Familias Prosoli ahorran más de RD$10 millones en fondos comunes

imagen

SANTO DOMINGO.- A dos años de la puesta en marcha de un proyecto de inclusión financiera de la Vicepresidencia de la República, dirigido a participantes del programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), que incluye la promoción del ahorro y el manejo eficiente del dinero, unas siete mil 562 familias de escasos recursos han acumulado más de 10 millones de pesos en fondos comunes.
 
Estos fondos han sido posibles gracias a unos 587 grupos de ahorro organizados por Prosoli en todo el país, en los que los ahorrantes guardan entre 200 y 400 pesos semanales en cuentas grupales e individuales abiertas en la banca comercial nacional, cuyos beneficios son destinados al mejoramiento de viviendas, desarrollo familiar, educación y emprendimiento.
 
La iniciativa que promueve la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño, pretende alcanzar a unas 200 mil familias de Prosoli, que serán capacitadas en el manejo de sus finanzas personales, como parte del componente de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Generación de Ingresos de dicho programa para contribuir a su salida de la pobreza.
 
Los miembros de estas asociaciones pueden tomar préstamos de los fondos ahorrados a un interés entre un dos y un cinco por ciento al mes, lo cual los libra de caer en manos de los usureros, quienes les cobran intereses mínimos de un 20 por ciento y a veces más.pro22
 
Sí se puede ahorrar
 
Josefina Sosa, presidenta del grupo de ahorro Los Líderes, del sector Altos de Chavón, en Boca Chica, revela que en los inicios del proyecto las personas se mostraban reacias a asociarse porque entendían que el poco dinero que obtenían solo les alcanzaba para alimentar a sus familias.
 
“Después que vieron la repartición del primer año, y que en vez de quitarles de sus ahorros se le devolvieron más de mil pesos solo de intereses, ahora hay muchos que quieren entrar al grupo”, sostuvo.
 
Mediante la capacitación que brinda esta iniciativa las familias pueden aprender a administrar el dinero, por muy poco que reciban, de manera efectiva y eficiente y, además, cambiar sus vidas para siempre.
 
María Agustina Villar, supervisora de campo de Prosoli, es una de los más de 228 supervisores que fueron entrenados en educación e inclusión financiera, para que, a su vez, formen a cerca de 10 mil grupos de ahorro en sus comunidades. Hoy lidera “Sí se puede”, agrupación que funciona en el sector Villa Morada de Pantoja, en Santo Domingo Oeste.
 
“Es posible ahorrar, aún sea un peso. Cuando comenzaron a darnos la capacitación, descubrimos cómo es que uno malgasta el dinero. A partir de que me entregaron los ahorros del primer año, yo saqué una libreta y llegué a tener hasta 25 mil pesos, y cuando se me presentó un problema lo resolví con 15 mil y no tuve que recurrir a los prestamistas, que esos sí tienen los juegos pesados”, explica la supervisora.
 
Pero el impacto de los grupos de ahorro no solo se refleja en la economía mediante la creación de buenos hábitos para manejar el dinero, acceso al sistema bancario formal y al crédito con bajos intereses; también tiene un importante componente humano que va más allá de los propios componentes del grupo.
 
“Nosotros funcionamos como si fuéramos una familia; tenemos un fondo social y cuando hay personas enfermas, si el 70 por ciento del grupo aprueba, se da una ayuda para resolverle, y nosotros mejoramos la calidad de vida de nuestras familias”, afirma José Alberto Calderón, quien preside en Pantoja una de estas agrupaciones. 
 
Un grupo de ahorro es un conjunto de personas que se organizan  de manera voluntaria para ahorrar dinero en un fondo común, del que tienen acceso a préstamos en caso de necesidad o para iniciar un pequeño negocio, pagar la educación de sus hijos, mejorar sus viviendas o resolver una emergencia médica. Además, permite el acceso a los servicios financieros, promueve la cultura del ahorro y el pago, el emprendimiento y desarrolla las capacidades para la autogestión de recursos financieros.
 
Para ejecutar el proyecto, Prosoli cuenta con la colaboración del Banco Mundial, la banca comercial nacional y la Fundación Capital, una institución que promueve la inclusión financiera de las familias de escasos recursos mediante la participación estas, el Estado y el sector privado a nivel mundial.
¡Comparte esta noticia!
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios