con Leonel Fernández u otro, la pelea será, como repite tantas veces Euclides Gutiérrez Félix, “peleando”… Pensar contrario, será hacernos un pendejo harakiri. ¿Quién se anota? ¡Yo, no!

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios