La retractación del periodista

imagen
EL AUTOR es periodista y profesor universitario. Reside en Santo Domingo.

Esporádicamente, personalidades  y titulares de instituciones reaccionan enojados por informaciones u opiniones  mediáticas que interpretan como falaces o calumniosas, y emplazan a sus autores a que se retracten públicamente, en el filo de la advertencia de que de lo contrario serán sometidos a la justicia por daños y perjuicios.

En épocas pasadas, por las denuncias temerarias, injuriosas-vilipendiosas, los juicios valorativos pugnaces y las apreciaciones críticas políticas retadores-excitantes, los gobiernos acudían a las cortapisas, a sus productores/causantes acaloraban en las ergástulas; los perseguían, deportaban y accionaban  los estampidos de los fusiles, con desenlaces siniestros-sangrientos.

La marcha democrático-institucional, lenta y curva, ha tornado más remisos a los crispantes. Para proteger su reputación o imagen, ahora reclaman enmiendas públicas, intiman legalmente e interponen recursos ante la Justicia.

¿Cuál ha de ser la contestación más apropiada y legítima del divulgador?

Etica y jurídicamente, el articulador de un texto o pronunciamiento verbal está en el compromiso de revisar el mensaje emitido. Si confirma su veracidad/autenticidad, tiene que defenderlos ardorosamente, encarar a los poderes públicos o privados que pretendan menguar o abolir la libertad de información y  expresión,  y  prepararse para desmontar esos desafueros en los tribunales.

En el reverso, si concienzudamente detecta deslices o desproporcionalidades,  la honradez invita a corregirla o subsanarla, amparado en la figura jurídica de la rectificación, conforme el artículo 19 de la Ley 6132 sobre Expresión y Difusión del Pensamiento.

La máxima dice que enderezar es de sabio, y el acto correctivo ennoblece. La réplica o el derecho de respuesta consta en el artículo 18 de la antes citada disposición legal: “Toda publicación está obligada a insertar gratuitamente, las rectificaciones que le sean dirigidas por un depositario de la autoridad pública, tocante a actos, de su función que hayan sido informados inexactamente”.

Pero, sentarse continuamente en el banquillo de los acusados revela encarecimiento profesional, fanatismo, arrogancia sin control o decadencia espiritual, al margen de la estirpe político-ideológica y de los contenidos. O sea, cuando la retractación se torna repetitiva, disminuye la credibilidad.

Periodistas críticos de extenso ejercicio nunca o pocas veces han sido emplazados. Otros  con frecuencia son intimados e imputados judicialmente, por tres razones: 1) ligereza, por la inmediatez o déficit formativo,  2) opiniones impetuosas  e infamantes, y 3) manipulación ex profeso o adrede, con lo cual se quebranta el artículo 47 del Código de Etica  del Periodista Dominicano, que expresa que son “actos contra la profesión periodística”,  “la desinformación premeditada y la difusión de rumores tendenciosos”.

Si el periodista no quiere tener que retractarse -en ciertos órganos informativos por normas internas conlleva a la renuncia de éste-, existe una sola receta: ser cauteloso, comprobando las fuentes y presentando las informaciones y opiniones con altos estándares de rigurosidad­-calidad.

oscarlr1952@gmai.com

JPM

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *