¡Hágase justicia con los cañeros!

imagen
El autor es obispo emérito de la Iglesia Episcopal/Anglicana. Reside en Santo Domingo.

“Un gobierno que oprime a los pobres, es como una fuerte lluvia que destruye los cultivos”. (Proverbios 28:3).

Esta cita es para llamar la atención al gobierno y empresas azucareras, porque están en falta injustificable ante la negación de los derechos adquiridos de un importante grupo de obreros, a quienes se les niega saldar una deuda que le corresponde por años de labores en los campos de caña.

Hace ya muchos años que por razones que no entendemos o desconocemos, el Estado, las dependencias gubernamentales, y empresas azucareras han dejado de solventar compromisos a éstos trabajadores de la caña y prevalece hoy, de manera desvergonzada, el incumplimiento de los derechos humanos, el abuso a los trabajadores de la industria azucarera, que por razones desconcertantes no se les hace caso.

Los cañeros de los ingenios de azúcar  están desamparados de manera lastimosa para morir lentamente de hambre, enfermedades y descorazonamiento. Estos desafortunados hombres y mujeres que laboraron en los campos de caña por años, y que tienen derecho a justa pensión, son desatendidos, y se les niega entregarle lo que les toca después de sudar hasta su sangre para sostener la economía nacional con sus labores.

Debido al tiempo transcurrido de la terminación de sus labores y ante la negación del cumplimiento a los obreros cañeros, la cita que comienza éste articulo debe servir para llamar la atención a los dirigentes gubernamentales y de las empresas azucareras que les toca ser justos y prestos para hacer lo que es apropiado: pagar las pensiones y los demás derechos a los obreros de los bateyes que languideceden amargados por el trato injusto de la opresión.

Es de esperar que los que tengan oído escucharán los reclamos y gritos de los muchos que son tratados injustamente por desconocer sus derechos y los beneficios que se les están negando, y harán lo que es debido y viable para el bienestar de los sufrientes que están privados de sus derechos.

Señores dirigentes: “oigan esto, ustedes que oprimen a los humildes y arruinan a los pobres del país… ustedes han convertido la justicia en veneno y el fruto de la justicia en amargura.” (Amós 10:12b).

 

¡Comparte esta noticia!


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *