El modelo Trujillo aún gravita en el país

imagen
El autor es periodista. Reside en Santo Domingo.

 

Sin ser un experimentado sociólogo, me atrevo a señalar que en la práctica, aunque nos empeñemos en negarlo, el dominicano ve la figura del Presidente como un dios; y  añora a Rafael Leónidas Trujillo Molina. Y nuestra clase política ha repetido muchas de las mañas y técnicas que usaba el tirano, asesinado el 30 de mayo de 1961.

El dominicano visualizaba a “Dios y Trujillo”. La Iglesia Católica tuvo que ver con santificar, igualar al tirano con Dios: en algunas iglesias cantaban canciones a “San Rafael”, refiriéndose al santoral (el Santo Rafael) o el día que nació Trujillo (que se llama Rafael). Nació el 24 de octubre de 1891. Es decir, lo único que faltaba era que dijeran “San Trujillo”, pero lo acomodaron y decían “San Rafael”…

Don Mario Read Vittini me contó  (y lo relata en su libro “Trujillo de Cerca”)  que había gente que tenía al tirano como un santo en un altar, al que le prendían velas y le pedían milagros.

Virgen de la Altagracia

Antes que a Trujillo, al presidente Horacio Vásquez, lo endiosaban como una figura mitológica: decían que era la “Virgen de la Altagracia con Chiva”. Al presidente Joaquín Balaguer sus seguidores lo veían como un ser sobrenatural; y él frecuentemente hacía gala de su protección divina. Una vez el helicóptero en que viajaba tuvo desperfecto técnico; aterrizó de emergencia. Balaguer atribuyó a que sobreviviera de una muerte segura a Dios y la Virgen de la Altagracia.

En Semana Santa, una diputada de Moca,  Olfalida Almonte, comparó al presidente Danilo Medina con Jesucristo. Las críticas fueron tan despiadadas (con todos tipos de burlas, llamándola satánica y blasfema), que ella dijo que se sentía perseguida.

Lastimosamente, ella tiene razón, pues dice el historiador Euclides Gutiérrez Félix que lo que más se parece a Dios es un Presidente, por todos los poderes que concentra. Recuerdo también que al expresidente Leonel Fernández le cantaban canciones diciendo que “no hay nadie más para sustituirte…”, es decir, viéndolo como un líder mesiánico.

Popularidad Ramfis

Son dos elementos que se combinan: ver al Presidente como un dios, centro de todo y que todo lo puede, todo lo ve; y una eterna simpatía por la “mano dura” de los dictadores, como Trujillo. Una muestra es que el nieto del dictador, Ramfis Trujillo, quien no vivió la era de su abuelo, se ha convertido en un verdadero fenómeno de popularidad. He consultado tres encuestas de trabajo, que están en mano de empresarios y las cúpulas de los partidos tradiciones; y él (Ramfis) cuenta con una “simpatía electoral” que oscila entre siete, ocho y 10%. Y con la tendencia a seguir creciendo.

Es un fenómeno interesante: no tiene un partido con estructura fuerte; no anda con un maletín de dinero comprando votos ni simpatías.  Su discurso nacionalista (denuncia que la frontera con Haití no existe), la  mano dura contra la delincuencia, la corrupción, el desorden administrativo ha calado profundamente.

Trujillo vive

En el 2006, en una entrevista para la revista “Cambio”,  el historiador Ramón Font Bernard señaló que “el modelo Trujillo aún gravita en el país”, bajo la premisa de organizar la nación “rompiendo cabezas”.

Font citaba que una muestra es cuando “la gente suspira por el señor Pedro de Jesús Candelier, como el hombre que puede poner orden y autoridad” a base de sangre y fuego. Fue un temido jefe de la Policía muy famoso porque combatía la delincuencia con “intercambios de disparos”, en los que murieron muchos jóvenes, que eran  presuntos delincuentes.

Mi opinión es que un gobernante no es un dios, sino un humano con virtudes y defectos; y en segundo lugar la solución no es la famosa “mano dura”, el orden debe entrar a través de las leyes sociales. La piedra angular de todas las naciones que se han desarrollado es una justicia fuerte en todo el sentido de la palabra.

 

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

6 Comentarios
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *