El inglés como segunda lengua o mejor inversión del 4 %

imagen
El autor res comunicador. Reside en Santiago Rodríguez

POR: JUAN PABLO BOURDIERD

 

El presidente de la República, Luis Abinader Corona, anunció en marzo el programa, “English for a Better Life” (Inglés para una Vida Mejor) que será implementado en algunos centros educativos de Jornada Extendida como prueba “piloto”.

Diez centros educativos ubicados en las cinco regionales del Ministerio de Educación iniciarán en este año escolar 2022-2023, según informó el Presidente.

Mientras, en la Cámara de Diputados de urgencia, a unanimidad y a todo vapor, fue aprobado el proyecto de ley que procura garantizar el aprendizaje de inglés como segundo idioma en los centros educativos de la República Dominicana.

En el ministerio de Educación de la República Dominicana (Minerd) el idioma inglés siempre ha sido la segunda lengua de enseñanza, mientras que, la tercera es el francés; pero es de gran importancia que el primer mandatario de la nación y los legisladores estén preocupados por la enseñanza en el país, mejor cuando se piensa mejorar la calidad de la enseñanza de otra lengua.

La preocupación no solo debe existir para una lengua extranjera, el inglés; todas las áreas de enseñanza en la educación dominicana están plagadas de problemáticas  que el Minerd muy bien conoce, pero prefieren amenazar a los a docentes con que traerán especialistas extranjeros a impartir docencia en las escuelas de la República Dominicana.

Creo que están equivocados. El mejor maestro del mundo lo tiene la tierrita de Duarte, el único que podía igualar a un maestro dominicano era el actor James Bond.

Los especialistas extranjeros de los que tanto alardean, trabajan muy cómodos con pocos alumnos, siete o quizás 15 y tienen un ayudante. En República Dominicana un aula debería tener 35 alumnos, sin que influya en eso el nivel social o el lugar de que se trate.

En ese sentido, y partiendo de las condiciones en las que trabajan los expertos extranjeros, el país y el mundo agradecería que nuestros ilustres legisladores, tal como aprobaron una ley para que el inglés sea la segunda lengua, también aprueben otra para regular que nuestras aulas solo tengan la cantidad de 10 alumnos por secciones y con un ayudante para el maestro; pero, por supuesto, es mejor decir que no hay en qué gastar el 4 %.

Otra grave problemática en la educación dominicana es la reubicación de maestros: Profesores de inicial trabajan en primaria o secundaria; de español son capaces de impartir matemáticas o cualquiera área como: sociales, naturales, inglés… Es que los maestros dominicanos son protas. Otra muy buena opción para invertir el 4 % en la calidad de la educación.

Tan rápido como son conocidas y aprobadas algunas leyes, también debería aprobarse en bola de humo que los alimentos en los centros educativos sean cocidos en el mismo centro educativo; como fue la idea inicial del proyecto de Jornada Extendida; pero cuando los ricos se dieron cuenta de ese agujero negro, rompieron las reglas del juego.

Los suplidores tienen los alimentos hechos a las 8:00 A.M., para ser llevados a los centros entre 9 y 11 a.m., cual atenta y pone en riesgo la calidad de esos alimentos: arroz con maíz, arroz con huevo, locrio de sardina… Esos son los alimentos de calidad que llegan a las escuelas y liceos.

El Ministerio de Educación (Minerd) tiene las puertas abiertas para entregar al país una educación de calidad, como la merecen los dominicanos; el programa de “Jornada Extendida” es un plan maravilloso, pero fue marchitado cuando se apartaron de sus raíces; grave, pero muy grave fue quitar los talleres que se impartían en todos los centros de la modalidad, pues donde no existen talleres, es más agotamiento y cansancio para docentes y alumnos.

El cuatro por ciento es una inversión cuestionable si solo beneficia a los empresarios que venden uniformes, a los que hacen y venden libros, cuadernos, quienes están en el negocio de vender comida.

Si el Ministerio de Educación no asume con responsabilidad una transformación educativa y administrativa aún más profunda que la que se pretende hacer en la Policía Nacional, no alcanzaremos los objetivos con que nos hemos comprometido en acuerdos internacionales. Y que conste, que no es responsabilidad de los maestros y de las maestras, como suele afirmarse para justificar el proceder equivocado de quienes ostentan el poder político y económico en nuestro país.

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Victor L.
Victor L.
2 meses hace

El personaje James Bond estuvo encarnado por varios actores siendo el más conocido el actor Sean Connery,en cuanto a la educación prefiero una mejor enseñanza que realza la calidad de las juventud estudiantil.