La trampa de nuestro sistema educativo 

imagen
El autor es autor es educador. Reside en Portland, Oregon, Estados Unidos.

Otro objetivo es promover el individualismo con la intensión de incentivar la competencia. La idea es que esa competencia producirá un reducido número de «ganadores» y miles y miles de «perdedores” quienes, al integrarse al mercado laboral, estarán entregando su limitada libertad e iniciando su etapa de esclavitud eterna. ¡Todo en aras de más y más ganancias para los amos!

Este fraudulento sistema educativo prepara, a veces en las mismas aulas, a los futuros esclavos y a sus mayordomos y capataces, cuyo trabajo será mantener el centro de producción de ganancias “eficiente” con el único objetivo de agilizar el  enriquecimiento de sus dueños. Aquí, el “perdedor” que no produzca al ritmo y con las cualidades necesarias para maximizar las ganancias, es reemplazo sin piedad.

Formar ciudadanos capacitado para garantizar el bienestar y la felicidad de la comunidad, de la familia o del individuo no está dentro de los objetivos de nuestro tramposo sistema educativo, como lo indica el hecho de que no está interesado en promover los valores comunitarios, la diversidad cultural ni el crecimiento espiritual de los miembros de la comunidad. 

Por el contrario, prepara el material humano que se asegura de  que los “trabajadores” no tengan tiempo de ocio donde puedan “des-educarse,” disfrutar de la familia, interesarse en las artes, conectarse con la naturaleza, organizar su comunidad, participar  en deportes, divertirse  y superarse intelectual y espiritualmente.

Solo basta con mirar a su alrededor para notar que mientras más “educado” es el esclavo, menos tiempo tendrá para conocer a sus vecinos, para participar en el mejoramiento de su comunidad y para mantener una relación saludable con los miembros de su familia. Su vida se reduce a producir ganancias para quienes ya lo tienen todo.

Nuestro sistema no es educativo, es un  sistema de entrenamiento al servicio de la oligarquía. Es un sistema que dedicado a “transformar la mentalidad de los oprimidos y no la situación que los oprime. A fin de lograr una mejor adaptación a la situación que, a la vez, permita una mejor forma de dominación.” Según expresa Paulo Freire en la página 81 de su libro  Pedagogía del Oprimido.

Nuestro sistema “educativo” es una trampa que, por el bienestar de la humanidad y del planeta debe, junto al sistema económico, ser destruido.

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
4 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
ASURBANIPAL
ASURBANIPAL
2 meses hace

Las dos cara de la misma moneda en los paises comunista se usa el capitalismo para la cupula del partido comunista de ahi su enriquecimiento siendo un grupo de vagos viviendo del cuento de la revolucion y para el resto que no se pudo enganchar socialismo e igualitarismo para mantener al pueblo en la pobreza y la esclavitud los mantienen mareado con el marxismo cultural «seras feliz aunque no tengas nada pero la riqueza sera nuestra» tus amos de

ASURBANIPAL
ASURBANIPAL
Responder a  ASURBANIPAL
2 meses hace

De la revolucion y le echamos la culpa de nuestra incapacidad al enemigo preferido EE.UU algunos viven alla dizque para combatir al enemigo en sus fauces jamas en un barrio pobre de esta capital.

EL ALELAO
EL ALELAO
2 meses hace

He aquí a otro comunista amargado, pero viviendo en gringolandia y escribiendo disparates. De seguro que la educación «buena » es la del adoctrinamiento que se da en las escuelas cubanas y venezolanas a los niños. Supongo que como profesor que es,estará «educando distinto» a los niños estadounidenses en Portland, Oregón. !Qué buen baboso!

Antonito Rosa
Antonito Rosa
2 meses hace

Conceptos geniales de pedagogía critica, felicitaciones maestro. Ha dado en el clavo.