Huerto casero: lección de vida

imagen

OCALA. Florida.- Cuando hace poco llegué a este poblado a 280 millas de Miami, muchas cosas me llamaron la atención: el paisaje, el orden imperante y la tranquilidad y prosperidad económica en que desenvuelven su vida los   residentes.

Pero un hecho sencillo protagonizado por un dominicano me produjo especial satisfacción, llevándome a pensar en la conveniencia de que sea imitado por los muchos compatriotas que viven en las áreas sub urbanas de la costa Este de Estados Unidos.

Moisés Brador Abreu

No se cuántos son, pero es de conocimiento general que buena cantidad de dominicanos residen en casas individuales -no apartamentos- provistas de patio en distintas localidades de Florida y otros Estados de la franja oriental estadounidense.

Es decir, disponen de alguna porción de terreno en que pueden fomentar algún tipo de cultivo para su consumo familiar.

Proyecto

Moisés Brador, artista visual,  asumió desde noviembre del 2021lo que definió como “nueva postura de alimentación” y decidió comenzar un pequeño huerto en el patio de su casa en Ocala, en la parte central del Estado de Florida..

“Arranqué desde cero. Ordené una variedad de 20 semillas diferentes, sin tener ninguna idea de en lo que me estaba metiendo, y me lancé como un bebé inocente en medio del mar sin saber nadar. Verdaderamente que Dios cuida a los inocentes”, explicó.

Papas de dos tipos

“Esto comenzó con la ingenua idea de hacer algo sencillo, no muy costoso, ni elaborado ni complicado; y sembrar frutas, vegetales, legumbres, víveres y tubérculos en tarros y recipientes pequeños, nada complejo”, contó Brador, cuyo segundo apellído es Abreu.

“Pedí mis semillas con mucho entusiasmo en noviembre y arribaron a nuestro hogar el 10 de diciembre del 2021. Ya había ordenado algunos maceteros, canteros plásticos y diferentes envases para sembrar dichas semillas, y también encargué seis mesas plegadizas para así no tener que doblarme y agacharme para la siembra y mantenimiento de las plantas”, agregó.

“Todo marchaba excelentemente bien y las semillitas comenzaron a germinar, y disfruté en grande cada vez que comenzaban a brotar vida de estas semillas y las diminutas plantas comenzaban a manifestarse a la vista. Le tiraba fotos, las cuales se la enviaba a familiares y amigos, y ya me creía todo un experto en la materia y que esto era un paseo en bicicleta a la manzana. Recuerdo que un amigo de la juventud cuando vio las fotos se alegró bastante y me comentó ‘pero mi hermano no creas que ya está finalizado, ahora es que comienza el verdadero trabajo’. Y que tanta razón tenía este amigo. Comencé este proyecto en la peor época del año, en pleno invierno; que nefasto error y novatada. Comenzar desde la semilla y en invierno, que proceso tan doloroso, engorroso y gratificante”.

Observó que como vive en la parte central de Florida, es un poco frio para cualquier tipo de cultivo. A veces baja a 32 grados fahrenheit. El recién pasado invierno fue bastante irregular, frio y largo, al punto de que el domingo de Ramos bajó a 32 grados F. y a las 10:00 am estaba en los 40 F.

EL AUTOR es periodista

Esfuerzo

“Me pasé todo el invierno y parte de la primavera tapando matas con plásticos en la tarde, y destapándolas en la mañana, y entrando y sacando otras a la casa diariamente. Sacando y entrando  a la casa diariamente 8 mesas plegadizas y así proteger las plantitas del frio en la noche, y sacarlas al otro dia en la mañana para que disfrutaran de la luz solar”, narró Brador, nacido en 1966 en la Capital dominicana, donde estudió en el colegio Loyola desde el primer curso de la primaria hasta el 7mo grado. Se graduó de bachiller en 1984 en el colegio Santísima Trinidad, en Santo Domingo.

“Hubo una tarde que tuve que tapar todas las plantas, ya que había decidido hacer jardineras de madera en el suelo del patio, y hacia tanto viento y frio, que no había forma de como cubrirlo todo y se me salieron hasta las lágrimas de la frustración, y luego este llanto se convirtió en gozo cuando descubrí que esta era unas de las mejores lecciones de vida acerca de perseverancia, paciencia y aprender a depender totalmente de Dios y su Divina Providencia. Me dije, aunque no logre cosechar nada, he aprendido a depender de Dios y a darle gracias cuando me manda el viento, la lluvia, los insectos, el sol, el frio, el color etc., etc”.

Calabacines

Un reto

“Verdaderamente que es un reto, como todo en la vida, y las mejores lecciones de vida demandan mucha perseverancia, paciencia y humildad, pero la recompensa es grande y el aprendizaje incalculable, y si nos ponemos dichosos y Dios nos sonríe, podemos hasta cosechar algunos frutos de la Madre Naturaleza”, dijo Brador (moises.brador@gmail.com), quien posee una Maestría en Administración de Empresas y una licenciatura en Ministerio Cristiano, carreras cursadas en Estados Unidos, donde ha residido por los últimos 30 años

“Gracias a Dios y la Madre Naturaleza, he aprendido y madurado bastante en este proyecto, y a la vez ya he cosechado el fruto de mi trabajo. Ya hemos recibido de nuestro patio: molondrones, albahacas, fresas, orégano, papas, calabacines, romero, melones, tomates, lechugas, acelgas, mentas, frambuesas, tomillo de limón entre otros”, manifestó entusiasmado.

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
3 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Federico Flores Quezada
Federico Flores Quezada
2 meses hace

Acción que deben emprender los dominicanos de aquí y allá

Melvin antonio martinez
Melvin antonio martinez
2 meses hace

Animo a los internautas y a todas la personas de vocación ambientalista a imitar a Moisés Brador …

Vinicio Danilo
Vinicio Danilo
2 meses hace

Esto es un articulo, que por cierto no dice nada o un curriculum del señor Muñoz? tremendo disparate. En Florida existen invernaderos que te venden las plantitas ya crecidas, el abono y las instrucciones para que produzcan, no ses usted pendejo…