EL PRD con entusiasmo hacia la Quinta Convención Nacional Extraordinaria: “Salim Ibarra”

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santiago de los Caballeros.

 

Llegar a este nivel, a esta culminación ha sido fruto de un largo proceso de evolución de las ideas políticas en el PRD, de su adecuación, de cambiar esa forma inmediatista y disloca de hacer política, apegado al lema que desde su fundación asumió desde el exilio hacia el año 1939, de «Soberanía Nacional, Libertad, Democracia y Justicia Social».

Eran los principios de aquella época que se identificaba con el populismo latinoamericano de aquel período, y que luego se enriquecieron en la fragua de la Segunda Guerra Mundial, en virtud de las luchas contra el fascismo y la dominación extranjera que dominaron el panorama político, lo cual condujo gradualmente al fortalecimiento de ese populismo que se manifestó indistintamente bajo el «nacionalismo revolucionario» y de «izquierda democrática».

Pero nada es estático, todo va cambiando…

Así vemos lo sucedido tras la caída de la tiranía trujillista en 1961 y la organización del PRD en el país, sobrevinieron la elección y ascenso de un gobierno perredeísta en 1963, el golpe de Estado de septiembre de ese año, y luego el movimiento popular de retorno a la institucionalidad democrática, la intervención militar norteamericana y la represión masiva que condujeron al régimen de los Doce Años del Dr. Joaquín Balaguer.

Indiscutiblemente que esos eventos contribuyeron a la concientización política del pueblo dominicano y dentro del PRD crearon tendencias divergentes que profundizaron su definición doctrinaria en los aspectos políticos y socio-económicos.

El PRD sufrió divisiones a partir de esas experiencias históricas.

Recordamos que adoptó en la novena Convención Nacional del 1976, la Revolución Democrática Nacional como meta estratégica a alcanzar en el país, así como la vía electoral como medio fundamental de llegar al poder.

Fue así que los principios del socialismo democrático comenzaron a aceptarse dentro del PRD, se incorporó al Partido a la Internacional Socialista en 1976, y posteriormente con la inclusión inicial de este ideario político a partir de la Décima Convención Nacional del 1979.

Esa doctrina, fue impulsada, abrazada con determinación y pasión vigorosa por el líder máximo, eterno del PRD, el Dr. José Francisco Peña Gómez.

Luego de grandes avatares, de luchas internas, de divisiones, de adecuación política electoral, de modernización, de la mano del nuevo líder del PRD, Miguel Vargas, el partido renace con fuerza dentro de un proceso de adecuación a los nuevos tiempos y la geopolítica.

Con éxito y entusiasmo los dirigentes y militantes de todo el país se movilizan, llevan a cabio sus asambleas, escogen sus delegados que participaran este domingo 12 de mayo, en la Trigésima Quinta Convención Nacional Extraordinaria: “Salim Ibarra”.

De ahí saldrá más fortalecido el PRD, con una «Estrategia de Partido», con una estrategia de alianzas, con una «Estrategia de Gobierno», con el cual podrá enfrentar con éxito los retos de hoy y del mañana, no sólo como fuerza capaz de alcanzar nuevamente el poder y conservarlo, dentro de una gran coalición, de alianzas, de acuerdos, sino para realizar desde el gobierno los cambios políticos, sociales y económicos que requiere la nación dominicana para su desarrollo y bienestar total.

Lo que se opongan a esa meta quedaran sepultado por la historia, el PRD es un partido de base popular es una organización política que expresa las ideas y aspiraciones de amplios sectores del pueblo dominicano, compuesto de campesinos, obreros, intelectuales, estudiantes, profesionales, pequeños y medianos productores, empresarios democráticos, mujeres y jóvenes conscientes, desempleados y subempleados y en fin, de todos los dominicanos que aspiran a realizar un programa de reformas sociales, económicas y políticas, el que obstaculice será sepultado políticamente, las quintas columnas que no quieren participar del proceso y quieren torpedear mediáticamente al PRD están identificados por cada perredeistas y el pueblo.

¡El zafacón de la historia es y será el lugar de esos traidores!

El nuevo líder del PRD, Miguel Vargas, juntos a los máximos dirigentes nacionales del partido a la luz de una visión general y científica de la realidad nacional e internacional, adecua al partido blanco a los nuevos tiempos y a una forma diferente de hacer política para llegar al poder y utilizarlo en función de los objetivos sagrados de la nación dominicana. Su compromiso ahora ante el pueblo es en base a sus principios, parapropiciar cambios orientados hacia el logro de una verdadera democracia política, económica y social, dentro de un marco de concertación, alianzas y acuerdos.

Nada ni nadie detendrá sus metas sagradas.

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *