El último pataleo de Leonel

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Transcurridas las primeras horas de las primarias del domingo, acto seguido Leonel Fernández y su ejército minoritario, cantaron fraude, lógicamente al quedar establecido que perdieron la nominación presidencial de Gonzalo Castillo, el presidente Danilo Medina y el sector mayoritario dentro del Partido de la Liberación Dominicana. Esa misma noche del domingo, Fernández prometió al país presentar las pruebas de dicho fraude en su contra. El lunes, también en la noche, habló por radio y televisión pero no aportó nada, hizo un papelazo, indigno de su tamaño político. Nos defraudó a todos.

Al parecer Leonel Fernández habló de oídos, por boca de ganso, se alimentó e insufló de las cuerdas de algunos seguidores revoltosos y desenfrenados.

Los días siguientes  han ido desmontando sus conjeturas, y dejando bien claro que no hubo trama ni golpes bajos contra su proyecto político, lo que sitúa su desbordado accionar en una infeliz pasarela propia, de novatos o engreídos actores. Sencillamente lo que ocurre con Leonel Fernández y su grupo sedicioso es que no estaban preparados para la derrota, solo tenían en su cerebro el disco duro de la victoria, como fuera, por las buenas o por las malas, pero se les quemó el disco y el cerebro les falló.

Publicaron una encuesta que le asignaban un 69% de simpatía popular para ganar dichas primarias, pero no alcanzaron ni el 50%. ¿Y entonces? .Ni una ni la otra, todo se les esfumo, tal se derrite un velón de cera con el furor del potente fuego. O mejor dicho, no pudieron volar tan alto como el Águila, solamente a medias como un gorrión herido de muerte.

No obstante, creo fervorosamente que Leonel Fernández es una gran líder político del país, por lo que si quisiera emular a su referente histórico, el inmenso Nelson Mandela, jamás debe sujetar su éxito presente y futuro a los resultados adversos a su causa de la contienda interna del domingo 6 de octubre. Los liderazgos sólidos y emblemáticos, saben asimilar los golpes de la vida y reponerse a las contrariedades, sinsabores y derrotas.

Y si tiene a Dios Padre como razón, guía y dueño de su existencia, deben aceptar con humildad, decoro y nobleza interior que nadie está en capacidad de superar y vencer sus designios. Y, por ello, deben estar conscientes de que es El quien da la victoria, el fracaso, la vida y la muerte, la riqueza  y la pobreza.

Considero, pués, que a Leonel Fernández aún le queda vida y oportunidad para aportar mucho a este país, por lo que debe despojarse de la soberbia y el egoísmo irracional; aceptar su derrota y permitir tranquilamente que Gonzalo Castillo y Danilo Medina Conduzcan el éxito electoral del PLD, en mayo del 2020. Fernández sabe de sobras que ahora jamás podrá ganar, que le esperan otras oportunidades, y que él no es el Mesías, ni el dueño de la existencia humana en esta media isla, ni de la razón y decisiones de todos. Sencillamente, usted perdió y punto…

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

4 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *