Las “Vidas Paralelas” de Plutarco de Queronea

imagen
El autor es comunicador. Reside en Nueva York

De entrada, hay que explicar la intención y alcance de estos garabatos míos; porque no es una práctica decente hacer comparaciones desproporcionadas o improcedentes, y mucho menos, cuando se trata de un historiador, filósofo y biógrafo, discípulo de Platón y por demás Sacerdote Mayor del templo de Delfos, como lo fue Plutarco de Queronea. 

El maestro escribió su muy célebre “Vidas Paralelas”, un compendio biográfico donde él comparaba las vidas de personalidades griegas y romanas, pero no en el aspecto histórico sino, más bien, en sentido moralista. Supe de su existencia por uno de los dúos que trató: Epaminondas y Escipión, aunque, parece que el texto se perdió en los recovecos del tiempo y sólo se conserva el título.

 Lo que me atrajo fue el nombre tan pomposo del primero, general griego y, el apodo de “africano” del segundo, también general, pero, romano. La verdad es, sin embargo, que jamás he leído ninguna de las biografías de Plutarco, pues, cursando el sexto grado en el Politécnico Loyola, aún no tenía yo luces suficientes como para interesarme en esa literatura clásica. Pero hoy, sí pudiera hacerlo, porque hay una versión digital gratis del afamado libro en la web y demasiado tiempo para consumir en esta pandemia.

 Ahora lo que me interesa no es el escritor, y mucho menos sus personajes. Lo que quiero tratar aquí es una opinión que sobre Donald Trump externó el presidente Leonel Fernández en su tribuna personal, Observatorio Global. A mi me parece que sus juicios deben analizarse, pero, a la luz de los criterios comparativos de Plutarco; e, intentaré examinarlos, mientras los comparto con ustedes.

 En los primeros siete párrafos del artículo de Fernández, se emiten opiniones varias sobre Trump, pero, no es sino hasta el octavo, cuando se lee un juicio de valor, o más bien interesado, de parte del articulista:

  Trump se califica a sí mismo de genio estable. Sin embargo, lo que se aprecia de él es que se trata de una figura extravagante, pintoresca y narcisista, con unos inocultables aires de superioridad. En fin, una personalidad compleja, cuya meta ha sido la riqueza, la fama y el poder”.

 Estoy totalmente de acuerdo con el juicio, pero, si vemos los calificativos usados: genio estable, extravagante, pintoresco, narcisista con aires de superioridad y una meta por logar: riqueza, fama y poder. Sinceramente, creo que Fernández debió pensarlo mejor, porque de todos esos atributos, sólo alguno de ellos, quizás, no está presente en la conducta pública de Leonel.

 Es que, cuando se busca la presidencia de un país tan atrasado como el nuestro, por cuarta vez, ¿cómo se le ocurre a uno hablar de “genialidad estable” o de que el otro tan sólo persigue riqueza, fortuna y fama, cuando usted sabe perfectamente lo que implica manejar el presupuesto nacional en una aldea. Uno tiene que estar muy sobrevalorado por uno mismo, para imaginarse que la gente es tan ciega que, en una abajada tan brusca no quedarán expuestas, a la vista de todos, sus partes mas íntimas.

 Una prueba de “genialidad propia” es no encontrar con quien “conceptualizar en ese paisito de estúpidos”, que usted supone es Quisqueya. Pero lo del “narcisismo”, creo que merece un tratamiento especial, veamos: esas largas filas de dominicanos que cada 26 de diciembre se aglomeran en el edificio de FUNGLODE para lisonjear al “Líder” -aunque sea muy brevemente- son muy similares a las que se hacían en China, también 26 de diciembre, para adular y desearle ¡Larga vida al Gran Timonel! ¿será coincidencia?

 Claro que no, porque en la Ciudad Trujillo de mi niñez, el circo se montaba los 24 de octubre y era para agasajar al Padre de la Patria Nueva. No hay otra forma de decirlo:  Trujillo, Mao y Leonel, fueron tres “iluminados narcisistas” que disfrutaban por igual, de las mismas trivialidades. Aunque, desde luego, debemos reconocer las diferencias de categoría entre unos y otro, porque “todos los iguales, no son iguales”, ¿verdad?

 En eso de “egocentrismos”, Fernández ha dado cátedras; sólo hay que recordar que hasta compró un partido para ser candidato y le hizo coincidir las iniciales con las suyas propias (LFP), algo insólito en pleno siglo XXI. Lo de “conceptualizador” es como aquel cuento de “La Marimanta”, un simple cuento. ¿Ustedes recuerdan algún intercambio teórico de Leonel con alguien? ¿Como los de Juan Bosch, Láutico García, Juan Isidro Jiménez Grullón, don Vinicio Castillo, Hatuey De Camps y otros “conceptualizadores” dominicanos, tan memorables como desconocidos?

