¿Es posible innovar en el sector público?

imagen
El AUTOR es abogado. Reside en Santo Domingo

En estos tiempos de cambios acelerados y continuos, la innovación constituye un factor fundamental para la supervivencia de las organizaciones, sean éstas del sector privado como del público.

En lo que respecta al sector público, hay que tener bien claro que los cambios que se dan en los ámbitos sociales, culturales y económicos inciden de forma determinante en la formulación de sus políticas públicas, y como tal, exigen modificaciones estructurales y modificaciones en las prácticas, de las que no pueden aislarse los propios procedimientos.

En tal virtud, la Administración Pública tiene que adaptarse a esos cambios, y en general, a todo tipo de cambio, creando los mecanismos necesarios que tiendan a satisfacer las nuevas demandas y necesidades de los ciudadanos que esos cambios generan en su relación con el Estado.

Innovar supone tener capacidad para abordar la complejidad de los problemas, y adaptarse al ritmo de los cambios y a las oportunidades que estos representan.

La innovación en el sector público implica la adopción de nuevos métodos (procesos, procedimientos, formas de gestión), políticas, productos y servicios con la intención de responder de manera eficaz a los cambios en las necesidades que se generan en la sociedad y a las expectativas de los ciudadanos, procurando con ello eficientizar el gasto público (reducir costos), y teniendo siempre como fin último generar valor público, esto es, la solución de un problema vigente o inminente.

¿Pero de qué forma podríamos definir y medir el valor público que genera un proceso innovador en la Administración Pública?

Un cambio en una organización pública agrega valor, y por lo tanto, es considerado una innovación, si el mismo contribuye a la solución de un problema vigente o a evitar una situación inminente que pueda generar daños considerables a la organización. Y de igual forma, aumenta su capacidad para generar valores apreciados por la ciudadanía, como simplificación del proceso, equidad de acceso y de resultados, transparencia de la acción estatal, ejecución de obras, legitimidad, entre otros.

Ahora bien, no todo proceso de cambio en la Administración Pública puede considerarse como una innovación. Para que esto suceda debe estar sustentado dicho cambio en una visión orientada al ciudadano, descubrir sus verdaderas necesidades, y no simples políticas públicas que vienen etiquetadas con creencias de “esto es lo mejor para el ciudadano”.

Lamentablemente es muy común ver cómo en determinadas comunidades se llevan a cabo proyectos que generan cambios pero que no pueden ser considerados innovadores porque los mismos no agregan valor público, no satisfacen las necesidades y expectativas de la población en ese determinado momento.

El valor y pertinencia de un proyecto promovido y ejecutado por el Estado es definido y determinado por el público, el cual expresa sus aspiraciones y preferencias, ya sean individuales o colectivas, a través de los diferentes medios e instancias instituidos para tales fines, o retomadas por los representantes electos.

En fin, la innovación se genera en el sector público cuando el gobierno identifica las verdaderas aspiraciones de los ciudadanos y define claramente los problemas a resolver, así como los beneficios que habrán de generarse para la sociedad con la ejecución de ese proyecto innovador, sobre la base de los recursos y poderes que la misma sociedad le ha otorgado para realizarlos

jpm-am 

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
edward
edward
2 meses hace

Excelente escrito. La mayoria de los servicios y procesos podrian mejorar en el Estado sin que implique alzas de costos; basta con un plan definido y competencia y voluntad de equipo. Una pregunta pertinente es: Tenemos el plan? La competencia? La voluntad?