Enfrentar el subdesarrollo que sigue en nuestras espaldas

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

A la República Dominicana le ha llegado el tiempo de ahogar su ineptitud, su atraso, y como nación desembarazarse de esa incapacidad colectiva que la mantiene maniatada.

Es momento de liberarse de nosotros mismos, de flagelarnos, exorcizarnos; de expulsar el demonio de nuestra ignorancia que nos ha mantenido de rodillas de generación en generación, y ya estamos en pleno siglo XXI y aún permanecemos.

Debemos explorar o buscar algo que nos obligue a enfrentar con determinación este terrible subdesarrollo que sigue en nuestras espaldas, que no es sólo económico, sino también ideológico, teórico.

Subdesarrollo llevado hasta su más alta expresión por varios decenios de oscurantismo en que un hombre, un generalísimo, tuvo el poder inmenso de separarnos de las experiencias del resto de los pueblos y del resto de los hombres.

Es necerio que los dominicanos y dominicanas en el actual contexto busquemos lo nacional; nos reencontremos, admitamos sentirnos orgullosos de lo que somos y formar parte de esta comunidad humana asentada en este pedazo de isla de las Antillas.

Tenemos que sentirnos grande, hacer nuestro esfuerzo y sacrificio, aunque no seamos una isla geográficamente hablando, no podemos seguir con el complejo de Guacanagarix tras nosotros, persiguiéndonos como un fantasma.

Esto no quiere decir por supuesto, que se debe desestimar los aportes culturales de otros pueblos y de otras épocas. Hay que tener mucho cuidado, muchísimo cuidado con lo que se entiende por “combate de la penetración extranjera.

Está bien que se rechacen estupideces como los cuerpos hot,“El hembro” dominicano, la agenda LGBT, pero nada de declarar enemigos del pueblo a los clásicos de la música mundial Juan Sebastían Bach, Mozart y Beethoven. E incluso, cuidado, cuidadito, con cortarle los ojos a genios de la música popular como The Beatles.

Pongo esos ejemplos para ir de un extremo a otro y refiriéndome a la música, que es fundamentalmente el arte “acusado” de penetrar culturalmente a los países dependientes. 

El momento es difícil, las amenazas son reales y diversas y si no ponemos atención y detenemos la penetración de esos modelos importados alienantes, así como las  intenciones de convertir en un solo mercado a La Hispaniola, en poco tiempo estaremos perdiendo nuestra identidad doméstica, fenómeno abordado por el estratega geopolítico y asesor del Departamento de Estado de los Estados Unidos Samuel Huntington, en sus libros “Quiénes Somos? los desafíos de la identidad nacional estadounidense”“Choque de Civilizaciones” e “Invasión Latina”, los cuales recomendamos deben ser leídos y analizados por todos en la actual coyuntura.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
2 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
julio fernandez
julio fernandez
3 meses hace

POR LOS POLITICOS LADRONES,QUE ATRASAN EL PROGRESO CON LA CORRUPCION,Y USTED QUE HACES?????

Eulalio Cagnassola
Eulalio Cagnassola
3 meses hace

Muy de acuerdo. Llevo un par de decadas propugnando por lo mismo….