 Hay algo más, y no puedo omitirlo, a propósito de la “humildad de Fernández que se infiere, no tiene Trump”. ¿Ustedes recuerdan alguna autocrítica del susodicho en sus cuatro décadas de vida pública? Hagan memoria, porque yo sí recuerdo una: “pagar para no matar” en su primer gobierno. Tal vez no fue autocrítica sino, una confesión destinada a rebajar las deudas futuras con Dios. 

 Los próximos diez párrafos del artículo de Fernández, más que hándicap para Trump, lo que generan es simpatías por él, por todo el esfuerzo que hizo para “colarse” como candidato y por la suerte de haber nacido rico de cuna. Contrario a otro que solamente necesitó la bendición del jefe orgánico de la derecha dominicana para ser presidente.

 Algunos detractores de Leonel arguyen que él sólo es un “suertudo”. Pero yo creo que no. Es verdad que se sacó la lotería, pero, no se puede negar que salió a comprar el boleto ganador. Él hizo su trabajo, estuvo en el lugar exacto y en el momento preciso. Pero ¿quién tiene mayor mérito, el que hizo lo necesario para validarse -según admite el propio Leonel- o el que fue señalado para asegurarle la retirada organizada al caudillo en decadencia?

 Otra cosa que no entiendo, ¿qué tiene de especial que un muchacho de origen alemán y millonario se case con una modelo checa, luego con una actriz gringa y después con otra modelo eslovaca? Realmente no entiendo dónde está el problema. Lo raro hubiera sido que se casara con una negrita de Nizao, como mi hija del alma Zulema, por ejemplo. Dice Leonel que Trump tiene un gusto “altamente selectivo” en asuntos de mujeres, pero ¿a quién le importa eso?

 Es muy cierto “que Trump brincó más que un chivo azuano” buscando la candidatura que lo llevara a la Casa Blanca. Pero Trump es un comerciante millonario, de derechas, no un político neto. Ahora, hay políticos netos que, eran de izquierdas y boschistas al principio y en poco tiempo, terminaron siento balagueristas y representando a la capa más recalcitrante de la sociedad, la oligarquía extranjerizante.

 En los párrafos del 18 al 30 del artículo en cuestión, el presidente Fernández se dedica a demostrar que ahora si él entendió la política norteamericana, cosa que no consiguió en el 2016 cuando afirmó que La Dama de la Guadaña, Hillary Clinton, tenía un 84% de probabilidad de ganar, contra un 16% de Donald Trump. Gran pifia del Perínclito, pero, como buen “tíguere gayo”, cree que nadie lo va a notar y vuelve hoy a “conceptualizar”.

 Lo que hizo Trump fue recoger el discurso que las mayorías blancas, empobrecidas por    las administraciones de los Bush, Clinton y Obama, querían escuchar, y lo ofreció como plataforma de campaña. Eso encantó a los trabajadores americanos desempleados y votaron por él. Leonel Fernández era de los pocos que no sabían que Trump trataba de conquistar el voto de los blancos en el 2016, no el de los hispanos y negros, con ese discursito antiinmigrante, que nos pareció muy cursi, por cierto.

 Hoy Donald Trump se va -por fin- de la Casa Blanca, pero su legado no será evaluado por acólitos serviles al neoliberalismo rampante. Su herencia será valorada por el pueblo de Estados Unidos, que hoy tiene un sabor agridulce de su gobierno; que no entiende como un hombre tan hábil para tantas cosas puntuales, pueda ser tan estúpido con otras mucho mas sencillas. Esos 74 millones de estadounidenses que votaron por él, buscarán mayor cordura en el 2024, ¿la encontrarán?

 ¡Vivimos, seguiremos disparando!

rolrobles@hotmail.com    

 JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
5 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Juan Torres
Juan Torres
1 mes hace

Muy inteligentes y avertados comentarios, aunque duelan a Leonel y sus acolitos. Asi se hace patria, diciendo verdades de forma elegante.

Abogada Rosa Elena Castillo Roman
Abogada Rosa Elena Castillo Roman
1 mes hace

Sin desperdicios, para leer y releer.

juan Ernesto Silva
juan Ernesto Silva
1 mes hace

Rolando: Eres maestro de la prosa, te haces entender de un escolar de 6to grado, Me felicito de leerte, gracias, hazlo conmás frecencia,necesitamos tus juicios en esteas tinieblas de antivalores que nos abaten como pueblo.

Miguel Espaillat
Miguel Espaillat
1 mes hace

Genial…

M.D.
M.D.
1 mes hace

En cuanto a Las Vidas Paralelas, lo pueden bajar de b-ok. org

sobre , Leonel esta acertado, aunque cric Trump desde el espejo.